Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Los marcos

 

Retrato de caballero. Atribuido a Niclas Lafrensen. Hacia 1784

Retrato de caballero. Antoinette Brunet. 1819

El marco es importante para la conservación de una miniatura, ya que actúa de protección creando un ambiente estable. En la colección del Prado todas las obras se encuentran enmarcadas, aunque muchos marcos no sean originales; además, muchos de ellos han sido intervenidos con posterioridad. Es muy habitual encontrar papeles, cartones o telas que rellenan espacios huecos y fijan la miniatura al marco. En el caso de las obras procedentes de la colección Perera, los papeles y cartones que se hallaron durante la restauración provienen en su mayoría de recetas o de cajas de medicinas, Arturo Perera era médico y, por lo tanto, de su entorno tomaría los materiales que necesitaba para intervenir en sus miniaturas fig. 15. Un caso curioso es la miniatura de la duquesa de Alba realizada por Guillermo Ducker (O-694); cuando se retiró la trasera del marco, se encontró entre éste y la miniatura una hoja cuidadosamente doblada: era una página de un libro que describe detalladamente los beneficios de un afrodisíaco denominado satirión o “testículo de perro” (orchis mascula). Casos como este nos hacen dudar de si la finalidad del papel era actuar de relleno o si se colocó allí con otra intención. fig. 16

Algunos marcos son guardapelos; en este tipo de recuerdos, los cabellos se disponían decorativamente en rizos o entretejidos. En ambos casos, el proceso de preparación del cabello era el mismo: se sumergía en un adhesivo acuoso3 y, con los mechones aún húmedos, se tejían y se les daba la forma deseada; cuando el adhesivo secaba, el conjunto quedaba rígido y era colocado entonces dentro del guardapelo. fig. 39

Los vidrios de los marcos antiguos fueron realizados de manera artesanal y son específicos para cada marco; se denominan vidrios lupa, aunque únicamente tienen este efecto en los bordes ya que el centro es plano. Este ligero efecto agranda la miniatura. Muchos de estos vidrios presentaban un problema de degradación, caracterizado por la hidratación del vidrio y por la aparición de gotitas superficiales que cristalizan dependiendo de las condiciones ambientales fig. 25. A su vez, un estudio con luz rasante mostró que su estructura interna estaba microfracturada, un daño colateral que se produce cuando estos vidrios hidratados se deshidratan fig. 24 - fig. 24.1. El análisis de las “gotas” determinó que se trataba de sales delicuescentes de acetato de sodio4 , por lo que el compuesto que desestabilizó e inició la corrosión del vidrio fue la presencia de ácido acético. Este tipo de degradación se desencadena en muchos casos debido a malas condiciones de embalaje, la humedad unida a las emanaciones gaseosas de materiales inestables, como por ejemplo la madera, inician el proceso químico del crizzling.

En algunos casos estas gotas sólo las aparecen en la cara interna del vidrio y el rastro parece extendido como por un paño; esto permite aventurar la hipótesis de que se utilizó un producto que contenía acido acético, como el vinagre, en la manipulación de las miniaturas; dicho producto no se secó o se eliminó bien antes de cerrar los marcos y desencadenó la degradación de los vidrios5.

Como los vidrios son cóncavos, las gotas no están en contacto con las miniaturas salvo en los laterales, donde en algunas obras hemos encontrado pequeñas marcas superficiales sólo apreciables con lupa binocular. Sin embargo, la acidificación del ambiente puede afectar a la película pictórica. La obra más afectada es el Retrato de una niña de Dechateaubourg (O-675); algunas pinceladas blancas de la zona del traje se encontraban ennegrecidas superficialmente y habían tomado un tono tornasolado. Cuando se analizó, el pigmento resultó ser blanco de plomo, un pigmento que en un ambiente ácido se oxida y toma ese tono gris oscuro que encontramos en la miniatura 6 fig. 26. Además, la película pictórica estaba frágil y quebradiza, por lo que algunos microfragmentos se desprendieron; su análisis reveló que el ya mencionado aglutinante, la goma arábiga, se encontraba dañado, posiblemente por haber sufrido un proceso de hidrólisis propio de un ataque ácido.

3 Los análisis del adhesivo de la obra O-752, realizados mediante espectroscopia infrarroja por transformada de furier (FTIR), indicaron que se trata de un material proteínico. Volver

4Análisis realizado por FTIR. Volver

5En la tradición popular es habitual recomendar el uso de vinagre para la limpieza de los vidrios. Volver

6Análisis realizado mediante microscopía electrónica de barrido-microanálisis por dispersión de energía de rayos X. Volver

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados