El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Suría, Tomás de

Tomás Suría fue un pintor, dibujante, grabador en lámina y medallista y una de las figuras más sobresalientes en la historia del grabado en Nueva España. Nació en Madrid en abril de 1761, hijo de Francisco Suría y Feliciana Lozano. A los doce años, en octubre de 1773, se matriculó en la Academia de San Fernando, comenzó a estudiar la técnica del grabado con Jerónimo Antonio Gil y llegó a ser uno de los alumnos más aventajados de la Academia a la vez que el predilecto de su maestro. En 1778, a los diecisiete años de edad, por real orden marchó a México con Jerónimo Antonio Gil, con el cometido de ayudar en la fundación de una escuela de grabado. En esta ciudad permaneció el resto de su vida. Desde su llegada fue pensionado en la Casa de la Moneda al igual que sus compañeros de viaje, asistiendo con dedicación plena a las clases de Antonio Gil. Posteriormente pasó a ocupar el puesto de tallador en la citada Casa. Suría grabó, al igual que su maestro, en hueco y en lámina, reproduciendo retratos, estampas religiosas y perspectivas. Estuvo en relación con la Academia de San Carlos desde los primeros momentos de su fundación, pues como pensionado de la Oficina de Grabado de la Real Casa de Moneda realizó, en 1783, varios dibujos destinados a la enseñanza. En 1788 la deficiencia de las enseñanzas de los directores de la Academia le llevó a formular una queja oficial junto a otros compañeros. En septiembre de 1790, seleccionado por Jerónimo Antonio Gil, inició su relación con el marino Malaspina, autor de la expedición científica que lleva su nombre embarcándose en la corbeta Atrevida en el puerto de Acapulco como profesor de pintura y permaneciendo durante los seis meses que duró la campaña por la costa del noroeste de América. Estuvo encargado de elaborar una Historia Natural recogiendo documentación gráfica, principalmente de las personas y también de las costumbres y lugares encontrados. Desde su salida de México escribió un diario ilustrado con algunos dibujos que han servido para identificar otros dibujos suyos que se consideraban anónimos. Actualmente una parte de este diario con sus dibujos se encuentra en la Yale University Library. Suría fue muy apreciado por Malaspina, quién le consideró artista de formación académica y de gran habilidad para el retrato. A su regreso a la ciudad de México volvió a la Casa de la Moneda, en cuya oficina de grabado figuraba como pensionado junto a José Esteve en junio de 1794, según consta en la Relación de individuos de la Oficina y Escuela de Grabado de la Casa de la Moneda de México. A la muerte de Jerónimo Antonio Gil, ocurrida el 18 de abril de 1798, fue nombrado grabador mayor. En 1806 fue ascendido al puesto administrativo de contador ordinario de pagos de tercera clase; posteriormente estuvo también empleado en la Academia de San Carlos y sirvió de secretario en varias comisiones gubernamentales. En 1792, tras su regreso, dibujó el retrato de Jerónimo Antonio Gil que luego grabaría su yerno Fernando Selma, grabador de cámara del rey, y con el que la Academia quiso honrar a su director general. Desde este momento hizo numerosos grabados hasta 1834, año en que llevó a cabo su última obra conocida. Un escrito de Suría dirigido al presidente de la Academia el 28 de febrero de 1826, dejó prueba de su anhelo por un título o puesto oficial en la Academia, que nunca llegó a alcanzar a pesar de, como él mismo argumentó, ser fundador de la misma y compañero de Jerónimo Antonio Gil.
(Texto extractado de: Cano Cuesta M., Catálogo de Medallas Españolas, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2005, pp. 194-195).

Obras (4)

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba