El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Proyecto

Sui generis. Arte, publicidad y estereotipos. Parada II. Cuando me muestro, soy valiente

Lunes de julio

En un mundo como el actual, basado en la imagen, es preciso observar de forma crítica todo lo que vemos a diario en medios de comunicación y redes sociales. También es importante mirar con otros ojos las obras de arte, tanto las actuales como las realizadas siglos atrás, para entender qué tipo de mensajes nos transmiten y cómo pueden llegar a condicionar nuestra forma de pensar y nuestros comportamientos. ¿Te atreves a cambiar de “gafas” para acompañarnos en este recorrido?

Los estereotipos son ideas que se aceptan de forma unánime como ciertas. En el caso de los estereotipos de género, muchos tienen que ver con el aspecto corporal, así como con nuestra forma de relacionarnos y de canalizar nuestros sentimientos y expectativas. ¿Crees que estos estereotipos afectan por igual a mujeres y hombres? ¿Nos influyen desde la infancia o se marcan más a medida que nos hacemos adultos? ¿Piensas que las personas que no se ajustan a ellos pueden llegar a ser rechazadas? ¿Cómo se podrían combatir esas imposiciones? ¿Qué papel juegan el arte y la publicidad en todo esto?

El concepto de Sui generis se aplica aquí de modo poético, sugiriendo que cada persona debería poder expresar su propio género de un modo libre, único y original. Os invitamos a participar en diferentes dinámicas que liberan de prejuicios la mirada para visibilizar una construcción de género flexible, rica y diversa.

Cada lunes publicaremos una nueva propuesta. Podéis compartir vuestra experiencia y vuestra mirada a través de: #SuiGeneris, #PradoEducación, #PradoContigo, @museodelprado

Comunidad
El Prado contigo
Colaborador tecnológico:
Samsung

Sui Generis

Cuando me muestro, soy valiente

Cuando me muestro, soy valiente

La muerte de Viriato, jefe de los lusitanos. José de Madrazo, 1807. 

La figura principal de esta obra es la del difunto general lusitano Viriato, que aparece rodeado de sus generales y servidores más allegados. Junto a él están sus armas y en la cabecera hay varios estandartes y trofeos ganados en batalla a los romanos. Un soldado toca el cuerno para avisar de lo sucedido y dos guerreros marchan a arengar a las tropas para vengar la muerte de Viriato.

El tema de este cuadro sirve para advertir a los gobernantes sobre el peligro constante de traición por sus colaboradores más íntimos, tal como le ocurrió a Viriato, y exaltar el valor de los líderes, invencibles en los campos de batalla y solo vulnerables durante el sueño.

Desde esta óptica estereotipada, el hombre ha de ser un héroe valiente, dispuesto siempre a luchar y a demostrar su fortaleza sin expresar sus emociones. Así es cómo el imaginario colectivo ha construido una idea de masculinidad desde referentes basados en la fuerza, el poder y la violencia.

Propuesta

Propuesta
Conversión del Duque de Gandía, de José Moreno Carbonero (1884)

 

En la colección del Museo es también posible encontrar algunos ejemplos que sugieren otros modelos de hombre que no se ajustan tanto a ese estereotipo, por ejemplo la obra Conversión del Duque de Gandía, de José Moreno Carbonero (1884).

En contraposición a la figura del General Viriato, que tuvo que demostrar su fuerza en los combates, el Duque de Gandía rompe a llorar delante de toda la corte para mostrar su dolor por la muerte en 1539 de la emperatriz Isabel de Portugal, a quien él servía.

Al igual que en el arte, en la publicidad también hay excepciones. ¿Habéis visto últimamente algún anuncio publicitario en el que los hombres no tengan que demostrar que siempre pueden con todo y se permitan mostrar sus emociones? Estos anuncios contribuyen a la construcción de nuevas masculinidades, ya que presentan a los hombres desde un rol colaborador, cuidador, sensible, vulnerable, atento, empático, dialogante, etc.

Aquí os dejamos un ejemplo que ironiza con la frase “hay que ser muy hombre”, la cual ha perpetuado una única forma de masculinidad.

¿Queréis compartir y comentar otros ejemplos de anuncios que muestren distintas masculinidades? ¿Nos queréis enviar una foto o una frase que muestre otras maneras de “ser hombre”? Podéis hacerlo a través de:

#SuiGeneris, #PradoEducación, #PradoContigo, @museodelprado

Arriba