El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás
Conferencias

Goya: del despotismo ilustrado a la libertad política (LSE)

Conferencia impartida por el Antonio Elorza, historiador, el 25 de enero de 2020.

En el retrato de Floridablanca, de 1784, Goya nos presenta un emblema del despotismo ilustrado: el ministro altivo, que mira al futuro con seguridad, gracias al respaldo que le otorga el retrato de Carlos III, mientras la documentación de sus reformas previstas se apila en torno a la mesa. La pasión reformadora de los servidores de Carlos III iluminó los grandes problemas del país, pero su implementación tropezó de inmediato con los intereses de quienes detentaban el poder (privilegiados y clero). 

De ahí que muy pronto, desde las elites ilustradas -Jovellanos, Meléndez Valdés, el propio "papel periódico" EL CENSOR, protegido por Floridablanca- surgiera la constatación de que el reformismo estaba condenado al fracaso y era imprescindible afrontar una crítica radical de los enemigos de las Luces, abriendo además la reflexión hacia la libertad política. Partidario resuelto de ser "liberal", y no "servil" en el arte, Goya asume plenamente ese impulso social y político, a pesar de su condición de pintor del rey y de la atmósfera represiva que sigue a la Revolución francesa: su fórmula es la conjugación de razón crítica y "fantasía" que define en el famoso capricho 43. La sordera intensificó la carga de desesperación al designar a unos "monstruos" demasiado reales. El ansia de libertad le llevó entonces, como luego frente a la represión de Fernando VII, a jugar con fuego en la denuncia del despotismo. 

Más tarde, en plena catástrofe de los desastres de la guerra, ve posible la luz que disipa la oscuridad con la Constitución de 1812. Verdad, razón, libertad, que deberían imponerse a los reaccionarios -dibujo "Divina razón, no dejes ninguno"- y no lo consiguen. Ahora toca solo desesperación, imperio de los poderes monstruosos, ante los cuales solo cabe el grito, representado tal vez en las Pinturas de la Quinta por el perro que asoma. 

Este vídeo contiene interpretación simultánea en Lengua de Signos Española (LSE)

Arriba