Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Enciclopedia online

Ángel caído, El [Bellver]
1879, bronce, 265 cm, glorieta del Ángel Caído, parque del Retiro, Madrid [E727].
Está inspirada en un fragmento del «Canto I» de la obra de Milton El Paraíso perdido, según se recoge en el catálogo de la Exposición Nacional de 1878: «por su orgullo cae arrojado del cielo con toda su hueste de ángeles rebeldes para no volver a él jamás. Agita en derredor sus miradas, y blasfemo las fija en el empíreo, reflejándose en ella el dolor más hondo, la consternación más grande, la soberbia funesta y el odio más obstinado». Es muy probable que la idea de representar al demonio como un bello atleta adolescente deba ponerse en relación con el Lucifero del italiano Costantino Corti, que figuró en la Universal de París de 1867, más que con la pieza tallada por Martínez Montañés para el Retablo de san Miguel de Jerez de la Frontera, como sugirió María ­Elena Gómez Moreno. La versión en yeso fue terminada en Roma en 1878, como trabajo reglamentario de ­tercer año, durante su periodo de pensionado en la Academia de España. Inmediatamente después fue presentada a la Nacional, cuyo jurado le concedió la primera medalla con cinco votos favorables, entre ellos los de Francisco Torrás, Jerónimo de Suñol y Carlos Luis Ribera, mientras que se opusieron Vicente Esquivel, «porque no reunía las condiciones», y Eugenio Duque, que la encontraba «desprovista de todo buen gusto [...] y en ninguna relación poética con la fantástica creación» de Milton, aparte de consideraciones anatómicas y recuerdos barrocos, que con­sideraba poco afortunados, según recoge Reyero (2002). Los críticos españoles se mostraron entonces relativamente poco entusiastas con la obra. Así, Picón se limitó a decir que era «una composición atrevida, de incorrecto dibujo, pero vigorosa, enérgica, de un aspecto muy decorativo»; ­Rouget también se detuvo más en analizar defectos, «como por ejemplo el brazo derecho del ángel que es muy corto, como si el autor se hubiera preocupado al hacerlo de la perspectiva simulada». El más satisfecho fue Martínez de Velasco, para quien la expresión revelaba «claramente la desesperación, el despecho, el odio satánico del ángel rebelde, que pretendiendo ser igual a Dios, fue vencido y arrojado a los abismos del mal». Sin embargo, parece como si, una vez elegida para figurar en la Universal de París de 1878, hubiesen quedado olvidadas todas las adversativas, hasta convertirse en una escultura unánimemente admirada. Incluso ya entonces, los críticos franceses se dignaron referirse a ella con respeto: Lamarre y Louis-Lande hablan de su «sobrecogedora» actitud. A Jouin le parece que «el artista hubiera visto a Lucifer en su caída fulminante». Dubosc de Pesquidoux no tiene reparos en decir que «haría honor a cualquier artista. Sabiamente colocada y modelada, la figura tiene una expresión nueva [...]. Se adivina el dolor de su rencor en el modo violento con el que levanta su pecho, crispa sus dedos y lanza a Dios una incomprensible imprecación». También la crítica italiana la tuvo entonces en consideración. Entre otros, mereció la atención de ­Massarani, para quien «indudablemente queda fuera de lo que vulgarmente se llaman las cosas mediocres», y su interpretación cobra tintes de españolidad: «se parece bastante más al azufre de la Santa Hermandad que a las sublimes abstracciones de Milton». Antes de volver de París, el Estado español, que ya había adquirido el yeso, decidió pasar la pieza a bronce, para lo que llegó a un acuerdo con el escultor, que, si bien deseaba fundir la pieza en Roma, aceptó las condiciones que le impusieron. Una vez ingresada la obra en el Museo, se iniciaron los trámites para su exhibición al aire libre, en forma de monumento, inaugurado en 1885, sobre un pedestal ideado por Francisco Jareño. El modelo en yeso (destruido tras la fundición) fue adquirido por real orden de 4 de enero de 1879 por 4 500 pesetas, después de recibir primera medalla en la Exposición Nacional de 1878. Por el bronce se pagaron 10 000 pesetas. Fue cedido al Ayuntamiento de Madrid, para ornato del parque del Retiro, el 31 de octubre de 1879.

Carlos Reyero

Bibliografía

  • Baztán Vergara, Francisco, Monumentos de Madrid, Madrid, Sección de Cultura, 1959.
  • Catálogo de la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1878, Madrid, 1878, pp. 86-87, n.º 406.
  • Dubosc de Pesquidoux, L., L'art dans les deux mondes. Peinture et sculpture (1878), París, E. Plon, 1881, t. I, p. 461.
  • Exposition Universelle de 1878. Espagne. Section des Beaux-Arts. Catalogue spécial, París, Imprimerie Typographique de A. Pougin, 1878, p. 21.
  • Gaya Nuño, Juan Antonio, Arte del siglo XIX, «Ars Hispaniae», Madrid, Plus Ultra, 1966, t. XIX, pp. 304-305.
  • Gómez Moreno, María Elena, Arte español del siglo XIX. Pintura y escultura, «Summa Artis», Madrid, Espasa Calpe, 1993, t. xxxv-1.ª, pp. 94-95.
  • Jouin, H., La sculpture en Europe 1878, París, E. Plon, 1879, p. 138.
  • L'Illustrazione Italiana, 9 de mayo de 1878, pp. 314 y 324.
  • Lamarre, Clovis, y Louis-Lande, Lucien, L'Espagne et l'Exposition de 1878, París, Librairie Dh. Delagrave, 1878, p. 191.
  • Martínez de Velasco, E., «Madrid. Exposición de Bellas Artes, El ángel caído, estatua en yeso de D. Ricardo Bellver», La Ilustración Española y Americana, Madrid, 1878, pp. 203-204.
  • Massarani, Tullo, Esposizione Universale del 1878. L'Arte a Parigi, Roma, Tipografia del Senato, 1879, pp. 165-166.
  • Melendreras Gimeno, J. L., «Dos escultores del eclecticismo español: Ricardo Bellver y Agustín Querol», Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, n.º 87, Madrid, 1998, 2.º semestre, p. 422.
  • Reyero, Carlos, Escultura, museo y Estado en la España del siglo XIX. Historia, significado y catálogo de la colección nacional de escultura moderna, 1856-1906, Alicante, Fundación Eduardo Capa, 2002, pp. 48-50 y 171-173.
  • Reyero, Carlos, y Freixa, Mireia, Pintura y escultura en España, 1800-1910, Madrid, Cátedra, 1995, p. 263.
  • Rouget, E., «La Exposición General de Bellas Artes. Apuntes críticos», Revista Contemporánea, Madrid, 1878, p. 243.
  • Salvador Prieto, María Socorro, La escultura monumental en Madrid: calles, plazas y jardines públicos (1875-1936), Madrid, Alpuerto, 1990, p. 109.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados