Una laguna de azurita (Sala 56 A), Joachim Patinir, El paso de la laguna Estigia, MNP, Azurita gigante, MNCN- CSIC, Foto: Pedro Albornoz/Museo Nacional del Prado

Sala 56 A

Azurita gigante - El paso de la laguna Estigia de Joachim Patinir (sala 56 A)

Ante El paso de la laguna Estigia de Joachim Patinir, la presencia de una azurita gigante recuerda cuál es el origen de la presencia azul que protagoniza el centro del cuadro. Este mineral fue utilizado como pigmento para la obra. Su uso era frecuente en la antigua China y pasó a Europa durante la Edad Media.

He aquí otro de los puntos de contacto entre la ciencia y las colecciones del Museo del Prado: la mayor parte de la pintura antigua que aquí se admira tiene su origen primero en pigmentos naturales, previos a la invención de los pigmentos sintéticos. Esto significa que el mineral, en este caso, está a la vez en el cuadro, es decir, en sus capas pictóricas; y junto a él, mediante la presencia de la azurita gigante. A la perspectiva creada por Patinir, Miguel Ángel Blanco añade un primerísimo plano que dialoga con el cuadro desde la pureza material del mineral. En la piedra se puede imaginar el resultado de la desecación de la laguna Estigia, la que separaba para los griegos el mundo de los vivos y el inframundo de los muertos.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados