Acceso a plano actual del Museo

Sala de las Musas, punto de inicio y fin del recorrido

Gabriele Finaldi, Director Adjunto de Conservación e Investigación del Museo, explica en las siguientes líneas cuál sería el recorrido ideal que podría realizar el público del Museo, finalizada ya en lo sustancial la reordenación de colecciones en las dos plantas principales:

Cada visitante visita el Museo como más le interesa, dejándose guiar por el placer del descubrimiento, buscando las obras que quiere ver, o siguiendo las pautas que proponen los itinerarios de las audioguías. La reordenación de las colecciones iniciada en 2009 presupone un recorrido ideal por el Prado en sentido esencialmente cronológico. La visita se realiza en la forma de un bucle, empezando en el centro del Edificio Villanueva, en la sala dedicada a las Musas – las diosas inspiradoras del arte y por tanto las míticas protectoras del Museo- en la planta baja, dirigiéndose a continuación hacia el norte del edificio, a las colecciones medievales y renacentistas, flamencas, italianas y españolas. Desde la Rotonda de Goya baja se accede a la primera planta, a la Rotonda de Goya alta, dominada por el Carlos V y la Furia, efigie broncea de uno de los fundadores de la colección real, y ahí comienza el recorrido que lleva desde la pintura veneciana del siglo XVI , al siglo XVII, italiano, francés, flamenco y español, protagonizada esta último por la figura de Velázquez, y terminando con el siglo XVIII europeo y la obra de Goya en torno a 1800. La Galería Central permite entender perfectamente este desarrollo ya que empieza con Tiziano, en el centro entronca con la gran Sala Velázquez (Sala 12) y, pasando por los grandes cuadros de Rubens, deja ver al final de la perspectiva la Familia de Carlos IV de Goya.

La renovación de las salas y la reordenación de las colecciones ha permitido una relación mas natural entre los conjuntos de pinturas, escuelas y autores, un mejor aprovechamiento de las características de los espacios (más grandes o más pequeños, mas abiertos o cerrados, las secuencias de las salas, luz natural o artificial), y una mejora sensible en la información que se propone al visitante (textos de sala y cartelas, en español e inglés). Se han buscado perspectivas visuales interesantes, y yuxtaposiciones ricas en significado histórico y estético. Teniendo en cuenta que hay tres bloques de salas que flanquean en sentido longitudinal la Galería Central, se han agrupado los conjuntos con idea de subrayar las relaciones entre ellos. El Greco ocupa la primera secuencia de salas, flanqueando la Galería Central, permitiendo una relación visual con Tiziano, pintor del que el cretense se consideraba discípulo; a continuación vienen las salas de José de Ribera, que entroncan en sentido longitudinal con las galerías dedicadas a la pintura italiana del siglo XVII en un extremo, y en el otro con Velázquez; y por último, en relación con Ribera y con Velázquez, la suite de salas que contienen desde Maíno a Zurbarán, pasando por una sala dedicada al Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro, que constituye una especie de antología de la pintura española de la década de 1630, dominada por la Rendición de Breda. Velázquez ocupa la zona central de la planta principal, con seis salas organizadas temática y cronológicamente, desde las obras sevillanas al viaje Italia, los retratos de corte, la pintura religiosa, y la mitología.

En las salas que flanquean la Galería Central en la parte sur del edificio, donde están expuestos los grandes formatos de Rubens y Van Dyck, el visitante se encuentra con la gran Sala 16B en la que se reúnen obras de pintores flamencos del siglo XVII, junto con la Judith de Rembrandt; a continuación las salas de Murillo, un artista fuertemente influido por la pintura flamenca, que entroncan en sentido longitudinal con las salas finales de Velázquez. El último grupo de salas (pendiente de renovación en 2012) está dedicado a los pintores madrileños del pleno barroco (Carreño, Rizi y Coello).

El recorrido ideal lleva hasta el bloque sur del Edificio Villanueva, donde se expone la pintura Europea del siglo XVIII, incluyendo una sala temática del Retrato borbónico (inaugurada en abril 2009) cuyo eje es la Familia de Felipe V de Louis Michel van Loo. La colección de pinturas de Francisco de Goya, de quien el Museo del Prado conserva el conjunto de obras más rico y variado existente, se organiza en las tres plantas del bloque sur: en la planta segunda, los cartones para tapices junto con las primeras obras del maestro; en la planta principal, las obras hasta aproximadamente 1800, incluyendo las Majas; y, en la planta baja, las obras de Goya del siglo XIX (Dos y Tres de Mayo, y las Pinturas Negras). El recorrido ideal, completando el bucle, termina con las colecciones de pintura y escultura del siglo XIX desde el neoclasicismo al fin de siglo, en la planta baja, y lleva el visitante de vuelta a la Sala de las Musas.

Gabriele Finaldi
Director Adjunto de Conservación
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados