El Coloso y su atribución a Goya

 

3. El Coloso y el Inventario de los bienes de Goya de 1812

Cantón había publicado, además, en 1946 el Inventario de 1812, de la partición de los bienes de Goya y su mujer, otorgado por el fallecimiento de Josefa Bayeu en junio de 1812 donde las obras de arte, incluidas las estampas, se adjudicaron a su hijo Javier. Sin embargo, Sánchez Cantón publicó la versión posterior, de 1814, corregidos en esta algunos errores de numeración del inventario original de 1812, solicitada en ese año por Javier Goya, para sus propios asuntos22. Cantón debía conocer este documento desde 1926, ya que en el Archivo del Prado se guarda su petición, en ese año, al Archivo Histórico de Protocolos. La imprecisión del Inventario original de 1812, y su variante de 1814, que carecen de las medidas y de descripciones detalladas de las obras registradas, se explica por su carácter privado, ya que sirvió sólo para un reparto de común acuerdo, y seguramente bien pensado de antemano, entre Goya y su hijo para la distribución de la herencia. La conexión de El Coloso con el cuadro de ese importante Inventario en su versión corregida de 1814, en que se describía como Un gigante con el número 18 en... 90 [reales], no la incluyó Cantón en los catálogos del Museo de 1945 y 1949, aunque ya lo había publicado, y hay que esperar a la edición de 1952, en que dice "en 1812 lo poseía Goya"23.

Francisco de Goya, Lazarillo de Tormes, hacia 1810-1812, (detalle “X.25”, correspondiente al Inventario de 1812 en su versión de 1814, de los bienes de Goya), Madrid, colección particular

Francisco de Goya, Maja y Celestina al balcón, (detalle de “X.24” del inventario de 1812 versión de 1814 de los bienes de Goya; el “51” en rojo, posible número del inventario de la colección Acebal y Arratia, antes de 1840) hacia 1810-1812, Madrid, colección particular

La mayoría de los cuadros que se registran en el Inventario de 1812 están descritos someramente o sin título alguno y todos sin medidas, lo que se supone le permitió a Javier Goya la sustitución de algunos de los lotes que ya había vendido por otros nuevos que rellenaron los huecos24. Por otra parte, varias obras identificadas del Inventario de Goya llevan la inicial "X", de su hijo "Xavier", seguida de los números correspondientes25, separados por un punto y realizados con pintura blanca de gruesos y descuidados trazos sobre la superficie de las pinturas, o en negro cuando aparecen en el reverso del soporte. En blanco, por ejemplo, y perfectamente visible, en Las majas al balcón y Maja y Celestina al balcón o Las viejas, así como el Lazarillo de Tormes26, o en negro y al reverso del lienzo, en San Juan Bautista niño, en el desierto27, con las cifras que corresponden a la numeración corregida de la versión posterior, de 1814, del Inventario. Mide esa marca entre 3 y 4 cm. de altura, y es algo menor en los cuadros de dimensiones pequeñas, aunque siempre de tamaño bastante grande como el "X.29", en blanco en el anverso y en negro en el reverso de Interior de una cárcel del Monasterio de Guadalupe28. En otros no se aprecia y en algunos se puede ver aún su huella, por la decoloración del barniz o de la pintura. Aunque éste no sea argumento fiable en sí mismo para considerar autógrafa una obra en la que aparezca la "X" y su número, El Coloso que, de ser el Gigante de ese Inventario, habría podido llevar el número "18", no presenta en su superficie esa marca en pintura blanca, que en este caso hubiera sido "X. 18". No la registró Sánchez Cantón, siempre riguroso en esos detalles, en el catálogo del Prado, ni aparece en las primeras fotos que se hicieron del cuadro a su entrada en el Prado en 1931. No ha sido posible encontrar trazas de ella en los recientes estudios técnicos29. Sánchez Cantón, de indudable autoridad como historiador especializado en Goya y, además, subdirector del Prado, hizo de esa hipotética conexión con el Gigante del Inventario de 1812, que El Coloso se procurase automáticamente y desde muy pronto una procedencia que lo enlazaba con Goya, que parecía y se daba por segura, aunque no con unanimidad.

Francisco de Goya, San Juan Bautista niño, en el desierto, hacia 1810-12, Madrid, Museo del Prado

Francisco de Goya, San Juan Bautista niño, en el desierto, hacia 1810-12, reverso del lienzo con “X.20”, en negro, correspondiente al Inventario de 1812, en su versión de 1814, de los bienes de Goya

22 Francisco Javier Sánchez Cantón, “Goya: cómo vivía”, Archivo Español de Arte, 1946, pp. 73-109, esp. pp. 101-107. Cantón no trascribió el inventario original de la partición y adjudicación de los bienes, de 28 de octubre de 1812 (Madrid, Archivo Histórico de Protocolos [en adelante AHP], 22.879, fol. 302r a 302v, firmado conjuntamente por Goya y su hijo y con Felipe Abas, el tasador), sino que dio a conocer una versión de 1814, sin firmas autógrafas, en que se habían corregido los errores de numeración del inventario original de 1812. En este, los registros “14” y “15” fueron repetidos dando erróneos números para las siguientes obras, errores que fueron corregidos en la copia de 1814. El Gigante aparecía en 1812 con el número “16”, corregido en 1814, por el “18”. El original, de 1812, fue descubierto por José Manuel Cruz Valdovinos, “La partición de bienes entre Francisco y Javier Goya a la muerte de Josefa Bayeu y otras cuestiones”, en Goya. Nuevas Visiones. Homenaje a Enrique Lafuente Ferrari, Madrid, undación Amigos del Museo del Prado, 1987, pp. 133-153, que analiza la doble redacción del inventario original con errores en la numeración y las firmas notariales, así como la versión posterior, de 1814, ya corregida. Véase asimismo Juliet Wilson-Bareau, “Aprende a ver’. Hacia un mejor entendimiento del Inventario de 1812 y de la obra de Goya”, en Mena Marqués (ed.) et al., op. cit. (nota 4), pp. 31-53. Volver

23 F. J. Sánchez Cantón, Catálogo de los Cuadros del Museo del Prado, Madrid, Museo del Prado, 1945, p. 269; ibídem, ed. 1949, pp. 269-270; ibídem, ed. 1952, pp. 277-278. Volver

24 Hipótesis avanzada por Juliet Wilson-Bareau, “Goya and the X Numbers: The 1812 Inventory and Early Acquisitions of Goya Pictures”, Metropolitan Museum Journal, 31, 1996, pp. 159-174, y recientemente también en Wilson–Bareau, op. cit. (nota 22), pp. 31-53. Volver

25 La relación entre los números del inventario de 1812 con los cuadros que llevan la “X” seguida del número la hizo Xavier de Salas, “Sur les tableaux de Goya qui appartinrent à son fils”, Gazette des Beaux-Arts, 73, 1964, pp. 99-110. Aquí, sin embargo, Salas tampoco mencionaba una “X.18” sobre El Coloso. Véase sobre la numeración del Inventario, Wilson-Bareau, op. cit. (nota  22 y nota 24). Volver

26 Mena Marqués (ed.) et al., op. cit. (nota 4), núms. 63-66 Volver

27 Museo del Prado, P-7835, véase Mena Marqués (ed.) et al., op. cit. (nota 4), n.º 55. Volver

28 Eso indica que la numeración se inscribió en esos cuadros a partir de la corrección de 1814. Por ejemplo, las dos versiones de “unas jobenes al balcon” (Majas al balcón y Maja y celestina), que en el inventario original, con el error de numeración tienen el número “22”, llevan sobre el lienzo el número correcto, ya corregido en la versión del Inventario de 1814, el “24”. Y como estos, también en otros cuadros como el “San Juan Bautista niño, en el desierto”, n.º “18” cambiado en “20”, o el “Lazarillo de Tormes”, n.º “23” cambiado en “25”. Interior de prisión (GW 933), de Guadalupe (para una buena reproducción, véase Pierre Gassier, Goya. Testigo de su tiempo, Madrid, 1984, p. 174, fig. 142), lleva la “X.9” del Inventario de 1812 en su versión de 1814, que corresponde a una serie de “Otros seis de varios asuntos…”, en cuya atribución no hay unanimidad; Pierre Gassier y Juliet Wilson, Vie et œuvre de Francisco Goya. L’œuvre complet illustrée, Peintures Dessins Gravures, Friburgo, Office du Livre, 1970, N.º 933 (ed. rev. en inglés 1971, ed. española, Barcelona, 1974), [en adelante GW];para una buena reproducción, véase Pierre Gassier, Goya. Testigo de su tiempo, Madrid, 1984, p. 174, fig. 142. Volver

29 El profesor Nigel Glendinning ha creído leer a través de las primeras fotos publicadas del cuadro restos de la “X.18” del Inventario en los pequeños y algo deteriorados signos, en negro, de la parte inferior izquierda de la composición, de los que se habla anteriormente, véase Glendinning, op. cit. (nota  21), pp. 282-283. Recientemente el mismo autor ha sugerido en varios artículos de prensa, publicados en junio y julio de 2008, otras lecturas de estos signos, pero siempre a través de fotos o de sus reproducciones, y también de la visión directa del cuadro, sin poder aprovecharse de estudios técnicos. Volver

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados