Orden:

Cartones para tapices

 

  • Ir a la collection

    Comedor de los príncipes de Asturias en San Lorenzo de El Escorial, 1775

  • Ir a la collection

    Comedor de los príncipes de Asturias en el Palacio de El Pardo, 1776-1778

  • Ir a la collection

    Dormitorio de los príncipes de Asturias en el Palacio de El Pardo, 1777-1779

  • Ir a la collection

    Antedormitorio de los príncipes de Asturias en el Palacio de El Pardo, 1777-1780

  • Ir a la collection

    Comedor, o Sala de Conversación, de los príncipes de Asturias en el Palacio de El Pardo, 1786-1787

  • Ir a la collection

    Dormitorio de las infantas en el palacio de El Pardo, 1788

  • Ir a la collection

    Despacho de Carlos IV en San Lorenzo de El Escorial, 1791-1792

Este conjunto de cincuenta pinturas sobre lienzo, con temas de caza y de la vida cotidiana en la corte, según las ideas de la Ilustración y de la dirección artística de Anton Rafael Mengs, constituye una de las colecciones más singulares e importantes del Museo del Prado. Pintados por Goya a los largo de casi veinte años, entre 1775 y 1792, en los que pasó de trabajar según directrices ajenas hasta su completa independencia, son cartones preparatorios para la manufactura de los tapices. Están distribuidos en siete series y destinados a la decoración de distintos aposentos del rey y de su familia en dos de los Sitios Reales: El Escorial y El Pardo. El Prado conserva cincuenta de los cerca de sesenta cartones que se conocende mano de Goya, salvo La caza del jabalí, en el Palacio Real de Madrid (Patrimonio Nacional), y varios que, robados de los almacenes de Palacio durante el siglo XIX, no lograron ser recuperados y se hallan desde fecha temprana en colecciones públicas del Reino Unido y de los Estados Unidos: El médico (Edimburgo, National Gallery), Niños del carretón (Toledo, Ohio, Toledo Museum of Art), Niño montando un carnero (Chicago, Ohio, Chicago Art Institute), El balancín Filadelfia, Pensilvania, Philadelphia Museum of Art) y, posiblemente como parte de estas series, Mujeres conversando (Hartford, Connecticut, The Wardsworth Atheneum). La llegada al Museo del Prado de la mayor parte de este conjunto se produjo entre enero y febrero de 1870 durante la dirección de Antonio Gisbert y por decreto del gobierno liberal. Se habían localizado poco antes en los sótanos del Palacio real por Gregorio Cruzada Villaamil que también realizó su estudio. Figuraron por primera vez en el catálogo del Museo de Pedro de Madrazo, de 1876, y su cuidada exposición años más tarde, en 1921, durante la dirección de Aureliano de Beruete, definió decisivamente al Museo del Prado como el centro y eje de la obra de Goya y del conocimiento del artista. Desde fines del siglo XIX se fueron incorporando asimismo a las colecciones del Prado varios bocetos preparatorios para los cartones, que habían quedado en poder de Goya y de los que el artista vendió una gran parte a los duques de Osuna en 1798, mientras que otros son de adquisición más reciente.

Presiona Esc para salir