Orden:

Copias, seguidores e imitadores

 

La incorporación al Museo del Prado de obras atribuidas a Goya desde el siglo XIX ha determinado que algunas que se consideraron del artista a su llegada, incluso recogidas en la bibliografía como de su mano, se hayan tenido que revisar a la luz de las investigaciones modernas sobre su pintura. Hay un grupo numeroso de copias de retratos reales, que en parte se deben a Agustín Esteve, colaborador de Goya para la repetición de sus modelos de retratos de los reyes con un destino oficial. Por otra parte, a lo largo del siglo XIX y por la fama que adquirió el artista tanto en España como en otros países, comenzaron las imitaciones de sus temas, sobre todo de los de género, corridas de toros y asuntos dramáticos muy apreciados en el romanticismo, de los que el Prado guarda algunos ejemplos de interés, que ayudan a entender y aclarar la figura de Goya, así como su influencia en el trabajo de imitadores y seguidores locales, entre los que algunos fueron pintores de una cierta relevancia y personalidad, como Asensio Juliá, Leonardo Alenza, Eugenio Lucas y otros menores. Descartada su autografía segura del maestro, varias obras del Museo del Prado antiguamente atribuidas a Goya tienen ya atribuciones a otros artistas. Otras esperan aún, cuando su calidad e individualidad lo ha permitido, ese trabajo aclaratorio que ha de continuar en el futuro según vaya aumentando el conocimiento en ese difícil y complejo campo de las imitaciones, en el que intervienen factores diversos, como cuestiones de prestigio hasta otras puramente económicas y de mercado.

Total: 18

Presiona Esc para salir