El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Proyecto

A cualquier otra parte. Parada VI. La pradera de San Isidro de Madrid

Miércoles de junio, julio y agosto

En estos momentos en que desplazarnos es complicado, te proponemos un viaje con la imaginación y, sobre todo, con tus recuerdos. 
¿A qué lugar te gustaría ir en este preciso instante?

Todos los miércoles de junio, julio y agosto haremos una nueva propuesta, emprenderemos un viaje que nos lleve a distintas geografías en las que quizá ya hayas estado en algún momento, pero ayudándonos con las imágenes de las obras del Museo del Prado.

Para ello necesitamos tu complicidad y participación: a partir de la obra y el lugar que nosotros vamos a proponer cada semana, esperamos vuestras fotos, comentarios, o lo que os sugiera; valen poesías, canciones o textos que te evoquen estos lugares. Dinos por qué los has elegido y entre todos crearemos una nueva cartografía que nos lleve a cualquier otra parte.

#ACualquierOtraParte,  #PradoEducación#PradoContigo@museodelprado

Programas públicos
El Prado contigo

Lugares

La pradera de San Isidro de Madrid

La pradera de San Isidro de Madrid

La pradera de San IsidroFrancisco de Goya (1788)

Esta obra recrea la zona de Madrid situada entre la ermita de San Isidro y el río Manzanares, con la vista de la ciudad al fondo.

El río Manzanares forma parte de la vertiente meridional del Sistema Central, que nace cerca de La Pedriza, bajando como curso bravo de montaña hasta Manzanares el Real, donde se remansa debido al Embalse de Santillana. Posteriormente atraviesa el Monte de El Pardo, hasta llegar a Madrid, dejándola por su lado sur hasta desembocar en el Jarama en Rivas-Vaciamadrid.

Su vegetación, escasa en sus comienzos debido a la orografía de la zona, va convirtiéndose en bosque de galería a medida que va avanzando por los Montes de El Pardo, apareciendo sauces, chopos, abedules, etc. que dan cobijo a animales como la rana ibérica, salamandras, mirlos de agua, ruiseñores o el martín pescador. Los peces más representativos son las truchas y los barbos.

Este río fue retratado en varios cuadros de Goya debido a que en su época este era un lugar de paseo y de recreo muy habitual de los madrileños. Pero también, dado su escaso caudal, fue satirizado por famosos autores como Francisco de Quevedo, que en uno de sus poemas decía:

"Manzanares, Manzanares,
arroyo aprendiz de río,
practicante de Jarama,
buena pesca de maridos.
Muy hético de corriente,
muy angosto y muy roído,
con dos charcos por muletas,
en pie se levantó y dijo:  

Tiéneme del sol la llama
tan chupado y tan sorbido,
que se me mueren de sed
las ranas y los mosquitos".
Arriba