Desde su creación en 1819, el Museo del Prado había ido creciendo de una manera sistemática pero siempre modesta, quedándole pendiente hasta ahora acometer una ampliación realmente significativa como las que otros museos históricos de su categoría habían ido desarrollando sucesivamente en las últimas décadas del siglo XX. En el caso del Prado, agotadas las posibilidades de continuar ganando espacio en el edificio Villanueva, en los años 80 se comenzaron a plantear distintas estrategias de crecimiento.

1995. El pacto parlamentario y el primer concurso para la ampliación

A principios de los 90, y desde distintas instancias, parece imponerse el criterio de que el Museo del Prado debería extenderse recuperando los únicos vestigios del Palacio del Buen Retiro en junio de 1994 el Real Patronato del Museo aprueba un “Plan de necesidades del Museo del Prado” en el que se destaca la necesidad de ampliar sus espacios físicos. El informe es presentado al Consejo de Ministros por la entonces ministra de Cultura, Carmen Alborch, y consensuado con las principales partidos políticos en un inédito pacto parlamentario.

En marzo de 1995 se convoca un primer concurso internacional. A pesar de la concurrencia de más de setecientos arquitectos y de la selección por parte del jurado de 10 de los proyectos presentados para una segunda vuelta, en septiembre de 1995 el concurso se declaró desierto por unanimidad, resolviéndose con la concesión de dos accésit.

1997-2001. Las bases definitivas para la ampliación. El proyecto de Moneo

En 1997, el Real Patronato del Museo aprueba un informe en el que se establece un Plan Museográfico que se decanta por la contigüidad proponiendo que la ampliación del Prado se desarrolle en edificios próximos, a poder ser contiguos, por  lo que toma fuerza la idea de contar con el Claustro de los Jerónimos, además del Casón y el Salón de Reinos. Como consecuencia de este informe, presentado por Esperanza Aguirre, como ministra de Cultura, al Consejo de Ministros y refrendado por el mismo, el Ministerio llega a un acuerdo con el Arzobispado de Madrid para que el Claustro de los Jerónimos pueda considerarse como solar disponible dentro del área de ampliación del Prado.

Este acuerdo da pie a la convocatoria de un nuevo concurso cuyas bases se redactan según el informe aprobado por el Real Patronato del Museo y la conformidad de la Iglesia. El concurso de anteproyectos se convoca por invitación restringiéndose a los diez finalistas del anterior. Se resuelve en noviembre de 1998 eligiéndose por unanimidad la propuesta de Rafael Moneo presentada bajo el lema BUEN RETIRO, condicionando su aprobación definitiva a la consideración de algunas sugerencias del jurado. Finalmente, el proyecto de Rafael Moneo fue aprobado por el Patronato del Museo el 15 de marzo de 2000 y refrendado por el jurado del concurso una semana después, el 21 de marzo de 2000, de manera unánime y definitiva.

2001-2007. La ejecución del proyecto de ampliación. El Campus del Museo del Prado

El 2 de febrero de 2001, se anuncia el comienzo del desmontaje de la arquería para su restauración y posterior restitución como punto de partida de la fase de ejecución de las obras de ampliación en sí. El desmontaje se inicia definitivamente en marzo y los trabajos de restauración, desarrollados bajo la dirección técnica del Instituto de Patrimonio Histórico Español (IPHE). El 7 de enero de 2002 se publica en el BOE la adjudicación del contrato de obras a la Unión Temporal de Empresas (UTE “El Prado”) formada por ACS y Construcciones San José, por parte de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos del Ministerio de Cultura.

En noviembre de 2003 se aprueba con un amplio consenso la Ley reguladora del Museo del Prado por la que se crea el Organismo Público que gestionará la institución en el futuro. El 20 de octubre de 2004, el Real Patronato aprueba el plan de actuación para el nuevo organismo en el que se decide la creación del Centro de Estudios del Museo y la Escuela del Prado en el Casón del Buen Retiro y la incorporación de las colecciones del siglo XIX al discurso de la colección permanente del Museo en el edificio Villanueva.

El 22 de julio de 2005, a propuesta de la Ministra de Cultura, Carmen Calvo, el Consejo de Ministros acuerda una inversión extraordinaria de 44,6 millones de euros destinados a garantizar la finalización de las obras de ampliación.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados