El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Proyecto

A cualquier otra parte. Parada II. La Playa de la Malvarrosa

Miércoles de junio, julio y agosto

En estos momentos en que desplazarnos es complicado, te proponemos un viaje con la imaginación y, sobre todo, con tus recuerdos. 
¿A qué lugar te gustaría ir en este preciso instante?

Todos los miércoles de junio, julio y agosto haremos una nueva propuesta, emprenderemos un viaje que nos lleve a distintas geografías en las que quizá ya hayas estado en algún momento, pero ayudándonos con las imágenes de las obras del Museo del Prado.

Para ello necesitamos tu complicidad y participación: a partir de la obra y el lugar que nosotros vamos a proponer cada semana, esperamos vuestras fotos, comentarios, o lo que os sugiera; valen poesías, canciones o textos que te evoquen estos lugares. Dinos por qué los has elegido y entre todos crearemos una nueva cartografía que nos lleve a cualquier otra parte.

#ACualquierOtraParte#PradoEducación#PradoContigo@museodelprado

Programas públicos
El Prado contigo

Lugares

La playa de la Malvarrosa

La playa de la Malvarrosa

Chicos en la playaJoaquín Sorolla y Bastida.

Hemos visto o vivido escenas parecidas a esta, ¿verdad? Niños jugando en la orilla del mar y su reflejo sobre las aguas. Sorolla capta el instante feliz en el momento de máxima intensidad de la luz, al mediodía, y da un tono violeta intenso a la sombra de los niños que juegan.

La Playa de la Malvarrosa es una de las playas más importantes de la ciudad de Valencia. Está prácticamente pegada a la ciudad, junto al barrio marinero del mismo nombre, y por ello es una de las playas más concurridas durante todo el año.

Durante el período Mioceno, cuando se separaron las placas africana y europea, tuvo lugar la fractura que dio origen al mar Mediterráneo. Esta gran fosa comenzó a rellenarse con los materiales aportados por los ríos, que en ese momento bajaban con mayor fuerza hacia el mar. Este aporte de tierras, que fue depositándose en las costas fue lo que dio origen a toda la huerta valenciana.

La Malvarrosa, por su proximidad al mar, no perderá su carácter lacustre hasta hace pocos siglos: tenemos datos de hace doscientos años por los que sabemos que hasta el siglo XVIII era un terreno pantanoso de gran riqueza tanto en fauna como en flora. En sus alrededores se extendían las huertas de Algirós, Alboraia y Benimaclet, así como algunas cabañas de pescadores.

Arriba