El animoso moro Gazul es el primero que lanceó toros en regla

Ficha técnica

Número de catálogo
G02415
Autor
Francisco de Goya
Título
El animoso moro Gazul es el primero que lanceó toros en regla
Fecha
1814-1816
Serie

Tauromaquia [estampa], 5

Edición
1ª ed., Madrid, 1816
Técnica
Aguafuerte, aguatinta, punta seca y bruñidor
Soporte
Papel verjurado blanco
Medidas
246 x 353 mm [huella] / 300 x 407 mm [papel]
Procedencia
Colección Émile Galichon, París; venta Clément, París, 23/26-2-1864; Helmut H. Rumbler, Frankfurt; Museo del Prado, 2002 [G02411 a G02443].
Forma ingreso

Adquisición por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a Kunsthandlung Helmut H. Rumbler; resolución de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales a propuesta de la Junta de Calificación, 21-2-2002; adscripción al Museo del Prado; recepción en el Museo, 1-6-2002; adscripción al Inventario General del Museo, 31-1-2003.

Referencias Catalográficas

Gassier-Wilson: 1157

Harris: 208.III.1

Verso: sello estampado en tinta azul en el interior de la hoja, mitad inferior derecha, con monograma de letras “EG” entrelazadas, dentro de rectángulo rematado en arco (4 x 3 mm); marca correspondiente a Émile Galichon (París, 1829 – Cannes, 1875), crítico de arte y editor de la Gazette des Beaux-Arts [F. Lugt, Les marques de collections de dessins & d’estampes, Ámsterdam: Vereenigde Drukkerijen, 1921 (reed. La Haya, 1956, y San Francisco, 1975), n. 856].

up

El dibujo preparatorio a sanguina, perteneciente a la antigua colección de Charles Yriarte, fue publicado en la revista L’Art, II (1877) 79. Su localización es desconocida en la actualidad.

Título manuscrito de Tauromaquia, 5 en el ejemplar de Boston: “El famoso Moro Gazul”.

Título manuscrito de Tauromaquia, 5 en el ejemplar de Ceán, Londres [estampa 8 del álbum]: “El valiente moro Gazul lanzeó con galanteria y destreza”.

up

TEXTOS DE ÉPOCA

“El trato frecuente con los moros de Granada, en paz y en guerra, era ya muy antiguo en Castilla; y los moros es sin duda que tuvieron estas funciones hasta el tiempo del rey Chico, y hubo diestrísimos caballeros que ejecutaron gentilezas con los toros (que llevaban de la Sierra de Ronda) en la plaza de Vivarrambla […]. Estos espectáculos, con las circunstancias notadas, los celebraron en España los moros de Toledo, Córdoba y Sevilla, cuyas cortes eran en aquellos siglos las mas cultas de Europa […] Ya se ha dicho que estas fiestas [Reales] eran solamente empleo de los caballeros entre cristianos y moros; entre estos hay memoria de Muza, Malique-Alabez y el animoso Gazul” [Nicolás Fernández de Moratín, Carta histórica sobre el origen y progresos de las fiestas de toros en España, Madrid: Imprenta de Pantaleón Aznar, 1777, p. a8, b5 y b7].

“En efecto, no cabe la mas pequeña duda en que los primeros á quienes se vió luchar con los toros fuéron los Moros de Toledo, Córdova y Sevilla, en cuyas Cortes que eran en aquellos tiempos las mas cultas de Europa, celebraron diferentes veces estas luchas las personas de la primera nobleza, que las tomaban como un entretenimiento en que exercitaban el valor y la destreza” [José Delgado ‘Pepe-Hillo’, Tauromaquia o arte de torear á caballo y á pie: obra escrita por el célebre Josef Delgado (vulgo) Hillo. Corregida y aumentada con una noticia histórica sobre el origen de las fiestas de toros en España. Adornada con treinta láminas que representan las principales suertes. Por un aficionado, Madrid, 1804, p. 2].

COMENTARIO SOBRE TAUROMAQUIA, 5

Los títulos de las estampas identifican con frecuencia a los supuestos protagonistas. En el ejemplar de Boston aparece la inscripción El famoso Moro Gazul, mientras que Ceán prefiere una descripción más extensa El valiente moro Gazul lanzeó con galantería y destreza, precisando en el título definitivo del prospecto: El animoso moro Gazul es el primero que lanceó toros en regla. Este último título recurre al mismo calificativo de “animoso” utilizado por Moratín en la descripción de Gazul incluida en su tratado.

La animosidad, entendida como la posesión del atributo del valor, queda perfectamente expresada en la escena, en la que el jinete suelta la brida para sujetar la lanza con las dos manos –como en la primera estampa de la serie–, y matar al toro atravesándolo de una fuerte lanzada. De nuevo, el artista suprime toda referencia al escenario donde se desarrolla el acontecimiento, situando las figuras en el espacio generado por ellas a través de la sombra que proyectan; un recurso que remite a la pintura de Velázquez, elevada por Goya a la categoría de modelo. El recurso sirve, además, para descontextualizar un lance del pasado del que el artista no tiene referentes documentales por tratarse de un asunto fantástico, como apuntó Bagüés en 1926, ya que Gazul es un moro de leyenda que aparece en los Romances moriscos novelescos, cuyas hazañas tienen lugar en la Granada del siglo XV.

La forma de representar los animales llamó la atención a los primeros críticos. Gautier en 1845 mencionó que “los toros y caballos, aunque a veces presenten formas un tanto fantásticas, tienen una vida y un movimiento que suelen faltar a los que se dedican a pintar animales: las hazañas de Gazul, del Cid, de Carlos V, de Romero, del estudiante de Falces, de Pepe-Hillo (que murió lastimosamente en la arena), están trazadas con una fidelidad totalmente española”. Goya parece haber observado durante horas el movimiento de los animales, como demuestra en la presente composición, en la que el toro, del que no se percibe la cabeza por estar oculta tras el caballo, embiste con una fuerza expresada a través de la extensión de los cuartos traseros y la posición del rabo; por su parte, el caballo, que intuye el peligro de la embestida, realiza un violento movimiento de esquiva.

Frente a la destreza en la representación de los animales, varios críticos han censurado la falta de naturalidad con la que Goya representa a los protagonistas humanos de sus estampas. Araujo llegó a afirmar que “los personajes, como el moro Gazul, Carlos V y el Cid, parecen ganapanes disfrazados para una mojiganga”. Y en este punto cabe mencionar otra de las ideas frecuentemente expuestas para contextualizar la Tauromaquia. Para muchos, Goya fundamenta sus imágenes en episodios vividos, como los espectáculos festivos que se desarrollaban en la geografía española, en algunos de los cuales los participantes llegaban a disfrazarse, a modo de mojigangas.

El dibujo preparatorio para esta composición se disgregó del resto de la colección, pasando a manos de Charles Iriarte, quien lo reprodujo en la revista parisina L’Art en 1877, fecha en la que se pierde su rastro.

La fama alcanzada por la obra de Goya en la Francia de la segunda mitad del siglo XIX, llevó a pintores como Eduard Manet a apropiarse de sus composiciones; así, en el fondo de Victorine Meurent en traje de espada, la estampa de Goya aparece reproducida con ligeras modificaciones.

[J.M. Matilla], “Estampa 5. El animoso moro Gazul es el primero que lanceó toros en regla”, en Tauromaquia. Francisco de Goya, Barcelona: Planeta, 2006, p. 130.

up

E. Piot, “Catalogue raisonné de l’oeuvre gravé de Francisco Goya y Lucientes”, Cabinet de l’amateur et de l’antiquaire. Revue des tableaux et des estampes anciennes; des objets d’art, d’antiquitè et de Curiosité, I (1842) 356. —Descripción formal—.

T. Gautier, Voyage en Espagne, París, 1845. Ed. con prólogo de M. Vázquez Montalbán, Barcelona: Taifa, 1985, p. 120. —“Sus moros, interpretados a la manera de los turcos del Imperio en lo que se relaciona con el traje, tienen unas fisionomías de lo más característico […]. Los toros y caballos, aunque a veces presenten formas un tanto fantásticas, tienen una vida y un movimiento que suelen faltar a los que se dedican a pintar animales: las hazañas de Gazul, del Cid, de Carlos V, de Romero, del estudiante de Falces, de Pepe Hillo –que murió lastimosamente en la arena-, están trazadas con una fidelidad totalmente española”—.

P. Burty, anotaciones en V. Carederera, “François Goya, sa vie, ses dessins et ses eaux-fortes”, Gazette des Beaux Arts, XV (1863) 237-249. Traducción española, Valentín Carderera y Solano. Estudios sobre Goya (1835-1885), estudio y edición al cuidado de R. Centellas, Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 1996, nota 10, p. 89-90. —Prueba de estado antes de aguatinta—.

P. Lefort, “Essai d’un catalogue raisonné de l’oeuvre gravé et litographié de Francisco Goya. Troisième article. La Tauromachie. Nº. 83 a 115”, Gazette des Beaux-Arts, X, 24 (1868) 171. —Título en español y francés. Primer estado, antes del aguatinta, en la col. Galichon, citado por Burty en septiembre de 1863 en la Gazette des Beaux-Arts—.

C. Yriarte, “Goya aquafortiste”, L’Art. Revue hebdomadaire illustrée (París y Londres: A. Bellue), tercer año, II (1877) 79. —Reproducción del dibujo preparatorio—.

Conde la Viñaza, Goya: su tiempo, su vida, sus obras, Madrid: Tip. M.G. Hernández, 1887, p. 406. —Medidas. Descripción formal. Prueba de estado en la col. Galichon de París—.

P. Lafond, Goya: catalogue de l’oeuvre peint, dessiné, gravé et lithographié, París: Libraire de l’art ancien et moderne, 1890, p. 182. —Título en francés y español. Descripción formal. Medidas—.

C. Araujo Sánchez, Goya, Madrid: La España Moderna, [1896], p. 58. —”Los personajes, como el moro Gazul, Carlos V y el Cid, parecen ganapanes disfrazados para una mojiganga”—.

J. Hofmann, Francisco de Goya. Katalog seines graphischen Werkes, Viena: Gesellschaft für vervielfältigende Kunst, 1907, n. 87. —Estados: I. Antes del aguatinta [antigua col. Galichon, París]. II. Con aguatinta y antes de número [ningún ejemplar conocido]. III. 1ª y 2ª edición. IV. 3º edición, biselada—.

V. von Loga, Francisco de Goya, Leipzig: Klinkhardt & Biermann, 1910, p. 25-26. —Prueba antes del aguatinta en la Biblioteca Nacional. Fuente: Moratín—.

A. Beruete, Goya grabador, Madrid: Blass, 1918, p. 129. —Descripción técnica y formal. “El animoso Gazul era un moro de la corte del rey de Sevilla, allá por los años de 1050 a 1090. La fuerza y el empuje del toro están muy bien expresados. Su conservación es mediana; se aprecian calvas en los negros, sobre todo en los del toro. Puede observarse que en estas y en otras láminas (en la núm. 3, por ejemplo), se aprecian en la parte alta unas ráfagas obscuras, verdaderas manchas que descomponen el conjunto. Como quiera que estas ráfagas no existen en las pruebas antiguas, sino a partir de la tirada de 1855, deben achacarse a algún accidente de los cobres o a retoques torpemente hechos”. Cita de una prueba de estado antes del aguatinta en la col. Galichon—.

V. von Loga, Francisco de Goya, Berlín: G. Grotesche Verlagsbuchhandlung, 1921, p. 233-234, n. 697. —Introducción general al conjunto de treinta y tres estampas de la 1ª edición y a las siete añadidas en la edición de Loizelet. Referencias a los catálogos de Hofmann y Lefort—.

A.L. Mayer, Francisco de Goya, Leipzig, 1921. Ed. en español, Barcelona: Labor, 1925, p. 270. —Referencias a los catálogos de Hofmann, Beruete y Delteil. Descripción técnica. Estados: I. Antes del aguatinta [ex-Galichon; col. Sánchez Gerona, Madrid]. II. Con aguatinta y antes de número. III. Con número. IV. Biselada, con retoques en las partes oscuras del toro a partir de la ed. 1855—.

L. Delteil, Goya, v. XV de Le peintre graveur illustré (XIXe et XXe siécles), París, 1922. Reed. Nueva York: Collector editions–Da Capo Press, 1969, n. 228. —Estados: I. Antes del aguatinta [col. González Marti]. II. Con aguatinta y antes de número. III. Con número. IV. Con manchas en los márgenes y rayas en el terreno, a la derecha [Col. Moreau-Nélaton, ex-Champfleury]. V. Biselada y con márgenes limpios [4ª –Loizelet– y 5ª edición]. Referencia al dibujo preparatorio [ex-Yriarte] y lámina de cobre [Círculo de Bellas Artes]. Reproducción fotográfica del 3er ó 4º estado—.

V. Bagüés, Don Francisco el de los toros. Conferencia leída en el Centro Mercantil, Industrial y Agrícola de Zaragoza, el día 4 de junio de 1926, Zaragoza: Junta del Centenario, 1926, p. 21-22. —Asunto fantástico, ya que Gazul es un moro de leyenda que aparece en los Romances moriscos novelescos, situando sus hazañas en la Granada del siglo XV. De haber existido, no sería el primero en lancear toros. Descripción de la escena—.

E. Lafuente Ferrari, “Precisiones sobre La Tauromaquia”, Archivo Español de Arte, 42 (1940) 103, 105. —Estampa de un ejemplar perteneciente a una edición anterior a la 1ª [Biblioteca Nacional, Madrid, ex-Real Palacio] dado a conocer por M. Velasco [Grabados y litografías de Goya, Madrid: Espasa Calpe, 1928] “a la que quizá pertenezcan contadísimos ejemplares destinados a ser repartidos entre personas significadas por su posición social”. Diferencias entre ambas ediciones. De acuerdo con Lefort distingue “dos maneras” en la Tauromaquia: una más antigua (1-12, 16,17 y 24) y otra de mayor calidad (13-15, 19-21, 30 y 32). Prueba de estado [antigua col. Galichon y antigua col. González Martí]—.

E. Lafuente Ferrari, “Ilustración y elaboración en La Tauromaquia de Goya”, Archivo Español de Arte, XVIII (1946) 185, 189. —Dentro del grupo de estampas con el tema de la prehistoria del toreo (1 a 12 y 17). Ilustra el texto de Moratín. Semejanza de la figura con la de la estampa n. 1. El Prado no conserva dibujo, quizás uno que perteneció a Iriarte reproducido en la revista L’Art, 1877, tomo II, p. 79—.

N. Luján, La Tauromaquia: colección de las diferentes suertes y actitudes del arte de lidiar toros inventadas y grabadas por Francisco de Goya y Lucientes, Barcelona: Tartessos-F. Oliver Branchfelt, 1946. Reed. 1951. —Descripción temática. Destaca la perfección de la composición y el dibujo a excepción de la rigidez del moro. “Es sorprendente la tensa acometida del toro y el gesto de instintiva esquiva del caballo”. Referencia a la conservación regular de la plancha a causa de algún accidente posterior a 1855. Menciona al Conde de la Viñaza que citó la existencia de una prueba del primer estado en la col. Galichon de París—.

E. Lafuente Ferrari, “Los grabados de toros en Goya”, en J.M. Cossío, Los Toros, tratado técnico e histórico, Madrid: Espasa Calpe, 1947, p. 774-775. —Contenido ya desarrollado por el autor en su artículo de 1946—.

N. Glendinning, “A New View of Goya’s Tauromaquia”, Journal of the Warburg and Courtauld Institutes, 24 (1961) 120-127. —Título y orden del ejemplar del Ashmolean Museum [similar al ejemplar de Ceán]. Relacionada con Moratín—.

T. Harris, Goya: Engravings and Lithographs, 2 v.; v. II, Catalogue Raisonné, Oxford: Bruno Cassirer, 1964, p. 318, n. 208. —Aspectos técnicos. Estados: I.1. Antes del aguatinta [Biblioteca Nacional, París, ex-Provot, ex-Martí; antigua col. Galichon, París]. II. Pruebas anteriores a la 1ª edición de similares características a ésta. III. Siete ediciones: 1ª con la lámina en buenas condiciones; 2ª a 7ª con algunas oxidaciones en la lámina y calvas en el aguatinta. Referencia a un dibujo preparatorio que perteneció a Yriarte y lámina de cobre—.

Gravures de Goya de la collection Dutuit, París: Palais des Beaux Arts de la Ville de Paris-Musée du Petit Palais, 1966, n. 11-12. —Primer estado, antes del aguatinta [ex-Galichon]. Estampa de la 1ª edición. Ficha catalográfica. Breve comentario técnico y temático—.

P. Gassier y J. Wilson-Bareau, Vie et oeuvre de Francisco de Goya, comprenant l’oeuvre complet illustré, Friburgo: Office du Livre, 1970. Ed. en español, Vida y obra de Francisco Goya: reproducción de su obra completa, pinturas, dibujos y grabados, Barcelona: Juventud, 1974, n. 1157.

G. Gómez de la Serna, “Goya y los toros”, La Estafeta Literaria, 484 (1972) 4-16. —Fuente: Moratín—.

E. Lafuente Ferrari, La Tauromaquia, Barcelona: Gustavo Gili, 1974, p. 8, 11. —En los primeros títulos, Goya recoge el nombre del moro Gazul, tomando el texto de Moratín. Contenido de su artículo de 1946—.

P. Gassier, Dibujos de Goya. Estudios para grabados y pinturas, Barcelona: Noguer, 1975, p. 338-339, n. 244. —Dibujo preparatorio. Ficha técnica. Diferencias con el grabado. Publicado en facsímil en la revista L’Art. Paradero desconocido—.

S.R. Holo, “Goya and the Bullfight”, en La Tauromaquia: Goya, Picasso and the Bullfight, Milwaukee: Milwaukee Art Museum, 1986, p. 18, 22. —Análisis formal: dentro del estudio compositivo y tratamiento espacial predominante en la serie, hay algunas excepciones que rompen ese patrón que da unidad formal. Habla de un subgrupo de estampas que se caracterizan por representar figuras monumentales en un espacio vacío y sin concretar, con unos fondos sin barreras y casi abstractos. “Abstractas, pero todavía espacialmente convincentes, están en la línea de la mejor perspectiva aérea de la tradición española”. Este conjunto de láminas, tradicionalmente, se han considerado como las últimas planchas grabadas por el artista para la serie. Relacionada con Tauromaquia, 24. Orden interno y temático de la serie: segundo grupo de seis estampas, relacionada por el tema con la 3, 4, 6, 7 y 8. Formalización del toreo como arte en época musulmana; Goya representa a los musulmanes como los primeros en dar un grado de sofisticación al toreo e inventar diferentes suertes, que, en algunos casos no se ajustan a la realidad—.

C. Garrido Sánchez, “Goya: de la pintura al grabado. La técnica goyesca de grabado”, tesis doctoral Universidad Complutense de Madrid, 1989, 1989, p. 159. —Escena sin referencias espaciales, al igual que la 3, 9, 10, 11, 12 y 24—.

J.A. Tomlinson, Graphic Evolutions. The Print Series of Francisco de Goya, Nueva York: Columbia University Press, 1989, p. 44. —Análisis compositivo. Manet lo utiliza con algún cambio en el fondo de Victorine Meurent en traje de espada—.

P. Gassier, Goya. Toros y toreros, Madrid: Ministerio de Cultura, Comunidad de Madrid y Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1990, p. 88. —Ficha técnica de la primera edición. Siguiendo a Moratín, representa al primer personaje histórico en usar lanza “según las reglas”—.

J. Vega, Museo del Prado. Catálogo de estampas, Madrid: Museo del Prado, 1992, p. 102, n. 399.

A. Martínez-Novillo, “La tauromaquia en su contexto histórico”, en Francisco de Goya grabador: instantáneas. Tauromaquia, Madrid: Caser, 1992, p. 30, 39. —Grupo temático: sobre los orígenes de la fiesta de toros (once primeras estampas); subgrupo: prácticas de los moros. Fuente: Moratín; Vargas Ponce mantiene que la relación entre los moros y la fiesta de los toros no está documentada. Cita a Teófilo Gautier para quien los moros de la Tauromaquia se parecen a los “turcos del Imperio”, con lo que está de acuerdo Lafuente Ferrari: “A los únicos musulmanes que él ha visto con sus propios ojos; es decir, a los mamelucos de Napoleón”. Anuncios del Diario de Madrid que dan noticia de la participación de las tropas otomanas al servicio de Francia, vestidas a la morisca, en la lidia de toros en Madrid. Concluye que Goya utilizó como pretexto la secuencia cronológica del texto de Moratín para representar a estos personajes, que tienen más resonancias de la guerra napoleónica que del periodo medieval. Referencia a Manet, Victorine Meurent en traje de espadas (1862), quien utiliza esta composición como fondo. Cita la valoración crítica de Araujo—.

M.L. Cuenca, J. Docampo y P. Vinatea, Catálogo de las estampas de Goya en la Biblioteca Nacional, Madrid: Biblioteca Nacional, Sociedad Estatal Goya 96 y Lunwerg, 1996, p. 202, n. 324. —Estampa de la 1ª edición. Ficha y descripción técnica y catalográfica. Procedencia y referencias bibliográficas. Referencia al dibujo preparatorio y lámina de cobre—.

R. Wolf, “Goya: Image, Reality, and History”, en Goya’s Realism, Copenhague: Statens Museum for Kunts, 2000, p. 74-75, il. 2.

F.I. Heckes, “Goya´s Tauromaquia. A Criticism of Bullfighting?”, Print Quarterly, XVIII, 1 (2001) 41-63. —Título tomado de Fernández de Moratín—.

J.M. Matilla y J.M. Medrano, El libro de la Tauromaquia. Francisco de Goya. La fortuna crítica. El proceso de creación gráfica: dibujos, pruebas de estado, láminas de cobre y estampas de edición, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2001, p. 48-50, [130-133]. —Catalogación y reproducción facsímil de los testimonios conservados del proceso creativo (dibujos, láminas y estampas). Reseña individualizada de la fortuna crítica de cada una de las estampas de la Tauromaquia durante los siglos XIX y XX—.

C. Barrena, J. Blas, J. Carrete y J.M. Medrano, Calcografía Nacional: catálogo general, Madrid: Real Academia de San Fernando, 2004, v. II, p. 472, n. 3937.

[J.M. Matilla], “Estampa 5. El animoso moro Gazul es el primero que lanceó toros en regla”, en Tauromaquia. Francisco de Goya, Barcelona: Planeta, 2006, p. 130-135.

S. André-Deconchat, M. Assante di Panzillo y J. Wilson-Bareau, “Catalogue”, en Goya graveur, París: Nicolas Chaudun y Paris musées, 2008, p. 255, n. 135-136.

A. Schulz, “Moors and the Bullfight: History and National Identity in Goya’s Tauromaquia”, The Art Bulletin, XC, 2 (junio 2008) 195-217 [203-205].

up

2002. Madrid. Museo Nacional del Prado. Tauromaquia. Francisco de Goya. La visión crítica de una fiesta.

up

PRUEBA DE ESTADO ANTES DEL AGUATINTA Y BRUÑIDOR

Aguafuerte y punta seca

250 x 358 mm [huella]

Inscripción en el ángulo superior derecho de la huella, a lápiz: “5”

H 208.I.1

Cabinet des Estampes, Bibliothèque nationale de France, París

Otro ejemplar del mismo estado en Musée du Petit Palais, París, Dut. 5407

LÁMINA

Cobre, recubrimiento electrolítico de cromo, 250 x 358 mm, 1323.72g

Calcografía Nacional, Madrid, 3378

OTROS EJEMPLARES EN EL MUSEO DEL PRADO

5ª ed., G01143

up
Última modificación: 10-09-2012 | Registro creado el 02-07-2012

Presiona Esc para salir