Estado de conservación

 

Retrato de señora con prendido de flores en el pelo y vestido verde. Juan Pérez de Villamayor. 1838

El estado de conservación varía mucho y depende de cada obra. Los deterioros provienen, en parte, del envejecimiento natural, pero los daños más graves se deben a intervenciones inadecuadas y a la mala manipulación.

En el envejecimiento natural de una miniatura, influyen los cambios de humedad relativa y de temperatura, pues el marfil es un material higroscópico y los cambios ambientales pueden producir en él alabeos y deformaciones fig. 28. Cuando un marfil se deforma, es contraproducente intentar recuperar la forma anterior debido a que en su composición tiene una parte inorgánica y rígida, denominada cemento, que si se fuerza para recuperar la forma original, puede producir fisuras o fracturas graves. En numerosos casos, las deformaciones o fracturas de las miniaturas se deben a tensiones producidas por los marcos o sistemas de sujeción que impiden el movimiento natural del marfil, o a que las obras fueron originalmente pegadas sobre cartones gruesos fig. 17.

Otro problema intrínseco es la sulfuración del pan de plata; es una corrosión que cambia el color del metal oscureciéndolo de forma irregular. Estas manchas se traslucen en las carnaciones y producen sombras que desfiguran el rostro. En la actualidad, cuando se encuentra este problema en miniaturas que conservan el pan de plata original, este no se retira, puesto que el criterio de intervención es conservar la obra y, por lo tanto, los materiales que la componen. Además, no hemos encontrado ninguna miniatura en la que las manchas fueran tan graves que desfiguraran el retrato y obligaran a plantearnos la necesidad de retirarlo. Sin embargo, en las intervenciones antiguas sí se retiraba el pan de plata, y para llegar a este también se quitaban los papeles y las protecciones traseras del marfil; en estos casos, en la actualidad, se ha colocado sin pegar un film de aluminio ya que es un metal más estable y produce el mismo efecto óptico que la plata. El Retrato de señora con prendido de flores en el pelo y vestido verde, de Juan Pérez de Villamayor (O-699), tiene una lámina de cobre plateada con los bordes sulfurados. Como la lámina se encontraba suelta, se había desplazado y el borde oscurecido cruzaba la frente de la retratada produciendo una mancha que desfiguraba el retrato; en la intervención únicamente fue necesario desplazar la lámina a su lugar original fig. 19. Se han encontrado miniaturas en las que el pan de plata fue pegado completamente con un adhesivo de goma o cola proteínica que produjo un daño mayor, ya que la plata en contacto con la cola se oxida mucho más y produjo manchas mayores en el rostro fig. 18.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados