Enciclopedia online

Muguruza Otaño, Pedro (Madrid, 1893-1952). Arquitecto español, titulado en 1916 por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Su compañero Pascual Bravo ha dejado de él una semblanza que lo describe como «fornido mozo, de complexión atlética, de mirada franca y expresiva y de simpática locuacidad», además de admirar «sus asombrosas dotes de dibujante extraordinario», dotes de las que, en efecto, Muguruza dio constantes pruebas a lo largo de su vida. Su primera práctica profesional se inicia en el estudio de Antonio Palacios, donde coincide con Casto Fernández-Shaw. La obra más relevante de la carrera de Muguruza es, sin duda, el Palacio de la Prensa (1924-1928) en la plaza del Callao de Madrid, un edificio sabio sobre un irregular perímetro, de volumen cambiante y lleno de matices en relación con las calles a las que se asoma y al complejo programa que aloja en su interior, estilísticamente clasificable dentro de un clasicismo moderno muy distinto del funcionalismo que, poco más tarde, hará patente Muguruza al asociarse con Fernández-Shaw para realizar el Edificio Coliseum (1931-1933), en la Gran Vía madrileña, y muy distinto también del racionalismo del que hace gala el mismo Muguruza con su mercado Maravillas (1942), un edificio raro en esas fechas por su proximidad al lenguaje del estilo internacional en una época en la que era casi obligada una referencia nacionalista de más rancio empeño. En Barcelona fue suya la restauración de la estación de Francia y en Berlín y Lisboa los proyectos para el acondicionamiento interior de sendas embajadas de la España de Franco. Muguruza fue también arquitecto conservador de las Academias de Bellas Artes de San Fernando, de Ciencias y de la Historia y del palacio del Ministerio de Asuntos Exteriores, que amplió en 1942 duplicando prácticamente su anterior superficie con un cuerpo anexo que completa la manzana. Restauró la casa de Lope de Vega (1932-1935) y San Jerónimo el ­Real en Madrid, las cartujas de El Paular y de Miraflores y el Castillo de la Mota. Proyectó en 1942 (con Francisco Oyarzábal y Antonio Muñoz Salvador) y dirigió hasta 1948 la obra del monumento, basílica y monasterio-cuartel del Valle de los Caídos, modificada y terminada posteriormente por el arquitecto Diego Méndez. Pedro Muguruza fue catedrático de proyectos I en la Escuela de Arquitectura de Madrid y académico electo de Bellas Artes de San Fernando en 1935 -recibido con el discurso Servicios del País Vasco a la arquitectura nacional, leído el 27 de abril de 1938, contestado entonces por Modesto López Otero y finalmente publicado en 1942-. Creó y dirigió desde septiembre de 1939 la Dirección General de Arquitectura, adscrita al Ministerio de la Gobernación, con la Sección de Urbanismo y el Centro Experimental de Arquitectura dependientes de ella. Fue también académico de San Carlos de Valencia, comisa­rio del Plan de Ordenación de Madrid, decano-presidente del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, fundador y presidente de la Hermandad de Arquitectos, consejero nacional y pro­curador en Cortes. Su primer encargo oficial lo obtiene en 1923, con su nombramiento de arquitecto conservador del Museo del Prado por renuncia de Amós Salvador. Como tal adopta una solución técnicamente vanguardista al proyectar en 1924 y construir en 1927 la bóveda de hormigón armado de la gran galería, de su antesala y de la rotonda final, todo ello en la planta principal del edificio, en cuyo centro añade también entonces, en una decisión arriesgada y mucho menos vanguardista, cuatro grupos de columnas jónicas pareadas que interrumpen la continuidad original de la gran galería. En estos mismos años realiza la escalera principal del centro del Museo (1925), encajada en una de las salas de la ampliación de Arbós, y cierra con carpinterías metálicas las galerías jónicas de la fachada oeste, finalizando sus intervenciones en el edificio tras acondicionar el ático norte y construir una nueva escalera de acceso a las nuevas salas de exposición creadas en él (1929-1931) para el legado Fernández Durán. Tras la Guerra Civil, en 1941 y en 1951, Pedro Muguruza proyecta diferentes ampliaciones para el Museo, ninguna rea­lizada, y entre 1943 y 1946 proyecta y construye la nueva escalera exterior de la fachada de Goya y habilita la planta baja del cuerpo norte para su uso como nuevo acceso y zona de exposición. Continúa la sustitución iniciada por Arbós de todos los materiales combustibles del edificio y ornamenta de mármoles oscuros los zócalos y guarniciones de huecos y salas.

Pedro Moleón Gavilanes

Bibliografía

  • Bravo, Pascual, «Homenaje a don Pedro Muguruza Otaño», Revista Nacional de Arquitectura, n.º 132, Madrid, diciembre de 1952, pp. 2-12.
  • Moleón Gavilanes, Pedro, Proyectos y obras para el Museo del Prado. Fuentes documentales para su historia, Madrid, Museo del Prado, 1996.
  • Muguruza, Pedro, «Nueva escalera en el Museo del Prado y otras reformas», Arquitectura, n.º 114, Madrid, octubre de 1928, pp. 307-312.
  • Muguruza, Pedro, «Proyecto de ampliación del Museo del Prado», Revista Nacional de Arquitectura, n.º 11, Madrid, octubre-noviembre de 1942, pp. 38-43.
  • Sagárzazu, Francisco, et al., El arquitecto Pedro Muguruza Otaño. Arquitectura contemporánea en España, Madrid, Edarba, 1933, t. II.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados