El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

El Greco y la Capilla Oballe

15.06.2004 - 19.09.2004

En 1607 el Greco recibió el encargo de decorar la pequeña capilla fundada por doña Isabel de Oballe en la iglesia de San Vicente Mártir, en Toledo. Encomendado originalmente al pintor genovés, y todavía hoy mal conocido, Alessandro Semini, quiso la fortuna que, al morir éste de forma inesperada en ese mismo año, el proyecto de Oballe recayera sobre el Greco, que concibió para la ocasión un impresionante conjunto de cuatro obras: San Ildefonso y San Pedro -ambas en el monasterio del Escorial-, La visitación, conservada en el Dumbarton Oaks, Washington D.C., y La Inmaculada- hoy propiedad de la parroquia de San Nicolás de Bari en Toledo y depositada desde 1965 en el Museo de Santa Cruz-.

Si bien todo apunta, a que la capilla nunca llegó a decorarse exactamente como la había planteado Domenico Greco, lo cierto es el pintor puso en estas obras lo mejor de su arte y en la Inmaculada Oballe creó la obra maestra de sus últimos años (...)*

*Miguel Zugaza. Director del Museo Nacional del Prado. Rafael García Serrano. Director del Museo de Santa Cruz de Toledo. Extracto del catálogo de la exposición.

Acceso

Sala 24. Edificio Villanueva

Horario

De martes a domingo y festivos 09.00h - 19.00 h.

Exposición

La exposición

La exposición
San Pedro
Taller del Greco
1608-13
Óleo sobre lienzo, 235 x 115 cm
Toledo, Museo de Santa Cruz.

El conjunto, que se exhibe con carácter de exposición temporal, está constituido por La Inmaculada Concepción o Inmaculada Oballe, una de las mejores obras de la producción del Greco y una de sus más bellas y líricas representaciones de la Virgen, propiedad de la Parroquia de San Nicolás de Bari de Toledo, junto con los santos San Pedro y San Ildefonso, obras también destacadas de la etapa final del artista procedentes de la colección de Patrimonio Nacional.

El cuadro de la Inmaculada, pintado por El Greco entre 1607 y 1613, fue ejecutado para la capilla Oballe de la Iglesia de San Vicente en Toledo, fundada por deseo de Dña. Isabel Oballe; de ahí el nombre de la capilla y la denominación popular de la obra como Inmaculada Oballe. La obra se presenta por primera vez en España después de su restauración en el Museo del Prado. En cuanto a las pinturas de San Pedro y San Ildefonso, procedentes del Monasterio del Escorial, se cree que fueron encargadas al Greco, junto a esta Inmaculada Concepción y otra obra que representa a La Visitación (que hoy se conserva en Estados Unidos y que posiblemente no llegara a instalarse nunca con las demás) , con objeto de formar parte también de la decoración de esta capilla. Aunque no se ha podido constatar documentalmente, los expertos coinciden en dar por prácticamente seguro que ambos santos formaron parte del encargo puesto que existe constancia de que en el siglo XVII se exponían en la capilla sendas copias de los mismos. Además, su gran calidad pictórica, las tres obras comparten una factura que corresponde a los años finales del Greco en Toledo.

La restauración

La restauración
Detalle de vista de Toledo antes y después de la restauración

La Inmaculada Oballe permaneció expuesta en San Vicente en el retablo concebido por el Greco para ella hasta 1961 cuando fue trasladada en calidad de depósito al Museo de Santa Cruz.

En la primavera del 2003 se llevó a cabo un amplio estudio de su estado de conservación en el Museo del Prado antes de acometer su restauración.

Aparte de unas pequeñas faltas de pintura en los bordes, la obra presentaba muy pocas pérdidas significativas. No obstante, algunos problemas de estabilidad de su capa pictórica y la inevitable oxidación de los barnices aconsejaban que la Inmaculada Oballe fuera sometida a un cuidado proceso de limpieza y restauración.

La intervención, por la que como contrapartida se llegó al compromiso de que la obra pudiera ser expuesta en el Museo durante unos meses, ha sido llevada a cabo por el restaurador de la pinacoteca Rafael Alonso quien ha procedido a la consolidación de la capa pictórica y ha realizado un minucioso proceso de limpieza con el que la pintura ha recuperado visiblemente la armonía de luces y colores concebidos por El Greco y las magníficas transparencias, veladuras, texturas y calidades pictóricas propias de su maestría.

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba