El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Proyecto

A cualquier otra parte. Parada XII. Tajo de Ronda

En estos momentos en que desplazarnos es complicado, te proponemos un viaje con la imaginación y, sobre todo, con tus recuerdos. 
¿A qué lugar te gustaría ir en este preciso instante?

Emprenderemos un viaje que nos lleve a distintas geografías en las que quizá ya hayas estado en algún momento, pero ayudándonos con las imágenes de las obras del Museo del Prado.

Para ello necesitamos tu complicidad y participación: a partir de la obra y el lugar que nosotros vamos a proponer cada semana, esperamos vuestras fotos, comentarios, o lo que os sugiera; valen poesías, canciones o textos que te evoquen estos lugares. Dinos por qué los has elegido y entre todos crearemos una nueva cartografía que nos lleve a cualquier otra parte.

#ACualquierOtraParte,  #PradoEducación#PradoContigo@museodelprado

Programas públicos
El Prado contigo

Lugares

Tajo de Ronda

Tajo de Ronda

Tajo de Ronda, Federico Ferrándiz Terán

 

Es posible que los orígenes de esta bella ciudad malagueña se remonten a los pobladores celtas. Los romanos ya dejaron una importante huella y posteriormente, durante el dominio musulmán, tuvo una gran importancia.

El origen de la garganta del río Guadalevín, que nace en la Sierra de las Nieves y divide en dos al municipio, se remonta a hace cinco millones de años, cuando las aguas superficiales presentes en esta zona comenzaron a erosionar un terreno que había emergido del mar y con distintos materiales en cuanto a dureza. El río fue excavando los materiales más blandos, encajonándose entre materiales más duros al atravesar la ciudad y abriéndose más en lo que se conoce como la Hoya del Tajo, lo que vemos cuando, por ejemplo, nos asomamos a los balcones de la Alameda o al Puente Nuevo.

En 1751 se construyó el famoso Puente Nuevo que une la ciudad partida por el Tajo. Sustituyó a un puente anterior construido en 1741 y que se destruyó seis años después. Una de las características de este puente es que se funde de alguna manera con el paisaje, y esto se ve favorecido porque para su construcción se utilizó piedra del mismo barranco.

"

¿Dónde aquel embeleso, aquella ansia de ciudad típica andaluza, de mejor pueblo, aquella seguridad para después, aquel tiempo detenido? Esta es, aquí está Ronda, Serranía de Ronda. […] Ronda alta y honda, rotunda, profunda, redonda y alta…"

Juan Ramón Jiménez

Arriba