Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Enciclopedia online

Descendimiento, El [Van der Weyden]
Hacia 1435, óleo sobre tabla, 220 x 262 cm [P2825].
Sin duda, una de las obras maestras de la pintura flamenca de todos los tiempos, de la que no sabemos directamente cuándo se encargó a Weyden, pero podemos reconstruir su historia con algunos datos indirectos. Es probable que entre 1432 y 1435 residiera en Lovaina. El Gremio de Ballesteros de la ciudad, que tenía sede en la iglesia de Nuestra Señora Extramuros, le encarga en estas fechas El Descendimiento, para el retablo mayor del altar de la capilla que allí poseían. Se copia la tabla central del tríptico Edelheere, datado en 1443, señal segura de que entonces estaba terminado -se ha dicho que es la primera copia entendida en sentido moderno que se hace de una pintura-. Guillaume Edelheere y su mujer Adelaida Cappuyns, burgueses de Lovaina, la encargan para su capilla funeraria en San Pedro de Lovaina. Se hacen retratar en las alas con su familia y santos protectores, pero la tabla central es una copia de la pintura del Prado, aunque sin su extraño perfil. En el siglo XVI fue adquirida por la gobernadora María de Hungría que pagó una cantidad alta por conseguirlo, además de hacer una copia de sustitución. Cuando estaba en su castillo-residencia de Binche la mostró a Felipe II (1549) en la visita que le hizo. Años más tarde pasaba a ser propiedad de quien la contempló como príncipe y la adquirió como rey, yendo a parar a El Escorial, donde se la dotó quizá de alas poco apropiadas. En el Museo del Prado se guarda desde el final de la Guerra Civil. Contra lo que pudiera creerse, no todos los historiadores del arte están de acuerdo en la atribución, sino que algunos opinan que sería un original de Campin, como lo prueba, entre otros motivos, la cabeza de Cristo muerto muy similar a la de uno de los ladrones del tríptico conservado fragmentariamente en Fráncfort, y la imagen de José de Arimatea que está tomada de una posible cabeza de Robert de Masmines, muerto en 1430 y retratado por Campin. El análisis del dibujo subyacente ha permitido comprobar que es de Weyden, y en cuanto al supuesto Masmines, hay que recordar que los artistas de entonces podían tomar gestos, cabezas, retratos, etc., de otro pintor en sus obras, más aún cuando Weyden hacía poco que había salido del taller de Campin. El Descendimiento está concebido con un sentido escultórico muy llamativo, sin recurrir a la grisalla. Se imita el aspecto de un cajón de madera, típico en el arte flamenco, para servir de soporte a las esculturas, y sobre él se coloca el conjunto de figuras de notable volumen, que resalta más al pintar sombras sobre el fondo. No faltan en los vértices superiores unas imitaciones de pequeña tracería flamígera, donde se ven menudas ballestas alusivas al gremio que realiza el encargo. Es una composición cerrada, donde las figuras que se encuentran en los extremos miran hacia el centro y se inclinan, sugiriendo la idea de paréntesis o de una elipse cuyo eje mayor es el horizontal. Cada uno de los personajes está situado en el sitio que le corresponde. Por una parte, es importante contemplar cómo se sustituye la Crucifixión por un Descendimiento, procedimiento frecuente en el arte de los Países Bajos en el siglo XV. La otra idea básica es la relación que establece entre el cuerpo muerto de Cristo, desmadejado y pálido, y el de María, desmayada y dejando caer los brazos. Su actitud repite la de Jesús. Se trata de resaltar la compasión de la Virgen doliente entendida como «padecer con». Cada figura posee una fuerte personalidad, de modo que se crean iconos como el de Juan Evangelista, que usarán los maestros flamencos hasta pasado el año 1500. Magdalena viste con una riqueza superior a la de los demás, salvo José de Arimatea, recordando a quien había sido una pecadora y por ello además va escotada hasta permitir que se acusen ambos pechos. De igual modo que Juan, se convertirá en un modelo repetido. Se supone que José de Arimatea es el hombre rico y viste adecuadamente, mientras Nicodemo, a la izquierda, es el doctor de la ley judaica afecto a Jesús. Toda la pintura denota la expresividad contenida e intensa que comunica con facilidad al espectador, siendo en esto ejemplo de lo que pretendían los Hermanos de la Vida Común que difunden la devotio moderna. Todos los personajes se identifican, salvo uno cuya función no se entiende, el que asoma tras José de Arimatea. No es la primera vez que se encuentra en otros descendimientos y en modo alguno se debe confundir con un donante. Contrasta esta composición cerrada, compacta, inscrita en una elipse, con cada protagonista atento al drama, con otra abierta y algo desequilibrada que sobre el mismo tema realizó Robert Campin, solo conservada fragmentariamente y copiada en un tríptico de poca calidad (Walker Art Gallery, Liverpool). Se ha llegado a decir que es una respuesta del discípulo al maestro. Las dimensiones de las figuras, de tamaño natural, no suponen merma alguna en la calidad técnica de la ejecución. La limpieza reciente a que ha sido sometida ha permitido eliminar barnices antiguos y destacar la intensidad cromática.

Joaquín Yarza Luaces

Bibliografía

  • Davies, Martin, Rogier van der Weyden, Londres, Phaidon Press, 1972.
  • Nieto Alcaide, Víctor, El Descendimiento de Van der Weyden, Madrid, TF Editores, 2003.
  • Rogier van der Weyden-Rogier de le Pasture. ­Official Painter to the City of Brussels, cat. exp., Bruselas, Crédit Communal de Bélgique, 1979.
  • Vos, Dirk de, Rogier van der Weyden. The Complete Works, Nueva York, Harry N. Abrams Inc., 1999.
El descendimiento[Van der Weyden]
Lupa
El descendimiento[Van der Weyden]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados