El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Expedición de don Lope de Hoces al Brasil
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo

Expedición de don Lope de Hoces al Brasil

Hacia 1636. Óleo sobre lienzo, 166 x 241 cm.

Este lienzo forma parte de una serie de seis cuadros, cinco de ellos relativos a la cam­paña bélica del Capitán General don Lope de Hoces contra los holandeses en Brasil entre noviembre de 1635 y febrero de 1636, con­memorando el sexto la toma de la isla antilla­na de San Martín por el mismo don Lope y Nicolás de Masibradi, comandados por el Marqués de Cadereyta, en 1633. Si la victoria de Oquendo no tuvo tras­cendencia efectiva ya que, aunque detuvo de momento el progreso de los holandeses en la colonia hispanolusa, a la larga éstos recibían constantes refuerzos que les permitieron ex­tenderse ocupando los puertos y controlan­ do las rutas marítimas mientras que Portugal, en crecientes dificultades económicas por sequías y hambrunas, no era capaz de costear la defensa de sus propias posesiones de ultra­mar, desde la corte de Madrid seguía pen­sándose en desalojar las bases holandesas des­pachando una expedición para tal fin. Sin embargo, tanto don Fadrique de Toledo co­mo el Marqués de Velada y el Marqués de Cadereyta, rehusaron conducirla por pare­cerles insuficiente para el fin que se preten­día, siendo al fin don Lope de Hoces, hom­bre también avezado en la guerra contra las Provincias Unidas en ultramar, quien condu­ciría el refuerzo de 4.000 hombres a las plazas brasileñas, aunque sin poder entrar en Pernambuco debido al gran calado de sus galeones, momento que constituye el preci­so asunto de este cuadro. El resto de la serie relata las batallas contra la armada enemiga durante el desembarco de las tropas para re­forzar Bahía y Las Lagunas, y la misión sub­siguiente de don Lope de escoltar la flota de azúcar hacia Curaçao y Europa con tan solo las naves capitana y almiranta y un patache (galeón de menor orden), siendo atacado por ocho grandes buques holandeses, entre el 19 y 20 de febrero de 1636, a los que consiguió rechazar quedando su pequeña escuadra in­demne y con grandes daños la arboladura del adversario. La Academia de la Historia guar­da la carta oficial de don Lope a su vuelta a la Corte, en la que considera cumplida su misión puesto que puso en tierra a los solda­dos del socorro, custodió la venida de la flo­ta e invalidó los propósitos del enemigo. Esta campaña, despachada por la Coro­na pese a la opinión en contra del Consejo de Guerra, llevada a cabo con éxito por don Lope de Hoces en un momento político que distaba mucho del croarle minivilis que constituyó el 1625, fue sin duda suficiente motivo para la realización de una gran serie para la decoración del Palacio del Buen Re­tiro que, como es sabido, ocupaba un alto lugar dentro de los intereses del rey Felipe IV y de su valido Olivares. Es posible que el encargo proviniera del propio don Lope co­mo medio de propaganda personal, como ya había sucedido con Oquendo, pero no consta en los inventarios (hay que tener en cuenta que no existen inventarios de este palacio en tiempos de Felipe IV, efectuándo­se el primero en 1700 a la muerte de su hi­jo Carlos II). Por otra parte pudo tratarse de un encargo real al pintor Juan de la Corte, que ya había realizado numerosos cuadros para la decoración del Buen Retiro. De he­cho el carácter narrativo de la serie es bien diferente del ya visto en la de don Antonio de Oquendo, ya que no trata de describir con tanto detalle los pormenores de la ac­ción personal del capitán como de la victo­ria de la difícil expedición despachada por la Corona. En este sentido es notorio el consi­derable mayor valor que se dio a estos cua­dros ya que, mientras los de Oquendo se ta­saban en la testamentaria de Carlos II en 1700 en seis doblones los cuatro, el que nos ocupa se valoraba individualmente en cinco doblones ("Otta [pintura] de ttres Uaras de largo y dos de altto con Vna Marina de los Sulnesos de don lope con marco negro ta­sada en Zinco Doblones"), [pintura]: Una Armada nabal: de dos varas de alto y tres menos quarta de ancho...400"). Por otro la­do, estudios de Von Barghahn sobre la re­construcción de las galerías de pinturas del Buen Retiro sitúan esta obra en el salón Planetario del Rey, ubicación mucho más digna que los lugares de paso que ocuparon los de Oquendo en al Alcázar.

La primera atribución conocida a Juan de la Corte la daba el académico de la Historia Fernández Duro a finales del siglo pasado, añadiendo que habían formado parte de la decoración del Buen Retiro, hecho este último confirmado por los inventarios reales. Teniendo en cuenta el carácter docu­mentado de los escritos de este académico y a la vez su casi nula relación con los asuntos artísticos, podemos pensar que este dato pu­do conocerlo a través de algún historiador relacionado con las pinturas del Museo del Prado como, quizá, don Pedro de Madrazo, encargado en estos años de su catalogación. A nuestro entender hay suficientes factores estilísticos que enlazan con el arte de este pintor. Por otro lado existe un evidente pa­rentesco entre las vistas tercera, cuarta y quinta de la serie con los dos cuadros cono­cidos de la batalla de don Antonio de Oquendo, uno de ellos con la firma del au­tor. Asimismo, son de notar algunos detalles iconográficos, como el hecho de que el pa­bellón real de Lope de Hoces (que se des­pliega, paradójicamente, en sentido opuesto al viento), donde aparecen reproducidos Santiago Matamoros y la Virgen con las ar­mas reales a ambos lados del Crucificado, es casi exacto al de Oquendo que no se corres­ponde con el estandarte auténtico que per­tenece a los descendientes de éste, así como otros detalles de la representación de los na­víos y sus arboladuras, engalanado, fanales y espejos de popa, etc.

El cuadro representa el momento en que la capitana de España, bajo el mando de don Lope, lanza un disparo de cañón tratan­do de alcanzar las naves enemigas que toda­vía se están retirando para unirse a las demás en la playa, donde no podían darles alcance las capitanas y los cuatro galeones de la armada hispanolusa. Una chalupa a remos con las armas de Castilla marcha tras el enemigo mientras un galeón, de menor orden que los anteriores, avanza hacia una galera holandesa. Entre la flota de Hoces se pueden contar 17 banderas con las quinas de Portugal y otras 13 banderas blancas con las armas reales de Cas­tilla o la cruz de San Andrés de la casa de Borgoña, mientras que entre la armada de las Provincias Unidas se cuentan no menos de 26 barcos a cuya derecha, en la costa, apare­cen tres fortalezas holandesas de distinto tipo (circular, cuadrangular y pentagonal, estas dos últimas con bastiones de esquina), como sa­cadas de un tratado de fortificaciones milita­res, algunas de las cuales aparecen en otras pinturas conocidas de Juan de la Corte. La serie completa ingresó a través de las colecciones reales en el Museo Real de Pin­tura y Escultura, hoy Museo del Prado, apa­reciendo en su inventario de 1857. Poste­riormente se depositaron en el Ministerio de Ultramar por Real Orden de 1881, donde los vio Fernández Duro. Por último, una Or­den Ministerial de 10 de octubre de 1932 dispuso su depósito en el Ministerio de Ma­rina (junto con otros doce cuadros de batallas y vistas de puertos a cambio de los tres tondos conservados que pintó Goya para el palacio de Godoy, desde entonces expuestos en el Museo del Prado), donde permaneció en la sala del Olimpo del archivo-palacio del Viso del Marqués hasta que pasó al Museo Naval de Madrid en 1993, donde se expone hasta hoy con los otros de la serie.

Esplendores de Espanha de el Greco a Velazquez, Arte Viva, 2000, p.90-91

Ficha técnica

Número de catálogo
P005945
Autor
Anónimo
Título
Expedición de don Lope de Hoces al Brasil
Fecha
Hacia 1636
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 166 cm.; Ancho: 241 cm.
Serie
Serie Expedición de Lope de Hoces a Brasil
Procedencia
Colección Real (Palacio del Buen Retiro, Madrid, 1794, nº 683)

Bibliografía +

Espinós, Adela; Orihuela, Mercedes y Royo Villanova, Mercedes, ''El Prado disperso''. Cuadros depositados en Madrid. IX. Museo Naval, Boletín del Museo del Prado, III, 1982, pp. 198.

Barghahn, Barbara Von, Philip IV and the Golden House of the Buen Retiro in the Tradition of Caesar, Garland PublishingInc., Nueva York, 1986, pp. 210.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, I, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1990, pp. 210.

Esplendores de Espanha de el Greco a Velazquez, Arte Viva, 2000, pp. 90-91.

Luna, J. J., Guerra y pintura en las colecciones del Museo del Prado. S. XVI a Goya, Arte en tiempos de guerra Jornadas de Arte (14º.2008.Madrid), 2009.

Otros inventarios +

Inv. Testamentaría Carlos III, Buen Retiro, 1794. Núm. 683.
Otra [pintura]: Una Armada nabal: de dos varas de alto y tres menos quarta de ancho...400

Inv. Real Museo, 1857. Núm. 2564.
Escuela flamenca / 2564. Combate naval año de 1635. / Alto 5 pies, 11 pulg; ancho 8 pies, 7 pulg, 6 lin.

Exposiciones +

De El Greco a Velázquez. La cultura española durante la Unión Ibérica, 1580-1640
Río de Janeiro
12.07.2000 - 24.09.2000

Ubicación +

Madrid - Museo Naval (Depósito)

Fecha de actualización: 06-05-2019 | Registro creado el 18-08-2018

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba