No solo Goya

    jueves 05 de mayo de 2011

    La exposición prosigue con las obras procedentes de la familia Madrazo, en las que está representada toda esta dinastía de pintores –José, Federico, Raimundo, Juan y Pedro- además de Mariano Fortuny. Este conjunto -formado por dibujos, estampas y fotografías- permitirá conocer el proceso creativo de estos artistas y revelará, a través de las obras sobre papel que coleccionaban, sus intereses y sus gustos. A continuación, se muestra la colección de estampas y dibujos relacionados con la teoría del arte y la arquitectura, así como con la reproducción, interpretación y difusión de la pintura, de José María Cervelló, adquirida a la vez que su importante Biblioteca.

    Tras estas cuatro secciones, el discurso expositivo se centra en uno de los apartados más singulares de la muestra que está dedicado a los cuadernos y álbumes de dibujos, aspecto muchas veces olvidado por la historiografía artística y el coleccionismo. En esta sección se muestran las adquisiciones de álbumes y cuadernos de artistas españoles de los siglos XVI al XIX que permiten apreciar su proceso de trabajo y aprendizaje y el modo en que guardaban memoria visual de aquello que les interesaba. Desde el más antiguo de un artista anónimo del círculo del escultor Juan de Anchieta a los más modernos de Martín Rico.

    La parte final de la exposición –tres últimos apartados- se dedica a la fotografía, con una primera sección centrada en los álbumes de fotografía, concebidos como muestrario, ilustración o ejercicio estético. Desde los muestrarios de la empresa Laurent y Cia hasta el álbum realizado con detalles de pinturas del Museo presentes en la exposición celebrada en Ginebra durante la Guerra Civil, estas obras permitirán analizar el papel que desempeñó la fotografía en la difusión y estudio de las obras de arte.

    Una segunda sección está dedicada al estudio de la imagen del Museo del Prado a través de la fotografía, con imágenes de los exteriores del Museo obtenidas por fotógrafos extranjeros como Clifford o Louis de Clercq , imágenes difundidas en copias de gran formato a través del mundo como postales, que ayudarán a conocer las transformaciones del edificio y su entorno. Se exhiben también en esta sección fotografías estereoscópicas, negativos de cristal del Museo durante la Guerra Civil y albúminas con los efectos devastadores que ocasionó un ciclón sobre el edificio del Casón del Buen Retiro en 1886.

    La exposición finaliza con una tercera sección de fotografías centrada en una extraordinaria colección de fotografías de la segunda mitad del siglo XIX, reunida en gran parte por Luis de Madrazo, que pone de manifiesto el interés y uso que tuvo la fotografía entre los artistas de esta época. En ella destaca un conjunto de positivos en papel a la sal de la escuela fotográfica romana –Giacomo Caneva y Frederic Flacheron entre otros–, en los que quedó plasmada la Roma de mediados del siglo XIX, sus monumentos, sus habitantes y sus obras de arte, y que de alguna manera sustituyó a los cuadernos de viaje. Como complemento se adquirieron varias fotografías de esta misma escuela que formaron parte del álbum reunido por Bernardino Montañés, becado en Roma al mismo tiempo que Luis de Madrazo. Finalmente se incluyen dos retratos de la reina Isabel II realizados por Jean Laurent, que evidencian las posibilidades expresivas del retrato fotográfico y su utilización como modelo por los pintores.

     
    Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
    España es cultura Spain is culture
    Portal de la transparencia. Gobierno de España
    Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
    Calle Ruiz de Alarcón 23
    Madrid 28014
    Tel. +34 91 330 2800.
    Todos los derechos reservados