Enciclopedia online

Cerquozzi, Michelangelo (Roma, 1602-1660). Pintor italiano. Pese al éxito de sus obras en su ciudad natal, de la que según parece no salió nunca, son pocos los datos fehacientes de su biografía. Tan solo una de sus obras está datada y firmada. Sin embargo, su presencia en la Academia de San Lucas se testimonia desde 1634, y asimismo conocemos a importantes coleccionistas que poseyeron obras suyas, como los cardenales Flavio Chigi o Bernardino Spada. Fue conocido como «Michelangelo delle Battaglie» por su dedicación al género bélico, pues ­parece que su aprendizaje lo rea­lizó con Vincent Leckerbetien el ­Maciola, conocido especialista en la pintura de batallas. Aunque otras fuentes lo vinculan a otros artistas, como Arpino o Jacob de Hase, hay coincidencia en adscribirlo a la maniera de Gobbo dei Carracci y más tarde a Pieter van Laer il Bamboccio. Fue esta pintura bamboccianti, o de género popular, de tan gran éxito en la Roma de su época, uno de los géneros mejor explotados por Cerquozzi que, sin embargo, no dejó de investigar en otros temas, de los que se conservan notables ejemplos, como es el caso de sus naturalezas muertas. Su fama también aparece vinculada al paisajista Angeluccio, con el que colaboró frecuentemente en numerosas pinturas realizadas para el cardenal Chigi, poblándolas de movidos personajes, así como las de los especialistas en arquitecturas como Codazzi o Saluzzo. Son dos las pinturas de Cerquozzi que posee el Museo del Prado. Obra característica del género popular es la titulada simplemente Cabaña que, procedente de la colección Maratta comprada por Felipe V, se vinculó a las colecciones reales sucesivamente en los palacios de La Granja y Aranjuez. Junto a ésta, también existe una compra moderna (procede de la subasta de la colección Hohenlohe e ingresó en el Prado en 1980), Niños cogiendo fruta, una interesante composición análoga a la de la colección Briganti, de Roma, con la que quizá se concibió como pareja. Se trata aquí de la faceta de Cerquozzi como pintor de naturaleza muerta (aunque siempre abierta a la inclusión de personajes e incluso paisajes) que se expone en todo su esplendor, animada por una fuerte tensión luminosa de raíz caravaggiesca pero abierta a la representación del género de una manera mucho más exuberante, tal y como marcaba la corriente imperante en el siglo.

D. G. L.

Obras

  • Cabaña, óleo sobre lienzo, 51 x 41 cm [P96].
  • Niños cogiendo fruta, óleo sobre lienzo, 198 x 170 cm, h. 1640-1645 [P6077].

Bibliografía

  • Laureati, Laura, y Trezzani, Ludovica, «La natura morta postcaravaggesca a Roma», La natura morta in Italia, Milán, Electa, 1989, t. II, p. 754.
  • Museo del Prado. Adquisiciones de 1978 a 1981, cat. exp., Madrid, Ministerio de Cultura, 1981, n.º 7.
  • Pérez Sánchez, Alfonso E., Pintura italiana del siglo xvii en España, Madrid, Fundación Valdecilla, 1965, p. 255.
  • Pintura española de bodegones y floreros de 1600 a Goya, cat. exp., Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1983, p. 93.
  • Pintura italiana del siglo XVII, cat. exp., Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1970, n.º 54.
  • Salerno, Luigi, La natura morta italiana. 1560-1805, Roma, Ugo Bozzi, 1984, p. 166.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados