El Furor de las Águilas (Sala 1), Leone y Pompeo Leoni, Carlos V y el Furor, MNP, Águila Real, MNCN – CSIC, Foto: Pedro Albornoz/Museo Nacional del Prado

Vestíbulo puerta alta de Goya

Águila Real - Carlos V y el Furor de Leone Leoni (vestíbulo puerta alta de Goya)

El águila real, situada junto a la escultura Carlos V y el furor, de Leone Leoni, nos recuerda la omnipresencia del simbolismo animal a lo largo de la colección del Museo del Prado. Tal vez el caso más paradigmático, por haber mantenido su vinculación al poder desde la antigüedad, sea el del águila. En la escultura, entre otros animales, un ejemplar de esta especie corona la empuñadura de la espada del emperador. Eco de ese elemento decorativo, como si hubiera crecido desde su posición en el bronce, se presenta este águila naturalizada, es decir, con su cuerpo escenificando una postura propia de su especie. Parece así independizarse de su referente simbólico, y amenazar al emperador en posición de ataque, suspendida del techo de museo.

El águila entró en el mundo cristiano a través de Carlomagno, que la recuperó de Roma, donde había sido el símbolo imperial por antonomasia. Es el animal asociado al dios Júpiter en el que se vincula el poder militar y político. Sus alas extendidas sugieren la imagen del control unipersonal de un vasto territorio. Los Austrias utilizaron la variante del águila bicéfala, una criatura de invención bizantina que hace pensar en el gusto por lo monstruoso de los primeros coleccionistas de piezas naturales.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados