El Autorretrato de 1498 es uno de los primeros autorretratos que se conocen. Alberto Durero no se representa haciendo alusión a cualquier otra faceta de su vida, sino reflejando la conciencia de sí mismo como creador -tal y como indica la inscripción- y a su vez como “gentiluomo”: hombre elegante, cortesano, como un caballero.

La vida de Durero –considerado el introductor del Renacimiento italiano en la Alemania del siglo XV- corre paralela a la de dos personajes como Leonardo da Vinci y el Bosco. En su obra se fusionan de forma admirable la fuerza expresiva germana, el realismo flamenco y el Renacimiento italiano.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados