El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Visita

Una obra, un artista: Las Pinturas Negras de Goya

Febrero de 2020

Las grandes obras que atesora el Museo cuentan infinidad de historias y nos ofrecen multitud de información. Por eso, los fines de semana aprovechamos para tomarnos el tiempo necesario y estudiar una obra de arte en profundidad, analizando diferentes aspectos desde diferentes planos, extrayendo todo el conocimiento que nos puede trasmitir.

Pero el conocimiento de la obra no está completo si no conocemos qué artista hay detrás de ella y qué motivos le llevaron a realizarla. Por eso, a través de numerosos detalles y testimonios sobre su experiencia vital y artística, también nos adentrarnos a fondo en la vida de los artistas, entendiendo en su totalidad toda la historia que hay detrás de las grandes obras de arte del Museo.

Servicio de Intérprete de LSE


El día 23/2/2020 a las 12.30 h la actividad contará con intérprete de LSE

Para los Itinerarios por salas es necesario inscribirse 15 minutos antes del comienzo de la actividad en el mostrador de Educación, en el vestíbulo principal. Las plazas se cubren por orden de llegada hasta completar aforo (25 personas).

Para las Conferencias en el auditorio no es necesaria inscripción. Las personas sordas signantes deben situarse en la parte delantera del auditorio, a la izquierda. Los usuarios de prótesis auditivas deben seleccionar la posición T.

Acceso

Puerta de los Jerónimos, después de recoger la entrada al Museo en las taquillas de acceso preferente (taquillas 1 y 2). Gratuidad con acreditación de discapacidad.

Contacto para personas sordas: elpradoparatodos@museodelprado.es

Programas públicos
Comunidad
Horario
Sábados a las 12.30, 16.00 y 17.30 h
Domingos a las 11.00, 12.30 y 16.00 h
Duración
1 hora aproximadamente
Destinatarios
Público general
Lugar de realización
Museo Nacional del Prado
Aforo
25 personas
Acceso
Puerta de Jerónimos
Punto de encuentro
Mostrador de Educación
Precio
Actividad gratuita para los visitantes con entrada al Museo
Accesibilidad
Actividad inclusiva con intérprete de LSE el 23 de febrero a las 12.30 h

Ficha de las obras

Las Pinturas Negras de Goya

En febrero de 1819, el pintor Francisco de Goya, que ya contaba con 72 años, compró una pequeña casa de campo a las afueras de Madrid, en una zona elevada al otro lado del río Manzanares, no muy lejos del puente de Segovia. Con el tiempo, esa casa pasó a ser conocida como la “Quinta del Sordo”, en clara referencia a la condición del pintor, que en 1793 había sufrido una grave enfermedad que le provocó una irreversible sordera. Curiosamente, a finales de ese año de 1819 volvió a sufrir una grave enfermedad, de la que pudo recuperarse gracias a los cuidados de su amigo el doctor Arrieta.

            En esa casa el pintor vivió hasta 1823, momento en que la legó a su nieto Mariano y se exilió a Burdeos (Francia) por su desacuerdo con el régimen absolutista impuesto por el rey Fernando VII.

            Goya decoró dos habitaciones, una en la planta baja y otra en la superior, con quince pinturas murales -una de ellas actualmente desaparecida- cuya disposición original se ha reconstruido -con algunas discrepancias entre los investigadores que las han estudiado- gracias a la información suministrada por diferentes documentos, entre ellos un inventario supuestamente realizado a la muerte de Go­ya en 1828 y atribuido a su amigo el pintor Antonio Brugada, las descripciones que ofrece Charles Yriarte en la monografía sobre el pintor que publicó en 1867, poco después de visitar la Quinta, y las fotografías realizadas hacia 1866-74 por Jean Laurent, en las que se pueden apreciar los fingidos marcos que rodeaban las pinturas y el papel pintado que cubría las paredes de las citadas habitaciones.

            Así, en la sala de la planta baja estarían Saturno devorando a un ­hijo, Judit y Holofernes, Una manola: Leocadia Zorrilla, Dos viejos, Dos viejos comiendo, El aquelarre o El gran ­cabrón y La romería de San Isidro, mientras que en la sala de la planta alta se encontrarían Dos mujeres y un hombre, La lectura, Duelo a garrotazos, El Santo Oficio, Las Parcas (Átropos), Asmodea y ­Perro semihundido.

            Popularmente conocidas como Pinturas Negras por el uso que en ellas se hace de los pigmentos oscuros y negros y también por lo sombrío de los temas, Goya empleó una técnica mixta y se expresó con gran libertad, ajeno a cualquier convencionalismo, pintando -con brochazos enérgicos y acusados contrastes de blancos, ocres y grises- las escenas que ahora podemos contemplar sobre otras composiciones anteriores, de carácter marcadamente decorativo, probablemente realizadas también por él.

            No existe, al parecer, un programa unitario o un hilo argumental que pueda vincular todas las escenas, aunque sí hay temas que se repiten en varias de ellas: brujos y brujas, la presencia del demonio, la sexualidad, la religión, la vejez, la muerte, la violencia, la inestabilidad política del país…

            En 1874 Salvador Martínez Cubells, restaurador del Museo del Prado, arrancó las pinturas y las trasladó a lienzo por encargo del barón Frédéric Émile d'Erlanger, que había adquirido la casa el año anterior. Este expuso las pinturas en la Exposición Universal de 1878, en París, donde pasaron prácticamente desapercibidas, y en 1881 las donó al Estado español, que las destinó al Museo del Prado, donde se exhiben desde 1889.

Galería

RECURSOS

Las Pinturas Negras de Goya

Arriba