El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Visita

Una obra, un artista: El Prendimiento de Cristo, de Van Dyck

Enero de 2021

El Prendimiento de Cristo es, sin duda, la principal pintura religiosa que el Museo del Prado posee de Anton van Dyck, una de las grandes figuras de la pintura flamenca del siglo XVII. Como hacemos en las salas del Museo en la actividad Una Obra. Un Artista, le ofrecemos aquí unas claves para entender mejor esta extraordinaria obra, su interesante iconografía y su estudiada composición.

Programas públicos
Inscripción
15 minutos antes en el mostrador de Educación por riguroso orden de llegada
Horario
Sábados a las 16 y 17.30 h Domingos a las 11 y 12.30 h
Duración
1 hora aproximadamente
Destinatarios
Público general
Lugar de realización
Museo Nacional del Prado
Aforo
9 personas

Una obra, un artista

El artista

El artista
Anton van Dyck: Detalle de Endymion Porter y Anton van Dyck. h. 1633. Óleo sobre lienzo, 119 x 144 cm. [P-1489].

Séptimo hijo de un próspero comerciante de paños y sedas, Anton van Dyck nació en Amberes en 1599 y a los diez años entró como aprendiz en el taller de Hendrick van Balen, uno de los principales pintores de la ciudad, que había pasado algunos años en Italia, algo habitual entonces entre los pintores flamencos. Con 16 años, antes incluso de ingresar como maestro en el Gremio de Pintores de la ciudad en 1618, Van Dyck ya tenía su propio taller independiente.

En 1618 estaba trabajando ya en el taller de Pedro Pablo Rubens, que tras pasar varios años en Italia había regresado a Amberes con un nuevo lenguaje visual lleno de dramatismo y colorido. En 1620 era ya su ayudante principal.

En octubre de 1620 Van Dyck aceptó una invitación para desplazarse a Londres, donde trabajó para el rey Jacobo I y otros importantes miembros de su corte. En febrero de 1621 regresó a Amberes, donde permaneció hasta su marcha a Italia en octubre de ese mismo año.

Durante los seis años que pasó en allí, de 1621 a 1627, visitó las principales ciudades italianas y en el llamado “Cuaderno Italiano” fue dibujando las obras que iba viendo de los grandes maestros, especialmente de Tiziano, por el que sentía una gran admiración, compartida por Rubens.

En 1627 Van Dyck regresó a Amberes acompañado de una sólida reputación, y fue nombrado pintor de la archiduquesa Isabel Clara Eugenia, gobernadora de los Países Bajos. Siguió trabajando como retratista -su especialidad- y también hizo mucha pintura religiosa.

A comienzos de 1632 se trasladó de nuevo a Londres, esta vez a petición del rey Carlos I, que le ennobleció y trató con gran generosidad. Además de crear la imagen oficial del monarca inglés y su familia, retrató también a los miembros más destacados de la nobleza británica.

Aunque viajaba con frecuencia al continente, y pasó en Flandes los años 1634 y 1635 casi completos, Van Dyck siguió radicado en Inglaterra hasta su muerte en 1641, cuando solo contaba cuarenta y dos años.

El Prado posee una colección sobresaliente de pinturas de Van Dyck, que muestran todas las fases de su carrera. Para conocer cuáles son, pinchar aquí.

Historia de la obra

Historia de la obra
Cayetano Palmaroli: El Prendimiento de Cristo, según Van Dyck. 1832-37. Aguatinta litográfica, Litografía a lápiz, Litografía a pluma y Raspador sobre papel avitelado, 419 x 347 mm. [G-4166].

Por una biografía de Van Dyck escrita en 1685 (André Félibien, Entretiens sur les vies et sur les ouvrages des más antiguos y excelentes Peintres modernes) sabemos que el pintor regaló a Rubens tres cuadros, uno de los cuales era El Prendimiento de Cristo, cuando se marchó a Italia en 1621. Como muestra de su amistad, el maestro flamenco regaló a Van Dyck uno de los caballos más hermosos de su cuadra y colocó el cuadro sobre la chimenea de la principal sala de su mansión.

El cuadro aparece documentado entre los bienes que los herederos de Rubens pusieron a la venta tras la muerte del pintor en 1640 y el tesorero de la Corona en Flandes lo adquirió para el rey Felipe IV -por 12.000 florines- junto a otros dos lienzos de Van Dyck.

La primera mención del cuadro en España es del 24 de septiembre de 1666, fecha en que se cita en el Real Alcázar de Madrid como “de mano de Bandique”.

En 1834 ya se encuentra con seguridad en el Museo Real de Pintura y Escultura, origen del Prado, aunque es posible que ya estuviera allí unos años antes. Por esas fechas es incluido en la “Colección litográfica de cuadros del rey de España el señor don Fernando VII”, realizada entre 1832 y 1837 por el Real Establecimiento Litográfico.

El tema

El tema
Detalle del Beso de Judas

Según los Evangelios Canónicos (Mateo 26, 3-56 / Marcos 14, 32-50 / Lucas 22, 39-54 / Juan 18, 1-12), tras la Última Cena, Jesús y sus discípulos fueron a Getsemaní, un huerto de olivos, y al llegar allí él se apartó del grupo para rezar en solitario. Poco tiempo después Judas llegó al lugar para prenderle.

Los Evangelios Sinópticos -Mateo, Marcos y Juan- señalan que Judas llegó acompañado de gente enviada por los sacerdotes principales, los escribas y los ancianos, mientras que Juan agrega que la multitud incluía a algunos soldados y oficiales de los sacerdotes principales y a fariseos.

Judas había acordado con sus acompañantes que daría a Jesús un beso -saludo tradicional judío que se daba a un maestro- para que pudieran identificarle y detenerle.

En ese momento, uno de los discípulos de Jesús intentó detener a los que querían apresar a su maestro y usando una espada cortó la oreja de uno de ellos. Marcos sólo cita la acción, Mateo y Lucas mencionan que Jesús criticó ese acto de violencia, insistiendo en que no debían resistirse a su arresto, y Juan especifica que fue Simón Pedro quién cortó la oreja de Malco, un sirviente de Caifás, el sumo sacerdote, y que Jesús le reprendió por ello. Hay que señalar, por último, que Lucas es el único que dice que Jesús, tocándole la oreja, le sanó.

Tras el prendimiento, Jesús fue llevado a casa del Sumo Sacerdote para ser interrogado y, posteriormente, condenado a muerte por el Sanedrín, la asamblea o consejo de sabios judíos.

La iconografía

La iconografía
Detalle de Pedro y Malco

Van Dyck sigue con bastante fidelidad el relato del Prendimiento de Cristo que hacen los evangelistas: la multitud de soldados y sacerdotes que van a buscarle, las linternas, antorchas y armas que llevan, el beso de Judas, el momento en que Pedro corta la oreja al criado del Sumo Sacerdote...

El pintor destaca la ondulante energía de la agresiva muchedumbre, cuyos gestos y tosquedad física se oponen a la contenida serenidad y la idealizada belleza de Cristo, tal y como recogen los Evangelios, que hacen hincapié en la tranquilidad de Jesús frente a la violencia que le rodea, especialmente cuando recrimina a Pedro que use la violencia contra Malco, el criado del Sumo Sacerdote: “todos los que tomen espada, a espada perecerán”.

El soporte

El soporte
Esquema del soporte de El Prendimiento de Cristo.

El soporte de este cuadro está constituido por cuatro paños de tela, entretejidos con ligamento de tafetán, dos verticales que forman el fragmento de mayor tamaño (soporte A) (280 x 253 cm), y otros dos que unidos entre sí se sitúan en la parte superior a modo de banda horizontal (soporte B) (64 x 253 cm).

Parece ser que el pintor concibió en un principio una obra de menores dimensiones que la actual, formada exclusivamente por el soporte A, y que una vez iniciado el proceso pictórico se modificó la escena y se amplió el lienzo con una banda horizontal en la zona superior. La similitud en ambos soportes, tanto en el estilo pictórico como en los materiales empleados, indica que esta ampliación realizada mediante costura fue una decisión tomada posiblemente en el taller de Van Dyck y no un añadido posterior.

La composición

La composición
Esquema compositivo de El Prendimiento de Cristo.

Además de diversos dibujos preparatorios, se conocen tres versiones autógrafas de este cuadro, que son de distinto tamaño y que presentan algunas diferencias entre sí: esta del Prado, una que pertenece al Museo de la ciudad de Bristol (y ahora se expone en Corsham Court, Wiltshire), y otra que es propiedad de The Minneapolis Institute of Arts.

Los expertos en la figura de Van Dyck se muestran de acuerdo en que la versión de Bristol sería la primera de las tres y posiblemente un encargo, y que la versión de Minneapolis -mucho más pequeña que las otras- posiblemente sea un boceto preparatorio hecho por Van Dyck antes de pintar este lienzo del Prado, que sería su tercera interpretación del tema y la más grande de todas.

Cabe destacar la existencia de tres planos o tres zonas claramente diferenciadas: el primer plano, en el que se desarrolla el ataque de Pedro a Malco, el criado del Sumo Sacerdote; el plano intermedio, en el que la turba encabezada por Judas se acerca a Jesús para apresarle; y el paisaje del fondo, con un gran desarrollo de los árboles y un cielo cuajado de nubes entre las que asoma la luna en el ángulo superior izquierdo.

Arriba