Enciclopedia online

Bosco, El. Hieronymus van Aeken Bosch (Hertogenbosch o Bois-le-Duc, h. 1450/1460-1516). Pintor flamenco. Hijo de Antonio van Aken y nieto de Jan van Aken, ambos pintores. Debió de aprender el oficio en el taller de su padre, aunque no lo hereda al tener un hermano mayor con la misma dedicación. Aparece por vez primera vinculado a su padre cuando la cofradía de Nuestra Señora encarga un retablo (1475-1476) al escultor Adrian van Wesel para una capilla en la colegiata de la ciudad. Antes de junio de 1481 casa con Aleyt, que, al parecer, disfrutaba de buena situación económica. En 1486 es admitido en la mencionada cofradía dedicada a la Virgen María, importante y de élite, con miembros en diversas ciudades de los Países Bajos. Debía entonces dedicarse a la pintura, aunque no se conserva ninguna, ni se documenta siquiera. Desde su adscripción se mencionan pequeñas misiones y actos en los que partici­pa de forma activa, algunos indicativos de la buena consideración en que se le tenía. En esta primera parte de su vida llevaría a cabo obras como La extracción de la piedra de la locura (Prado) y Prestidigitador (Musée Municipal, Saint-Germain-en-Laye), en las que ya se manifiesta su personalidad singular. La cofradía paga una cantidad a sus aprendices por haber pintado tres escudos en 1503-1504. Ya había adquirido un amplio prestigio en el país a consecuencia del cual comenzaba a firmar sus obras como «Bosch» o «Iheronimus Bosch», apelativo que no se le dio en su lugar de nacimiento, sino que lo motivó su fama creciente por todo el país como alusión a su residencia. Es entonces cuando Felipe el Hermoso le encarga un Juicio Final, es posible que un tríptico, hoy desaparecido, donde se le llama taxativamente «Jeronimus van Aeken dit Bosch». Se ha intentado identificar sin resultado con pinturas conservadas. La más famosa es la de la Akademie der Bildenden Künste, Viena, en exceso restaurada, sobre todo el ala izquierda, una de sus composiciones más imaginativas y pesimistas, donde el Infierno prima sobre un Paraíso casi inexistente. Ya había realizado por entonces obras como los Pecados capitales (Prado), Las bodas de Caná (Boijmans van Beuningen Museum, Róterdam) o la Nave de los locos (Musée du Louvre, París). Se encontraba abierta la cantería de la colegiata de Nuestra Señora, luego catedral, cuyas obras dirigió durante algún tiempo Alart de Hameel, con quien debió de tener una buena amistad, porque después de una ausencia el arquitecto volvió a la ciudad y trabajó como grabador en algunas estampas con modelo proporcionado por el pintor. Quizás ya firmaba sus obras con el sobrenombre de «Bosch» con anterioridad al contrato con Felipe el Hermoso, pero en su ciudad natal no se menciona hasta 1510 (los cofrades se refieren a él por su verdadero nombre, añadiendo «que firma Hheronimus Bosch»). Felipe de Guevara afirma que en esta etapa final de su vida apareció un imitador que falsificaba su firma. Muere en 1516, considerado por sus cofrades como alguien notable de la comunidad, en una buena posición económica y siendo apreciada su pintura incluso en algunas zonas de Europa (Venecia, España). En esta etapa de madurez realiza los trípticos El carro de heno (Prado) y El jardín de las delicias (Prado). Ambos corresponden a lo que el padre Sigüenza llama «pintura macarrónica», donde su capacidad creadora y su imaginación es más evidente, basada en el conocimiento del arte de su época manipulado profundamente hasta obtener resultados insospechados. Sin duda, El Bosco pintó cuadros de altar, como sus contemporáneos, pero muchas de sus pinturas debieron de formar parte de colecciones particulares (una Extracción de la piedra de la locura se documenta en posesión de Felipe de Borgoña, arzobispo de Utrecht, poco después de la muerte del artista). Si la identificación que se ha propuesto es correcta, El jardín de las delicias estuvo en el palacio que Enrique de Nassau tenía cerca de Bruselas y no en su capilla. Dos obras maestras suelen fecharse en sus años finales, los trípticos de La Adoración de los Magos (Prado) y el extraordinario de Las tentaciones de san Antonio (Museu Nacional de Arte Antiga, Lisboa), dedicado a un tema que repitió en varias ocasiones (uno pertenecía a Margarita de Austria en 1516). Por fin se habla de un momento final donde realiza cuadros devocionales en extremo expresivos en los que no falta la caricatura y algún detalle de humor cáustico, como la Coronación de espinas con dos ejemplares (El Escorial, Madrid, y National Gallery, Londres) o algunos con paisajes delicados, San Juan en Patmos (Museo Lázaro Galdiano, Madrid). Su fama no disminuyó con la muerte, aunque algunos lo consideraban loco o herético, y aún surgió una cierta «boscomanía». Pieter Bruegel el Viejo se dejó influir por él. Felipe II le apreció mucho, interpretándolo en clave devota, afirmando que si todos pintaban a los hombres como querían ser, él los pintaba como eran. Por ello la más importante colección de obras suyas se conserva en España, singularmente en el Museo del Prado.

Joaquín Yarza Luaces

Obras

  • La Adoración de los Magos (tríptico), óleo sobre tabla, 138 x 138 cm, firmado, h. 1495 [P2048].
  • Las tentaciones de san Antonio Abad, óleo sobre tabla, 73 x 52,5 cm, h. 1490 [P2049]. Copia.
  • Las tentaciones de san Antonio Abad, óleo sobre tabla, 90 x 37 cm [P2050]. Copia.
  • Las tentaciones de san Antonio Abad, óleo sobre tabla, 90 x 37 cm [P2051]. Copia.
  • El carro de heno (tríptico), óleo sobre tabla, 147 x 212 cm, 1515 [P2052].
  • La creación, óleo sobre tabla, 188 x 77 cm [P2053].
  • Fantasía moral, óleo sobre tabla, 29 x 24 cm [P2054]. Copia.
  • La extracción de la piedra de la locura, óleo sobre tabla, 47,5 x 34,5 cm [P2056].
  • La mesa de los pecados capitales, óleo sobre tabla, 120 x 150 cm, firmado, h. 1480 [P2822].
  • El jardín de las delicias (tríptico), óleo sobre tabla, 220 x 389 cm, h. 1500-1510 [P2823].
  • Las tentaciones de san Antonio Abad, óleo sobre tabla, 70 x 115 cm [P2913]. Taller.
  • Las tentaciones de san Antonio Abad, óleo sobre tabla, 88,3 x 70 cm [P3085].

Bibliografía

  • Bango Torviso, Isidro, G., y Marías, Fernando, Bosch. Realidad, símbolo y fantasía, Madrid, Sílex, 1982.
  • Brans, J. V. L., Hieronimus Bosch (El Bosco) en el Prado y en el Escorial, Barcelona, Omega, 1948.
  • Friedländer, Max Julius, Geertgen tot sins Jans and Jerome Bosch, Early Netherlandish Painting, Leyden, A. W. Sijthoff, 1969, t. V.
  • Garrido, Carmen, y Van Schoute, Roger, El Bos­co en el Museo del Prado. Estudio técnico, Madrid, Museo del Prado, Aldeasa, 2001, pp. 161-193.
  • Koldewei, Jos, Vermet, Bernard, y Kooij, Barbara van (eds.), Hieronymus Bosch. New Insights into his Life and Work, Rotterdam, 2001.
  • Marinijssen, Roger Henri, y Ruyffelaere, Peter, Jérôme Bosch. Toute l'oeuvre peinte et dessinée, Amberes, 1987.
  • Mateo Gómez, Isabel, El Bosco en España, Madrid, CSIC, 1991.
  • Tolnay, Charles de, Hieronymus Bosch, Londres, 1966.
  • Tolnay, Charles de, Jérôme Bosch. L'oeuvre complète, París, 1989.
  • VV.AA., El Bosco y la tradición pictórica de lo fantástico, Madrid, Fundación Amigos del Museo del Prado y Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2006.
La extracción de la piedra de la locura
Lupa
La extracción de la piedra de la locura
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados