Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Comparativa con La Gioconda del Louvre

 

Detalle del dibujo preparatorio de las dos obras (izq. La Gioconda (©Elsa Lambert, C2RMF)/ dcha. La Gioconda (copia))

Detalle del dibujo preparatorio de las dos obras (arriba La Gioconda(©Elsa Lambert, C2RMF) / abajo. La Gioconda (copia))

Detalle del dibujo preparatorio de las dos obras (izq. La Gioconda (©Elsa Lambert, C2RMF) / dcha. La Gioconda (copia))

El extraordinario interés de esta copia reside en que, desde el dibujo preparatorio y casi hasta los últimos estadios, repite el paulatino proceso creativo de la Gioconda, sin pretender hacerse pasar por ella. El análisis comparado de las reflectografías infrarrojas1 ha revelado detalles idénticos, subyacentes a la pintura, que evidencian un proceso de elaboración paralelo. En el documento se ve que las figuras son iguales en dimensiones y forma, quizás traspasadas mediante calco partiendo del mismo cartón (ver fig.8).

El dibujo preparatorio del original no es tan nítido como el de la copia, aunque en él se distinguen las líneas de emplazamiento de la figura y etapas de ejecución intermedias que se repiten en ella (ver fig.9). Las pinceladas que sitúan las formas en La Gioconda aparecen, siempre ligeramente desplazadas, igualmente bajo la superficie de la figura del Prado: en su espalda, cintura, hombros y manos, (ver fig.10) en la línea del pecho, (ver fig.11) en los pliegues de las mangas y en su regazo.

Algunas de las líneas del trazado inicial de la copia están corregidas a mano alzada y se ven trazos sutiles de dibujo libre hecho con piedra negra y pincel, que no tienen ninguna relación con las formas pintadas y, por lo tanto reflejan ensayos y titubeos del pintor, y nos hablan de un proceso mucho más complejo que el de una copia habitual (ver fig.12 - fig.13 - fig.14)

Lo que es más importante, es que cada una de las correcciones del dibujo subyacente del original se repiten en la obra del Prado: (ver fig.15a - fig.15b) la transformación del contorno de la cintura, que como en él, está cubierta por los pliegues de superficie; la posición de los dedos(ver fig.16), el contorno del velo (ver fig.17) y el de la cabeza (ver fig.18), incluso ajustes menores de los perfiles de las mejillas y el cuello. Un copista "tradicional" transcribe lo que ve en la superficie pintada, y no lo oculto, y la existencia de estas modificaciones comunes bajo la pintura demuestra que el autor de la tabla del Prado presenció todo el proceso de concepción y el desarrollo de la Gioconda, dibujando, además, elementos que Leonardo dibujó en las capas subyacentes y no incluyó en la superficie: como el brazo derecho de la silla o algunas partes internas del traje (ver fig.19)

1 Realizada con cámara Osiris de Opus Instrument Volver

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados