Enciclopedia online

Atenea Pártenos [Fidias]
130-150 d. C., talla en mármol blanco de grano fino, 96 x 36 x 40 cm [E47]. Copia romana de un original griego de Fidias fechado h. 440 a. C.
La Atenea Pártenos de Fidias (activo entre 460 y 420 a. C.), custodiada en el Partenón como símbolo de Atenas hasta el siglo V d. C., se contaba entre las más admiradas obras de la Antigüedad. La pequeña estatua del Prado reproduce en una reducción de escala 1:12 la estatua original, de aproximadamente 12 m de altura, que fue instalada en 438-437 a. C. en el templo de la Pártenos («virgen») Atenea en la Acrópolis ateniense. La estatua monumental, erigida por Fidias tras diez años de trabajo, estaba compuesta por un núcleo de madera revestido con materiales preciosos: para las zonas de piel se utilizaron placas de marfil y para el atuendo y la mayoría de las partes restantes, placas de oro. Éstas pesaban en total entre 40 y 44 talentos, es decir, unos 1 000 kilogramos y podían ser desmontadas y pesadas una por una. Dado que la estatua y el templo habían sido erigidos con fondos de la liga marítima de Ática y Delos contra los persas, existía la posibilidad de utilizar el oro como medio de pago (Tucídides 2,13). La estatua está concebida como una figura hierática de culto, con una postura rigurosamente frontal y con poco movimiento. El amplio peplo, ceñido a la cintura con un par de serpientes, cae hasta el suelo en forma de tubos claramente separados unos de otros. El original parece haber sido algo más ancho que la réplica de Madrid. Característica de la Atenea Pártenos es la forma de la égida, que protege el torso como una coraza rígida, tal como corresponde a su función. La égida se compone de dos partes y está unida por una máscara humanizada de la Gorgona, que dista de ser aterradora. En la estatua del Prado estaban montadas en los orificios en el borde de la égida serpientes de metal y en el borde del yelmo, sobre la frente, pequeños prótomos de animales. La cabeza se asentaba sobre un cuello largo y vigoroso. Según se puede apreciar en el famoso entallo del artista Aspasios (época augustea) del Museo Nazionale Romano de Roma, Atenea llevaba pendientes y un espléndido collar, que las obras en mármol solo ocasionalmente reproducen; los brazos se adornaban con brazaletes en forma de serpiente. En la mayoría de las réplicas, el rostro es más redondo y no tan alargado como el de Madrid, y la boca, ligeramente abierta, era más pequeña y estaba menos marcada. Atenea lleva un espléndido yelmo ático y sobre él, una cimera de animales fabulosos que sostenían un triple penacho. En el Prado se conservan la parte inferior del cuerpo de la esfinge central y las patas de los caballos alados (pegasoi) laterales, al parecer, trabajados de forma exenta. Las lengüetas de las mejillas, que aparecían levantadas, pero que aquí no se conservan, estaban decoradas con relieves de grifos. Según Plinio (Historia Natural, 36, 18) y Pausanias (1, 24, 5), Atenea posaba su mano izquierda sobre el borde de un escudo -decorado con escenas de una amazomaquia- de cuyo lado interior emergía una enorme serpiente; su mano derecha, estirada hacia adelante, descansaba sobre una columna que sostiene a la diosa de la victoria (en griego: Nike) de dos metros de altura. Nada de esto aparece en la estatua de Madrid y tampoco las representaciones en relieve de la base (nacimiento de Pandora) y en los altos bordes de la suela de las sandalias (centauromaquia). La pequeña estatua del Prado se cuenta, junto con la «estatuilla de Varvakion» del Museo Nacional de Atenas, entre las más fieles reproducciones de la Atenea Pártenos. La fidelidad de los detalles hace pensar en un taller romano de finales de la época adrianea y comienzos de la antoniniana. Procedente de la colección de Carlos III, desde el Palacio Real de Madrid ingresó en 1830 en el Real Museo de Pintura y Escultura.

Stephan F. Schröder

Bibliografía

  • Blanco Freijeiro, Antonio, Catálogo de la escultura, Madrid, Museo del Prado, 1957, pp. 47-48, n.o 47-E.
  • Elvira, Miguel Ángel, Escultura clásica del Museo del Prado. Guía, Museo Nacional del Prado, 1999, p. 70.
  • Fehr, Burkert, «Zur religionspolitischen Funktion der Athena Parthenos im Rahmen des ­delischattischen Seebundes», Hephaistos, I, 1979, pp. 71-91.
  • Leipen, Neda, Athena Parthenos. A Reconstruction, Toronto, Royal Ontario Museum, 1971, p. 4, n.o 3.
  • Leipen, Neda, «Athena Parthenos: Problems of Reconstruction», Parthenon-Kongreß Basel, 1982, Mainz, von Zabern, 1984, pp. 177-181 y 405-406, láms. 9-14.
  • Madrazo, Pedro de, «La diosa Minerva, pequeña estatua de mármol itálico», Museo Español de Antigüedades, VI, Madrid, 1875, pp. 353-366.
  • Schröder, Stephan F., Catálogo de la escultura clásica. Escultura mitológica, Madrid, Museo del Prado, 2004, t. II, n.o 94.
Atenea Pártenos [Fidias]
Lupa
Atenea Pártenos [Fidias]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados