Orden:

Álbum C o de la Inquisición

 

El Álbum C constituye un ejemplo de la complejidad de la obra de Goya. Realizado en un arco cronológico comprendido entre los años de la Guerra de la Independencia y los posteriores de la represión fernandina, su temática incide en múltiples facetas de ese momento histórico. Otros autores sin embargo han retrasado la fecha final del álbum a los años del Trienio Liberal (1820-23) en función de que algunos dibujos podrían vincularse a la alegría suscitada tras la reinstauración en 1820 de la Constitución de Cádiz, si bien estas composiciones pueden ser interpretadas también en el mismo contexto crítico en que Goya elaboró similares composiciones en su serie de los Desastres de la guerra. El Álbum C aborda temas muy variados que van desde aspectos de la vida cotidiana, con presencia de numerosos mendigos, a visiones oníricas del mundo de la noche. Un grupo muy numeroso lo componen los dibujos con condenados por la Inquisición y escenas de la crueldad de las cárceles, motivo por el que recientemente Juliet Wilson-Bareau lo denominó Álbum de la Inquisición, si bien, como hemos señalado, no es el tema único. Finalmente, otro conjunto notable incide en la crítica a los hábitos de las órdenes monásticas y en la representación de la vida de los frailes, secularizados tras los decretos desamortizadores de las autoridades francesas.

Es el álbum numéricamente más importante y el único que ha llegado casi intacto, sin desmembramientos ni ventas sucesivas, por lo que se encuentra en prácticamente entero en el Museo del Prado, procedente del Museo de la Trinidad. De los 126 dibujos conocidos, 120 se encuentran en el Prado, uno en la Biblioteca Nacional de Madrid (C 56), uno en el British Museum de Londres (C 88), dos en la Hispanic Society of America de Nueva York (C 71 y C 128) y otros dos en una colección particular de esta última ciudad (C 11 y C 78).

A diferencia de los dos primeros álbumes de dibujos [Álbumes A y B], adquiridos por Goya ya encuadernados, éste lo fabricó él mismo y no con papel holandés de buena calidad, como los de Sanlúcar y Madrid, sino con hojas de papel español de escribir. El uso de este papel corriente parece coincidir con la situación económica del artista y del país en los años de la guerra y la posguerra.

J.M. Matilla, “Álbum C 91, Muchos an acabado asi. Álbum C 101, No se puede mirar”, en Goya en tiempos de guerra, Madrid: Museo del Prado, 2008, p. 393.

Total: 120

Presiona Esc para salir