Patrimonio Nacional y el Museo del Prado colaboran en el estudio y restauración de El Calvario de Van der Weyden

De izq a dcha.: Miguel Zugaza, Director del Museo del Prado; Plácido Arango, Presidente del Real Patronato del Museo del Prado;  Nicolás Martínez Fresno, Presidente de Patrimonio Nacional; Manuel Marín, Presidente de la Fundación Iberdrola, y el Prior del Monasterio de El Escorial

De izq a dcha.: Miguel Zugaza, Director del Museo del Prado; Plácido Arango, Presidente del Real Patronato del Museo del Prado; Nicolás Martínez Fresno, Presidente de Patrimonio Nacional; Manuel Marín, Presidente de la Fundación Iberdrola y el Prior del Monasterio de El Escorial

    Patrimonio Nacional y el Museo Nacional del Prado han suscrito hoy un convenio de colaboración que permitirá a la pinacoteca acometer los trabajos de restauración de El Calvario de Rogier van der Weyden. La intervención sobre esta obra maestra de la pintura flamenca del siglo XV, especialmente vinculada a la historia de España y de su monarquía, se llevará a cabo en el marco del programa de restauración del Museo, patrocinado por la Fundación Iberdrola.

    lunes 23 de mayo de 2011

    El Museo del Prado y Patrimonio Nacional han suscrito hoy un convenio de colaboración para el estudio técnico y la restauración, en los talleres del Museo, de El Calvario de Rogier van der Weyden, una de las grandes obras de la prestigiosa colección de pintura flamenca atesorada por Felipe II que se conserva oficialmente documentada desde 1574 en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y que, junto a El Descendimiento, hoy en el Museo del Prado, forman la más alta representación de ejemplos del maestro de Tournai en España. Este proyecto se incorpora al programa de restauración del Museo del Prado que cuenta con el patrocinio de la Fundación Iberdrola desde el pasado año 2010.

    Rogier Van der Weyden (Tournai 1399/1400-Bruselas 1464) fue, junto a Jan van Eyck, el pintor más importante de los Países Bajos durante los años centrales del siglo XV y su influencia se hizo sentir de forma decisiva en numerosos artistas del momento e incluso hasta bien entrado el siglo XVI. La maestría de sus composiciones, la elegancia en las actitudes y proporciones de sus figuras, y el profundo dramatismo de sus gestos, son algunas de las características que han permitido consagrarle como uno de los grandes maestros de la pintura universal.

    Rogier realizó El Calvario probablemente en torno a 1460, cuatro años antes de su muerte, para la Cartuja de Scheut, próxima a Bruselas, institución a la que estuvo muy estrechamente ligado. La obra fue vendida por la Cartuja en 1555, según figura en los documentos de sus archivos, pero se desconoce exactamente quien fue su comprador. Se sospecha que fuera la Gobernadora de los Países Bajos, María de Austria, más conocida como María de Hungría, la que la adquirió, antes de su partida definitiva a España en 1556, acompañando a su hermano, el emperador Carlos V. Aunque también pudo ser directamente su sobrino Felipe II, quien estuvo también en ese año de 1555 (desde agosto) en la ciudad de Bruselas. Sea de una forma u otra, la obra entra en las colecciones reales españolas a partir de este momento.

    Los diversos avatares por los que ha pasado esta magnífica obra en el Monasterio de El Escorial –los distintos cambios de ubicación dentro del edificio, el traslado forzoso a Madrid durante la invasión napoleónica, etc.- tuvieron consecuencias sobre el estado de conservación de esta excepcional tabla de madera de roble compuesta de trece paneles de fino grosor, como es habitual en este tipo de tablas flamencas del siglo XV, cuyas grandes dimensiones la hacen ser realmente única en su momento.

    El estudio y posterior restauración de El Calvario de Weyden será llevada a cabo por el equipo de restauración del Museo del Prado en colaboración con los técnicos de Patrimonio Nacional, para lo cual el Museo pone al servicio del proyecto los medios técnicos y la experiencia adquirida en la restauración de obras sobre tabla en las últimas décadas, incluida la de El Descendimiento, del mismo autor, intervenida en 1993. El proyecto contempla, en un largo proceso de trabajo, un estudio complejo y completo de la obra para poder alcanzar la mejor solución para el tratamiento de conservación y restauración que requiere, cuya complejidad representará sin duda un nuevo hito para las dos instituciones y un acontecimiento de singular importancia en el campo de la historia del arte y de la conservación artística.

     
    Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
    España es cultura Spain is culture
    Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
    Calle Ruiz de Alarcón 23
    Madrid 28014
    Tel. +34 91 330 2800.
    Todos los derechos reservados