El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Forment Cabot, Damián
Ver ficha de autor de la colección
Enciclopedia > Voz

Forment Cabot, Damián

A. R. M.

(Valencia, h. 1480-Santo Domingo de la Calzada, 1540). Escultor, pintor y dibujante español. Hijo de Pablo Forment, en cuyo taller recibe su formación escultórica, de carácter goticista, y en el cual colabora junto con su hermano Onofre, constituyendo el taller más acreditado de la Valencia de principios del siglo XVI. En 1500 se les encarga la ejecución del retablo mayor de la colegiata de Gandía (destruido en 1936), en el cual, dentro de la factura gótica del conjunto, se aprecia la introducción de algunos elementos renacentistas, particularmente en la imagen de la Virgen con el Niño que preside el retablo y que podría ser una de las primeras obras de Damián. La única obra que se conserva del taller valenciano de los Forment es el retablo realizado para la capilla de la Inmaculada del convento de la Puridad de Valencia y que hoy se encuentra en el Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia. Al igual que ocurriera en el retablo de Gandía, dentro del lenguaje tardogótico general de la obra se aprecia la mano de Damián en algunas de las figuras, que presentan un estilo más reposado e idealizado propio de la estética del Renacimiento italiano. Se ha barajado la posibilidad de que durante su etapa valenciana Damián Forment realizara un viaje a Italia que explicara la influencia renacentista de sus obras. Sin embargo, la presencia en Valencia desde 1472 de los italianos Paolo de San Leocadio, Francesco Pagano y Riccardo Quartararo, así como el estilo leonardesco que introducen los pintores Fernando Yáñez de la Almedina y Fernando Llanos, explicarían esta influencia italiana en la obra de Forment sin necesidad de recurrir a un viaje a Italia del que, por otro lado, no se conserva ninguna documentación. Gracias a que en Valencia se movía entre las más altas esferas de la sociedad, estrechamente vinculadas con las del reino de Aragón, desde su llegada a Zaragoza en 1509 Damián Forment recibe grandes encargos como la realización del retablo mayor de la basílica de Nuestra Señora del Pilar (1509-1518). Tallado en alabastro –el material con el que realiza la mayoría de sus esculturas–, la traza responde todavía a los modelos góticos que ya había empleado en Valencia, mientras que en los grupos escultóricos, especialmente en las tres escenas monumentales del cuerpo, introduce un tratamiento nuevo de las figuras, dotándolas de mayor fuerza y naturalismo. La actividad escultórica de su taller no se va a centrar en la ciudad de Zaragoza sino que atenderá encargos de otras ciudades aragonesas y catalanas. Así, en 1520 inicia la ejecución del retablo mayor de la catedral de Huesca, obra en la cual podemos apreciar un modo distinto de concebir el cuerpo humano y una ruptura en la técnica del relieve en las escenas del banco, labrando los fondos a la manera italiana. Para el retablo del monasterio de Poblet, encargado a Forment en 1527, diseña una nueva traza de carácter clásico, recurriendo a la superposición de órdenes y a nuevos elementos como la decoración de frutas y guirnaldas en sustitución a los antiguos guardapolvos. La culminación de su estilo tendrá lugar en el retablo de la catedral de Santo Domingo de la Calzada, en el que reúne lo mejor de sus creaciones anteriores e incorpora modelos nuevos, con imágenes en posturas inestables y rostros de gran expresividad. Mientras trabajaba en este retablo, el escultor cayó enfermo y falleció poco después, el 23 de diciembre de 1540. En su obra se puede apreciar la influencia no solo del arte tardogótico sino también de la escultura clásica y contemporánea, especialmente de Alonso Berruguete y Bartolomé Ordóñez. Al mismo tiempo, Forment encuentra una fuente de inspiración en la pintura, así como en los dibujos y estampas tanto de autores alemanes (Alberto Durero y Lucas Cranach el Viejo) como italianos, adaptando composiciones de Rafael y Leonardo a través de las estampas de Marcantonio Raimondi y Agostino Veneziano. Damián Forment fue también un gran dibujante; muchas de sus creaciones fueron reproducidas en estampas que facilitarían la difusión de sus modelos. Forment no solo se dedicó a la producción de retablos sino que también realizó pinturas, obras de orfebrería y vidrieras, así como esculturas para la devoción privada, entre las que se encuentra el Oratorio de san Jerónimo penitente que se conserva en el Museo del Prado.

Obras

Bibliografía

  • Damián Forment, escultor renacentista. Retablo Mayor de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada, cat. exp., Logroño, Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, 1995.
  • Morte García, Carmen, Damián Forment: escultor del Renacimiento, Zaragoza, Caja Inmaculada, 2009.
Ver ficha de autor de la colección
Arriba