Num. de catálogo
P01205
Autor
Velázquez, Diego Rodríguez de Silva y
Título
El bufón Calabacillas
Cronología
1635 - 1639
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Medidas
106 cm x 83 cm
Escuela
Española
Tema
Retrato
Expuesto
No
Procedencia
Colección Real (Torre de la Parada, El Pardo-Madrid, 1703-1711; Palacio Real Nuevo, Madrid, cuarto del infante don Javier, 1772, nº 1012; Palacio Real Nuevo, Madrid, pieza de comer, 1794, s. n.; Palacio Real, Madrid, pieza de comer, 1814-1818, nº 1012).

Aunque durante mucho tiempo ha sido identificado con el llamado Bobo de Coria, el personaje que aparece casi arrumbado en el suelo indeterminado es Juan Calabazas, que sirvió primero como bufón del cardenal infante don Fernando de Austria y en 1632 pasó al servicio del rey, para morir siete años más tarde. Su sonrisa entre alelada y beatífica y las calabazas que tiene junto a sí en el suelo son claros indicios del retraso mental que afectaba a este bufón. También lo es su nombre, que se cuenta entre los que han sido denominados como nombres-mote; es decir, aquellos puestos a posteriori y que se basan en una característica física, psíquica o biográfica del interesado. Calabazas es un apellido que se documenta respecto a otros bufones desde mediados del siglo XVI y hace alusión a una tara mental, por cuanto existía una tradición de uso de esa palabra para referirse a la falta de juicio. Se ha apuntado muy atinadamente que la relación entre este fruto y la estulticia procede en parte del hecho de que fuera común el uso de cascos de calabaza para la compostura de heridas en el cráneo. Estamos ante uno de los varios retratos de bufones de Velázquez que basan su eficacia comunicativa en la presencia imponente del personaje en un primerísimo plano, su ubicación en un espacio indeterminado, su extraña y casi descoyuntada postura (inadecuada en cualquier otro tipo de retrato) y el juego entre la deformidad física y la expresión insólita. Además, en este llama poderosamente la atención el tratamiento técnico, sobre todo en lo que se refiere a la cabeza, realizada a base de un eficaz difuminado que evoca dos de los versos del poema de Rafael Alberti dedicado al pintor: Nunca la línea se sintió más ágil / y menos responsable del contorno (Texto extractado de Portús, J.: Velázquez. Guía, Museo del Prado, 1999, p. 174).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados