Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Enciclopedia online

Grupo de San Ildefonso [anónimo clásico]
Siglo I d. C., mármol, 161 x 106 cm [E28].
Este grupo escultórico, labrado en mármol blanco, es sin duda la obra más conocida de todas las que forman la galería de esculturas del Prado. Representa a dos jóvenes con la cabeza laureada, que hacen un sacrificio ante un altar. Uno de ellos sostiene en la mano una antorcha con la que prende el fuego, mientras su compañero participa en el acto sagrado con la pátera que tiene en la mano derecha. A su lado una figurita femenina de estilo arcaizante, evoca quizá a la divinidad a la que están dedicando el acto. La interpretación de su significado ha sido siempre objeto de controversia. En las descripciones más antiguas aparecen citados estos dos jóvenes como Cástor y Póllux ofreciendo un sacrificio a Perséfone momentos antes de su separación. Los hijos de Zeus y Tíndaro, a la muerte de Cástor, se alternaban cada día, por el ruego de Póllux a su padre, el mundo del Hades y la Tierra. Winckelmann pensó que podrían ser Orestes y Pílades haciendo un sacrificio a la diosa Arte­misa, aunque en una carta a Mengs, en noviembre de 1761, se refiere a ellos como «il grupo de Castor y Pollux». Otros autores, entre ellos Perrier, quisieron ver a los Decios, que también gozaron de gran popularidad en Roma como símbolos de la entrega abnegada por la patria. En todo caso la ejecución de esos cuerpos juveniles, de musculatura poco pronunciada, fue muy del gusto de numerosos autores que vieron en ellos un ideal de belleza y un hito en la ejecución de la escultura en el mundo antiguo. Hoy lo consideramos una obra ecléctica, elaborada para la clientela romana, muy próxima al círculo de Praxiteles. El joven que sostiene la antorcha sobre el altar es una versión rejuvenecida del Doríforo de Policleto. Su compañero, que le echa el brazo por encima del hombro, está inspirado en el Apolo Sauróctono. La imagen de culto que tienen al lado es una recreación arcaizante basada en alguna obra de fines del siglo VI a. C. a juzgar por la posición y el tratamiento del cabello y de los paños. Por último, la cabeza laureada de Antinoo del joven que sostiene la pátera, se piensa que sea un añadido moderno, aunque existen muchas dudas no resueltas y algunos autores han sugerido que pueda tratarse de una modificación hecha en la Antigüedad. Las primeras noticias que tenemos de él en época moderna, se remontan a 1623, en la contabilidad de las obras que estaban realizando los Ludovisi en los jardines de Porta Pinciana. Se atribuye al escultor Ippolito Buzio, poco después de su hallazgo, la restauración con que ha llegado a nosotros, consistente en la colocación de una serie de hierros que la sujetaban interiormente por las partes más frágiles o fragmentadas y posiblemente el añadido de la cabeza de Antinoo. Durante esta etapa, en la que perteneció a la colección Ludovisi, fue colocado en un pedestal del que se separó al ser trasladado el grupo al Prado, pero que se conserva actualmente en el palacio de La Granja. Lleva incrustado en el frente un relieve con escenas de lucha perteneciente a un sarcófago, que aparece descrito en los inventarios reales como «Batalla entre Romanos y Bárbaros». Hoy sirve como pedestal de una reproducción en yeso que hizo, a fines del siglo XVIII, el formador Joseph Panucci, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Estando aún en la colección Ludovisi, el Grupo de San Ildefonso adquirió una gran fama entre las obras de la Antigüedad más célebres que podían contemplarse en Roma. Por esta razón es dibujada por Nicolas Poussin, que tuvo acceso a la colección al poco tiempo de su llegada a Roma en 1624. También algunos años más tarde es seleccionada por Perrier para incluir un grabado entre las cien mejores obras escultóricas que había en Roma en aquel momento. Esta celebridad inicial hizo que el grupo entonces conocido como «Cástor y Pólux», apareciese citado y reproducido en numerosas ocasiones. En 1704 Rossi la incluye en su Raccolta di statue antiche e moderne, que fue una de las fuentes mencionadas por Winckelmann. Ya en el siglo XVII pasó por algunas colecciones romanas de gran relevancia. Primero la adquirió el cardenal Camilo Massimi, protector de Velázquez, a quien se debe el soberbio retrato en tonos azules que posee la National Gallery de Londres. A su muerte, una buena parte de la colección pasa a manos del embajador español Gaspar de Haro y Guzmán, marqués de Carpio. Sin embargo, por lo que respecta al Grupo de San Ildefonso, el cardenal Maratta persuade a la reina Cristina de Suecia para que lo compre. Trataba de evitar de este modo que saliese de Roma una obra admirada por todos y considerada verdaderamente excepcional. Pasó así en 1678 al Palacio Riario, donde la reina sueca tenía su corte romana. Allí estuvo junto con el Diadúmeno, el Fauno del cabrito y un puteal con relieves neoáticos, del que se decía que había sido la urna cineraria de Calígula. A la muerte de la reina Cristina la colección pasó íntegramente al cardenal Dezio Azzolino, que falleció al poco tiempo. Su sobrino Pompeo Azzolino la vendió al duque Livio Odescalchi, quien la instaló en el Palacio Chigi en la plaza de los Santos Apóstoles. Durante este tiempo se hicieron nuevos grabados que divulgaron esta obra, entre los que cabe destacar el que reproduce el abate Montfauçon en L'Antiquité expliquée et representée en figures, publicada entre 1721 y 1724, muy poco tiempo antes de su traslado a España. La compra de esculturas antiguas para el palacio de San Ildefonso fue iniciativa de Andrea Procaccini, con la colaboración en Roma del cardenal Acquaviva. La decisión final fue, sin embargo, de la segunda mujer de Felipe V, la parmesana Isabel de Farnesio. Su educación italiana debió de ser determinante para la formación de la mejor galería de esculturas antiguas que hubo en España. A este lugar se trasladó el grupo escultórico en 1725 y nos consta que no estuvo instalado en la galería baja del palacio hasta 1746. Al periodo en que formó parte de las colecciones reales españolas debe el nombre con el que es conocido actualmente. Su traslado al entonces denominado Real Museo de Pinturas y Esculturas tuvo lugar en 1828 y allí constituye hoy lo que podemos calificar como la obra más significativa de la galería de escultura antigua que reunieron los reyes de España a lo largo del siglo XVIII. Su fama dio lugar a que se hiciesen numerosas copias en todos los formatos imaginables. En 1764 el escultor Tomaso Solari hizo una copia en mármol para la Reggia de Caserta, que actualmente se encuentra en la Villa del Comune de Nápoles. Catalina II de Rusia encargó otra copia en mármol, que hoy forma parte de la galería del Museo del Ermitage de San Petersburgo, al escultor romano Carlo Albacini. En cuanto a los múltiples modelos de yeso que se hicieron, incluso cuando ya no estaba en Roma, cabe citar el que tuvo Goethe en el vestíbulo de su casa, que él interpretaba como Hipno y Tánatos. El estado en que vemos actualmente el Grupo de San Ildefonso se debe a la limpieza y restauración de que fue objeto en 1996.

José María Luzón Nogué

Bibliografía

  • Blanco Freijeiro, Antonio, Catálogo de la escultura, Madrid, Museo del Prado, 1957, p. 30.
  • Guía de Escultura, Madrid, Museo del Prado, 1999, p. 144.
  • Luzón, José María, «El Grupo de San Ildefonso: apuntes para su historia», Obras maestras del Museo del Prado, Madrid, Fundación Amigos del Museo del Prado, Electa, 1996, p. 213.
  • Schröder, Stephan F., Catálogo de la escultura clásica, Madrid, Museo del Prado, 1996, p. 209.
Grupo de San Ildefonso [Anónimo clásico del siglo I d.C.]
Lupa
Grupo de San Ildefonso [Anónimo clásico del siglo I d.C.]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados