Enciclopedia online

Fernández, Alejo (Alemania?, h. 1470-Sevilla, 1545). Pintor de origen alemán, representante del primer renacimiento en Andalucía. Por un documento del año 1505 conservado en la catedral de Sevilla se sabe que él y su hermano, el escultor Jorge Fernández, eran alemanes. A Alejo se le documenta por primera vez en Córdoba en 1496, donde se casa dos años después con María Fernández, la hija del pintor Pedro Fernández, de quien toma el apellido. Permanece en Córdoba hasta el año 1508 en que se traslada a Sevilla junto con su hermano Jorge para trabajar en la catedral, donde pinta la viga del retablo mayor. Su prestigio se asienta con fuerza en la ciudad hispalense desde el principio, y nada más llegar a la ciudad, recibe encargos importantes, como el retablo mayor y el de la capilla de Santiago de la cartuja de Santa María de las Cuevas que contrata en 1509. Son dignos de destacar los retablos que le encarga el burgalés Sancho de Matienzo con destino a Villasana de Mena (Burgos), destruidos en 1936, o el que hace para Rodrigo Fernández de Santaella de la Virgen de la Antigua para la capilla de Maese Rodrigo de Sevilla. Desde 1520 en adelante las obras que contrata Alejo Fernández se hacen en su mayoría con la colaboración del taller o con la de otros pin­tores, salvo excepciones como la Virgen de los Navegantes, con destino a la Casa de Contratación de Sevilla (h. 1531-1536). Su estilo -en el que se funden su formación flamenca y su deuda con el arte italiano del quattrocento- se mantiene en Sevilla hasta su muerte, cuando ya se imponían en la ciudad otros artistas conocedores del arte romanista como Pedro de Campaña. La tabla de la Flagelación (anterior a 1508, Prado) corresponde a la etapa cordobesa de Alejo Fernández -la primera de su actividad en tierras andaluzas-, en la que muestra la deuda que su estilo tiene con el arte italiano, en concreto con la pintura umbra y, en cierto modo, también con la lombarda, en la que las perspectivas arquitectónicas tienen un amplio desarrollo como en la escuela de Umbría. Pese a ello, se ignora si estuvo en Italia o si accedió a su arte en otro lugar sometido a su influencia o por vía indirecta, a través de grabados, como en este caso concreto de la Flagelación en la que, para hacer la arquitectura, se sirve del grabado de Prevedari, que sigue un dibujo de Bramante. Al igual que en el resto de las obras que Alejo Fernández realiza en su etapa cordobesa antes de ir a vivir a Sevilla en 1508 -entre las que sobresalen el Tríptico de la Cena (basílica del Pilar, Zaragoza) y la Flagelación con donantes (Museo de Bellas Artes de Córdoba), procedente del convento de Santa Clara de esta misma ciudad-, destaca la inclinación que siente entonces Alejo por incorporar a sus obras bellas perspectivas arquitectónicas. Al llegar a Sevilla, su interés parece concentrarse en las figuras, que ganan en amplitud en relación con el marco y denotan una gracia típicamente sevillana, sobre todo en los modelos femeninos y en algunos masculinos jóvenes como los ángeles. El cuidado técnico y la finura de su dibujo, propias de su formación flamenca, patente en las primeras obras sevillanas, desaparecen en las que ejecuta a partir de 1520, en las que recurre a una amplia parti­cipación de taller y a la ayuda de colabo­radores. Dignas de destacar en esa primera etapa son las pinturas de la viga de la catedral de Sevilla, entre ellas la Adoración de los Magos, en la que sigue una vez más acudiendo a los grabados para la composición, en este caso de Schongauer. A éstas se puede sumar el Retablo de la Virgen de la capilla de Maese Pedro de Sevilla, en la que la riqueza del oro y la monumentalidad que otorga a los cuatro padres de la Iglesia les hace competir con los del banco del retablo mayor de Ávila de Pedro Berruguete o con la Virgen de la rosa de Santa Ana de Sevilla.

Pilar Silva Maroto

Obras

  • Flagelación, óleo sobre tabla, 48 x 35 cm, h. 1508 [P1925].

Bibliografía

  • Angulo Íñiguez, Diego, Alejo Fernández, Sevilla, Laboratorio de Arte de la Universidad, 1946.
  • Angulo Íñiguez, Diego, «Bramante et la Flagellation du Musée du Prado», Gazette des ­Beaux-Arts, XLII, París, 1953, pp. 5-8.
  • Angulo Íñiguez, Diego, Pintura del renacimiento, «Ars Hispaniae», Madrid, Plus Ultra, 1954, t. XII, pp. 128-140.
  • Ávila, Ana, Imágenes y símbolos en la arquitectura pintada española (1470-1560), Barcelona, Antrophos, 1993, pp. 523-553.
  • García-Máiquez, Jaime, y Garrido, Carmen, «La Flagelación (1505-1510)», El trazo oculto. Dibujos subyacentes en pinturas de los siglos XV y XVI, cat. exp., Madrid, Museo Nacional del Prado, 2006, pp. 230-239.
  • Martín Cubero, María Luz, Alejo Fernández, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1988.
  • Padrón Mérida, Aida, «Dos tablas de Alejo Fernández y Juan de Borgoña hijo», Archivo Español de Arte, Madrid, 1984, pp. 324-325.
  • Post, Chandler R., The Early Renaissance in Andalusia, «A History of Spanish Painting», Cambridge, Harvard University Press, 1950, t. X.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados