I. Introducción: Pieter Bruegel el Viejo

 

I. Introducción: Pieter Bruegel el Viejo

La aparición de este cuadro constituye un descubrimiento de gran importancia para la historia del arte. Pieter Bruegel el Viejo, el nuevo Bosco, como se le consideraba en su época, es la figura capital de la pintura flamenca del siglo XVI. No le hacen sombra ni siquiera Quintin Massys y Joachim Patinir que, junto con él, conforman la triada de pintores flamencos más destacada de la centuria.

Reconocido en vida, tras su temprana muerte en 1569 (sólo se conservan pinturas de su mano fechadas entre 1557 y 1568, poco más de una década), sus obras fueron buscadas, casi perseguidas por los coleccionistas. Tanto es así que consta cómo su hijo menor, Jan Brueghel, escribía en marzo de 1609 al cardenal de Milán, Federico Borromeo, para decirle que no había podido encontrar ningún original de Pieter a propósito para mandárselo, porque el emperador –Rodolfo II- había hecho grandes gastos para tener todas sus obras. Buena prueba de ello es el hecho de que el Kunshistorisches Museum de Viena, heredero de la colección imperial, posea doce de las cuarenta pinturas autógrafas –la mayoría firmadas- que se aceptan como tales en la última monografía del pintor (Manfred Sellink, 2007), a las que habría que sumar ahora, con el número cuarenta y uno, ésta de colección particular española, otrora de la colección Medinaceli.

En España sólo se conservaba hasta ahora una obra autógrafa de Pieter Bruegel el Viejo, la tabla del Triunfo de la muerte de hacia 1562, propiedad del Museo del Prado (P-1393), que formó parte de la colección real (se recoge en el inventario de la Granja en 1774) y recientemente se ha conocido que había pertenecido al duque de Medina de las Torres (yerno del conde-duque de Olivares) en Italia –formando parte de su guardaroba napolitano en 1641-, que la mandó traer a España en 16551. También consta que hubo en España una segunda obra del pintor, La torre de Babel hoy en el Museo Boymans de Rotterdam, que en el siglo XVIII había pertenecido a la reina Isabel de Farnesio.

De las cuarenta obras incluidas en la monografía de Sellink, sólo dos se encuentran en manos privadas: La siega del heno de 1565, de la colección Lobkowitz de Praga, y el pequeño tondo con el Borracho en la cochiquera (20 cm. de diámetro), de 1557, vendido en Christie’s, Londres, en 2002 y ahora en colección particular neoyorkina. A ellas se suma esta sarga de colección particular española, El vino de la fiesta de San Martín, de grandes proporciones – la obra de mayor tamaño que se conserva del pintor- y de composición compleja, que constituye el descubrimiento más importante sobre una obra de Pieter Bruegel el Viejo que se ha hecho en mucho tiempo.

1 F. Bouza, "De Rafael a Ribera y de Nápoles a Madrid. Nuevos inventarios de la colección Medina de las Torres-Stigliano (1641-1656)", Boletín del Museo del Prado, 45 (2009), pp. 44-71. Volver

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados