El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Valdés Leal: La vida de San Ambrosio

Museo Nacional del Prado. Madrid 28/10/2003 - 04/01/2004

En 1673, el pintor sevillano Juan de Valdés Leal pintó una serie de cuadros sobre la vida de San Ambrosio para el oratorio bajo del Palacio Arzobispal de Sevilla por encargo del arzobispo don Ambrosio Spínola. Dos de ellos, de formato más pequeño y asuntos en los que hace su aparición lo sobrenatural, acompañarían en el altar a una Virgen con el Niño encargada a Murillo ese mismo año, mientras que los otros cinco, en los que se recogen los momentos culminantes del ministerio del santo y sus virtudes como prelado ejemplar, se distribuirían por las paredes del oratorio. Todos ellos desaparecieron durante la Guerra de la Independencia, cuando el mariscal Soult convirtió el Palacio en su cuartel general, y se dieron por perdidos hasta que reaparecieron en 1960 y 1981 en el mercado del arte.

La exposición, organizada en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Sevilla, reúne por primera vez los siete cuadros conocidos actualmente, de los que cuatro, adquiridos en diciembre de 2002 por el Museo Nacional del Prado, no han sido mostrados jamás en público.El resto proviene de los Museos de Saint Louis (Missouri), San Francisco (California) y Sevilla. Es una ocasión única para apreciar el arte de Valdés Leal en sus momentos de mayor esplendor y para difundir un ciclo lleno de connotaciones celebrativas y simbólicas.

Comisario:
José Álvarez Lopera, Jefe del Departamento de Pintura Española del Museo Nacional del Prado.

Acceso

Sala 17 A. Planta Primera

Multimedia

Exposición

El Arzobispo Ambrosio Spinola y Valdés Leal

El Arzobispo Ambrosio Spinola y Valdés Leal
San Ambrosio negando la entrada al emperador Teodosio la entrada en el templo
1673
Óleo sobre lienzo, 166 x 110 cm.

Don Ambrosio Ignacio Spínola y Guzmán (1632-1684) fue arzobispo de Sevilla entre 1669 y el año de su muerte. Nieto del general Ambrosio Spínola, el vencedor en Breda, e hijo de don Diego Messía y Guzmán, primer marqués de Leganés, tuvo una carrera típica del estamento eclesiástico en su grado más elevado. Educado por su tío, el cardenal Agustín Spínola, quien le guió en sus comienzos, fue obispo de Oviedo y arzobispo de Santiago antes de acceder, cuando sólo tenía treinta y ocho años, a la mitra hispalense. A lo largo de sus quince años de gobierno supo ganarse la veneración de los sevillanos gracias a su celo pastoral y a su práctica de la caridad.

Muy devoto de la Virgen María, el arzobispo Spínola acondicionó en su "cuarto bajo" del Palacio Arzobispal de Sevilla un oratorio privado para el que en 1673 encargó a Valdés Leal una serie de escenas de la vida de San Ambrosio. Las pinturas fueron sustraídas durante la Guerra de la Independencia por el mariscal Soult, quien en 1810 convirtió el Palacio Arzobispal en su cuartel general, y han estado en paradero desconocido hasta que cinco de ellas reaparecieron en 1960 en Nueva York en el mercado del arte y otras dos emergieron en una subasta celebrada en París en 1981. El Museo del Prado ha organizado esta exposición con motivo de la adquisición de cuatro de los cuadros de la serie.

La vida de San Ambrosio

La vida de San Ambrosio
El nombramiento de San Ambrosio como gobernador
1673
Óleo sobre lienzo, 166 x 96 cm.

Este ciclo pintado por Juan de Valdés Leal (1622-1694) es único en la historia de la pintura española, en la que las representaciones de la vida de este Doctor de la Iglesia y arzobispo de Milán entre el año 373 y el 397, son sumamente raras. Se trata de una de las series más fascinantes del artista, que hace gala en ella de sus indudables dotes narrativas y dramáticas. Por otro lado, el programa iconográfico, lleno de sutilezas, está relacionado directamente con los intereses personales y pastorales del arzobispo Spínola, quien a la vez que honraba a su santo patrono en el 1.300 aniversario de su consagración como arzobispo, rendía homenaje a su propia familia subrayando los lazos que los unían al norte de Italia, y, finalmente, desplegaba sus ideas sobre el buen gobierno de la Iglesia.

Aunque se ha supuesto que todos los lienzos formarían parte de un gran retablo, lo más probable es que los dos pequeños, que representan los momentos inicial y final de la vida del santo y que son los únicos en los que hace su aparición lo sobrenatural, estuvieran situados sobre el altar del oratorio, en alto y a los lados de La Virgen con el Niño (hoy en Liverpool, Walker Art Gallery), encargada por el Arzobispo a Murillo, mientras que los cinco verticales, en los que lo milagroso no tiene lugar, estuvieran dispuestos a lo largo de las paredes del oratorio y situados a la altura del ojo. Sólo así se conciben las diferencias técnicas y expresivas entre unos cuadros y otros y halla explicación la identificación que se propone entre Ambrosio Spínola y San Ambrosio al figurar siempre a éste con los rasgos del arzobispo sevillano.

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba