Enciclopedia online

Bonnat, Léon-Joseph (Bayona, 1833- Monchy-Saint-Eloi, 1922). Pintor francés. Hijo de Joseph Bonnat, quien tras varias empresas fallidas en Bayona abrió en Madrid una librería, Léon Bonnat se trasladó a vivir allí con su familia en diciembre de 1846, con apenas trece años de edad. En 1848 fue admitido en la Escuela de Bellas Artes de la Academia de San Fernando, en la que se formó con José y Federico de Madrazo. Según referiría después, en el prefacio a la monografía sobre Velázquez, de Beruete, se formó, primero en visitas con su padre al Prado y después frecuentando el Museo con sus compañeros de clase, «en el culto de Velázquez», «el Maestro por excelencia». Las lecciones que aprendió de él (la relación de la figura con el marco, la gama tonal reducida y el fondo gris neutro, la sugerencia del espacio mediante el uso de la luz y de los valores atmosféricos, un cierto aire de gravedad) se hacen aparentes en algunos retratos familiares de esos años como el Retrato de su hermana Marie y el Retrato de su hermano Paúl, ambos de hacia 1851, y el Retrato de su tío Charles Sarvy, de 1853 (todos ellos en Musée Bonnat, Bayona). Por mediación de Federico de Madrazo, y gracias a la buena acogida del cuadro anterior, recibió el encargo real de realizar un retrato del rey español Fruela II, entre 1850 y 1852, para integrarse a la «Serie cronológica de los reyes de España». Bonnat siguió asistiendo a las clases de la Academia de San Fernando hasta que, tras la muerte prematura de su padre en agosto de 1853, volvió con su familia a Francia. Una beca del Ayuntamiento de Bayona le permitió instalarse en París, en donde en 1854 entró en el taller de Léon Cogniet, y, ya en 1857, marchar a Roma, en donde permanecería hasta 1860. Tras su vuelta a París seguiría un camino triunfal, sorprendiendo a los críticos con escenas religiosas de un crudo realismo, después con cuadros orientalistas producto de un viaje en 1868 a Egipto y Tierra Santa con Jean-Léon Gérôme, y, finalmente, desde mediados de la década de los setenta, con una serie de retratos de un realismo prácticamente fotográfico con los que se convirtió en una especie de retratista oficial de la época. Ante él posaron no solo todos los grandes políticos del momento, sino también literatos (Victor Hugo, Renan, Dumas...) e incluso pintores (Cogniet, Puvis de Chavannes). En 1867 abrió un taller al que asistieron numerosos artistas (entre ellos, Toulouse-Lautrec y el americano Thomas Eakins) a los que intentó inculcar el amor por los maestros españoles y dirigió, cuando pudo, hacia el Museo del Prado. La pintura de Bonnat, progresivamente impregnada de academicismo, seguiría, en cuanto a vitalidad, una evolución inversa a la de su éxito social. Aunque copió en Roma el Inocencio X de Velázquez y alguna vez utilizó citas concretas de obras de éste (por ejemplo, en Mujer joven practicando la caridad a la entrada de la capilla del hospital de San Sebastián en Córdoba, 1863, colección particular, en donde representó, al fondo, la Coronación de la Virgen, Prado), las enseñanzas del maestro sevillano se fueron desvaneciendo en su obra, y ya en el Retrato de Madame Pasca (1874, Musée d'Orsay, París), aunque aún evidentes, aparecen puestas al servicio de la revitalización de la tradición del retrato mundano. Por otro lado, en la década de 1860 emergió ya en su obra, sobre todo en las escenas religiosas, otra influencia mayor de la pintura española que acabaría por suplantar a la de Velázquez: la de Ribera, del que copió en el Louvre el San Pablo Ermitaño, y, en el Prado, en 1864, El martirio de san ­Felipe (ambas copias en el Musée Bonnat, Bayona). Según sus propias palabras, apreciaba en Ribera su «rara energía», «un áspero e intenso rea­lismo al elegir sus asuntos» y «una especie de instintiva ferocidad [...] en su ejecución y tratamiento formal». Utilizó su vida para pintar Ribera dibujando en la puerta del Ara Coeli en Roma (1867, paradero desconocido) y sus lecciones en cuadros como San Vicente de Paúl sustituyendo a un galeote (1866, iglesia de San Nicolás de Chardonnet, París), La Asunción de la Virgen (1869, iglesia de San Andrés, Bayona) y Job (1880, ­Musée Bonnat, Bayona), todos ellos muy criticados en su época, como ha recordado ­Rosenberg, por su crudo realismo, sus «coloraciones fangosas» y sus «tipos vulgares». Por lo demás, y sorprendentemente dados sus puntos de vista progresivamente académicos, Bonnat supo apreciar muy tempranamente, como muestra su retrato de El pintor Ceferino Araujo Sánchez (1864, Prado), el arte de El Greco, con el que consideraba que había comenzado «la libertad» de la pintura española y al que veía como inspirador de los retratos de Velázquez y Goya. Las relaciones de Bonnat con España (reforzadas por vínculos familiares: en 1882 su hermana Marie contrajo matrimonio con el pintor Enrique Mélida) no se interrumpieron jamás: viajó frecuentemente a Madrid, presentó circunstancialmente algunas obras en la Exposición Nacional de Bellas Artes y fue miembro correspondiente de la Academia de San Fernando. En 1919 acompañó al rey de España durante su visita a la Academia Francesa y con este motivo fue promovido para la gran cruz de Alfonso XII. Es probable que el Autorretrato que guarda el Museo del Prado fuera pintado para el Museo de Arte Moderno de Madrid en agradecimiento a esta institución, que a su muerte le dedicó una sesión conmemorativa. La colección de obras de arte que formó a lo largo de su vida y que legó a su ­ciudad natal, dando vida al Musée Bonnat, contiene magníficos ejemplares de obras de El Greco, Ribera, Alonso Cano, Murillo y Goya.

José Álvarez Lopera

Obras

  • El pintor Ceferino Araujo Sánchez, óleo sobre lienzo, 37 x 30 cm, firmado, 1864 [P4319].
  • El pintor Enrique Mélida, óleo sobre lienzo, 38 x 31,5 cm, firmado, 1864 [P4320].
  • Fruela II («Serie cronológica de los reyes de España»), óleo sobre lienzo, 224 x 140 cm, ­firmado, 1858 (en dep. en la basílica de Covadonga, Asturias) [P6261].
  • Autorretrato, óleo sobre lienzo, 77 x 62 cm, firmado, 1918 (en dep. en el Museo Municipal de Málaga) [P7571].
  • Autorretrato de Velázquez, aguafuerte, 277 mm x 202 mm, 1898 [G3019].

Bibliografía

  • Artistas pintados. Retratos de pintores y escultores del siglo XIX en el Museo del Prado, cat. exp., Madrid, Ministerio de Educación y Cultura, 1997, pp. 100-103 y 188-189.
  • Benedite, Léon, «Léon Bonnat (1833-1922)», ­Gazette des Beaux-Arts, vol. VII, n.º 733, París, enero de 1923, pp. 1-15.
  • Cuzacq, René, Léon Bonnat l'homme et l'artiste. Nots sur le Musée Bonnat et ­l'École bayonnaise, Mont-de Marsans, Edit Jean ­Lacoste, 1940.
  • Gruyer, Gustave, Musée de Bayonne. Collection Bonnat. Catalogue Sommaire, Bayonne, Imprimerie A. Lamaignère, 1902.
  • Luxenberg, Alisa, Léon Bonnat (1833-1922), tesis doctoral, Nueva York, New York University, 1991.
  • Luxenberg, Alisa, «Un francés entre `Los Reyes de España': Léon Bonnat y su Retrato de Fruela II», Boletín del Museo del Prado, vol. IX, n.º 29, Madrid, 1990, pp. 67-76.
  • Personnaz, Antonin, Léon Bonnat, París, Société des Amis du Louvre e Imprimerie Generale Lahure, 1923.
  • Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, ­Sesión extraordinaria y pública celebrada el día 19 de abril de 1925. Homenaje conmemorativo del ilustre pintor Léon Bonnat, Madrid, 1925.
  • Rosenberg, Pierre, «De Ribera a Ribot. Del naturalismo al academicismo: el destino de un pintor en pos de su nacionalidad y de su definición estilística», Ribera, cat. exp., Madrid, Museo del Prado, 1992, pp. 147-163.
  • Spain, Espagne, Spanien. Foreign Artists Discover Spain: 1800-1900, cat exp., Nueva York, The Equitable Gallery, 1993, pp. 92-94.
  • Velázquez et la France, cat. exp., Castres, Musée Goya, 1999, pp. 88-91.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados