El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Itinerario

Aquiles en el Prado. Parada V

La iniciativa #PradoContigo es un programa de acciones online del Museo Nacional del Prado a través de las redes sociales y de su website para garantizar el acceso al conocimiento sobre sus obras y artistas durante el tiempo que debe permanecer cerrado.

En marzo de 2020 se estrenaba en el Teatro Real la ópera Aquiles en Esciros. La representación operística era el resultado de un proyecto de investigación acometido por el Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU), institución que tiene un convenio de colaboración con el Museo Nacional del Prado desde el año 2018.

Para celebrar estos lazos se decidió realizar un nuevo itinerario bajo el título Aprender a ser mortal. Aquiles en el Museo del Prado. La actividad tenía como objetivo establecer puentes entre el proyecto de investigación musical y la colección permanente del Museo, planteando una relación entre las artes musicales y plásticas y estableciendo una selección de las obras de la colección cuya iconografía estuviera relacionada con la figura de Aquiles. 

A través del siguiente recurso, vamos a poder realizar alguna de las paradas que formaban parte de ese itinerario. Os recomendamos que estéis pendiente de la web ya que cada martes, a las 10 h, publicaremos una nueva parada con sus observaciones asociadas.

Parada I Parada IIParada IIIParada IVParada V

Programas públicos
El Prado contigo

Aquiles en el Prado. Parada V

Una historia grabada en piedra

Una historia grabada en piedra

Haz clic en la imagen para acceder a la ficha de obra.

La figura de Aquiles no sólo inspiró pinturas de grandes maestros, sus hazañas también se vieron reflejadas en obras escultóricas. El presente sarcófago fue probablemente hallado a finales del Siglo XVII o principios del XVIII en Nápoles y dividido en varias partes para facilitar su traslado y venta a distintos postores. Además de las cuatro piezas que se conservan en el Museo del Prado, hay otro fragmento en las colecciones del Museo del Louvre en el que aparece una escena relativa a la Guerra de Troya

Los cuatro fragmentos expuestos en el Prado, que corresponden a tres sectores o caras del sarcófago, fueron adquiridos por Felipe V a la Casa de Alba en el Siglo XVIII.

La guerra de Troya

La guerra de Troya

Paris, enviado a Esparta para realizar diversas tareas diplomáticas, se enamoró de Helena y con la ayuda de Venus, quien le había prometido su mano tras elegirla como la diosa más hermosa, la raptó y la llevó de regreso a Troya como su esposa. Todos los antiguos pretendientes de Helena fueron llamados a cumplir el juramento que habían hecho a su padre: fidelidad al que ella escogiese como esposo y su ayuda si en algún momento ella era raptada. Su esposo Menelao y el hermano de este, Agamenón, encabezaron el ejército griego que fue en su busca. La historia se narra en la Ilíada de Homero.

En la escena frontal se representa la celebración del sacrificio que sellará la paz entre aqueos y troyanos y que permitirá las bodas entre Aquiles y Políxena, princesa troyana hija del rey Príamo y la reina Hécuba. En el centro, Ulises, con su característico pileus o gorro cónico, porta una ternera para el sacrificio, acto ligado a la celebración del nuevo acuerdo. A su lado Agamenón. El hijo del rey Atreo de Micenas y de la reina Aérope cumple así la función sacerdotal que permitía su cargo como rey o jefe del ejército. En la parte derecha de la composición aparecen varios guerreros troyanos identificados con gorros frigios. La paz y la armonía parecen poner fin a la batalla; sin embargo, poco durará la calma.

La muerte de Aquiles

La muerte de Aquiles
Haz clic en la imagen para ver la ficha de obra

En la escena lateral derecha, Paris, haciendo caso omiso de los pactos y ávido de venganza, disparará su arco y herirá de muerte a Aquiles en el talón; era la única parte de la anatomía del héroe que su madre Tetis no pudo proteger mientras le bañaba en las aguas de la Laguna Estigia para tratar de otorgarle la inmortalidad. Uno de los guerreros sujeta el tobillo de Aquiles tratando de taponar la herida, otro le sostiene, a punto de desmayarse. Los aqueos, furiosos por la muerte de su héroe, clamarán venganza.

El fin de la paz

El fin de la paz
Haz clic en la imagen para ir a la ficha de obra.

En la escena del costado izquierdo se nos presenta el desenlace de la historia. Políxena será sacrificada en honor del difunto y calmará así las ansias de justicia de los aqueos. La joven, con la cabeza cubierta y gesto apesadumbrado, es conducida hacia su muerte.

La elección del tema es inusual para una pieza de este tipo ligada al ámbito funerario; de hecho, se trata del único sarcófago conocido hasta la fecha que representa esta historia; en todo caso, hay una clara relación con el tema de la muerte y quizás una posible conexión con la identidad del difunto, militar o soldado heroico. De nuevo reaparece uno de los elementos del personaje mítico que más sedujo a distintos eruditos, teóricos y humanistas: La posibilidad de escoger la inmortalidad frente a la elección de la muerte gloriosa. ¿Qué habríamos elegido nosotros? ¿Acaso hemos ponderado bien lo que supondría una vida eterna?

Aquiles en las colecciones del Prado

Aquiles en las colecciones del Prado
Haz clic en la imagen para ir a la ficha de obra.

La presencia de Aquiles en las colecciones del Museo del Prado es aún mayor. En sus almacenes se conserva un busto de mármol que durante un tiempo fue asociado a la figura de Alejandro Magno pero en los años sesenta del siglo pasado se identificó como la cabeza masculina de un grupo estatuario de Aquiles y Pentesilea, conservado parcialmente pero conocido a través de diversas réplicas romanas.

Otras piezas interesantes que guardan referencias a pasajes o personajes relacionados con la vida de nuestro protagonista son La educación de Aquiles de Sebastiano Conca o La despedida de Héctor y Andrómaca de Julien de Parma; son ejemplos de la importancia y repercusión que tuvo la figura de Aquiles en distintos momentos y de las curiosidades y joyas que se guardan en el Museo del Prado y que, gracias a sus actividades y espacio web, podemos conocer y disfrutar.

Aquiles inmortal

Aquiles inmortal
Haz clic en la imagen para ver la ficha de obra.

La atracción por la figura de Aquiles se mantuvo también en el Siglo XVIII. Las numerosas campañas arqueológicas promovidas en pleno Neoclasicismo sacaron a la luz piezas clásicas en las que el héroe era protagonista y, a su vez, esas esculturas y relieves aparecían en algunas pinturas de artistas del momento. Aquiles se volvía inmortal a través del Arte, la memoria de sus acciones y heroicidad seguían seduciendo a la cultura europea.

Es el caso del relieve con la historia de Aquiles y Pentesilea perteneciente a un sarcófago del Siglo III conservado en el Museo del Sannio Benevento, que aparece en el lienzo Visita de la reina María Amalia de Sajonia al Arco de Trajano en Benevento. Su autor, Antonio Joli, fue un conocido pintor de escenografías de teatro y vedute que, siguiendo el estilo de artistas como Vanvitelli o Canaletto, reunía de forma caprichosa en sus cuadros los monumentos más destacados de distintas ciudades. 

En esta escena, la Reina aparece paseando por la localidad italiana acompañada por un grupo de cortesanos encabezado por el primer ministro, Bernardo de Tanucci. La comitiva abandona la vía principal, dejando atrás el Arco de Trajano, para aproximarse a los cercanos restos arquitectónicos entre los cuales se encuentra el citado relieve, en el que se representa uno de los episodios más humanos del héroe. Pentesilea era una de las amazonas que llegaron a Troya para apoyar a sus ciudadanos. Gran guerrera, fue abatida por la lanza de Aquiles quien, al acercarse a contemplar a su enemiga herida, se enamoró de ella al instante. Un amor, por tanto, imposible que reflejaba el drama de la guerra contraponiéndolo al amor.

Epílogo. Hécuba y sus hijos Políxena y Polidoro

Epílogo. Hécuba y sus hijos Políxena y Polidoro
Haz clic en la imagen para ver la ficha de obra.

En la Sala 76 se conserva una pequeña pintura al óleo sobre lámina de cobre, El dolor de Hécuba, obra de Leonaert Bramer. Como confirma la inscripción que aparece sobre el arco del túnel de la derecha -HECUBA/ OVIDIS/ LIB.13-, la escena representa el momento en que la reina de Troya, cautiva y esclava de Ulises, se acerca a la costa para lavar el cuerpo de su hija Políxena, sacrificada sobre la tumba de Aquiles, y descubre entonces el cadáver de su hijo Polidoro, cuyo cuidado habían encomendado ella y su esposo Príamo al rey tracio Polimnéstor. Es una pieza de pequeñas dimensiones, pero intenso dramatismo. El artista toma la escena de las Metamorfosis de Ovidio, convirtiendo el género del paisaje en un pretexto para hablar de la Antigüedad y exponer su conocimiento de la misma, desde la literatura a la arquitectura, tal y como puede apreciarse en los guiños a la tumba de Cecilia Metela en Roma, o el Templo de las Sibilas y el Templo de Vesta en Tívoli.

Audio de Aquiles en el Prado. Parada V

 

 

 

 

 

 
 
00:00/06:37
 
Arriba