El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Noticia

El Museo del Prado enriquece temporalmente su colección de El Greco incorporando la obra Vista y plano de Toledo Martes, 2 de junio de 2009

El Director Adjunto de Conservación del Museo del Prado, Gabriele Finaldi, y el Subdirector General de Museos Estatales, Santiago Palomero, acompañados por la conservadora responsable de la colección de El Greco en el Museo, Leticia Ruiz, han presentado esta mañana a los medios de comunicación la instalación especial de la obra Vista y plano de Toledo en las salas del Prado. La obra, una de las composiciones más originales de El Greco, pintada poco antes de su muerte, se exhibirá temporalmente en el Museo, tras haber sido restaurado en su taller, acompañada por otras tres pinturas del artista –San Sebastián, San Andrés y San Francisco y San Bernardino- en las que se evidencia la presencia de Toledo en otros ejemplos de su producción.

El Museo del Prado enriquece temporalmente su colección de El Greco incorporando la obra Vista y plano de Toledo

Vista y plano de Toledo, El Greco

A partir de mañana, 2 de junio, y hasta que concluyan las obras de reforma del Museo de Toledo, el visitante del Museo del Prado podrá admirar en sus salas esta singular obra de El Greco, Vista y plano de Toledo, en la que el pintor –a diferencia de los fragmentos representados en otras obras- muestra una imagen múltiple de la ciudad: además de la vista en perspectiva de la misma, la pintura incluye un plano detallado del entramado urbano, ofrecido al espectador por un joven pintado con la factura deshecha característica de la época final de El Greco. La complejidad de la visión incluyó además una alegoría del río Tajo –la escultura dorada que vierte el agua y la prosperidad- y la imagen religiosa más significativa del lugar: la Virgen imponiendo la casulla a San Ildefonso. Por otra parte, destaca la situación del Hospital de Tavera, apareciendo sobre una nube, en referencia explícita al administrador del edificio, Pedro Salazar de Mendoza, amigo del pintor y probablemente autor del encargo de la obra.

Con el fin de ilustrar la presencia de Toledo en muchas de las obras más emblemáticas de El Greco, la Vista y Plano se exhibirá en la sala 8A, que se suma provisionalmente a las dos salas permanentes dedicadas al artista en el Prado, acompañada por otras tres pinturas del pintor: San Sebastián, San Andrés y San Francisco y San Bernardino; ésta última propiedad del Museo del Prado pero depositada en el Museo del Greco (Toledo) desde la apertura del mismo y recuperada temporalmente con motivo de la restauración arquitectónica del edificio, al que regresará cuando se reabra. Durante su instalación especial en esta sala, las tres obras cuentan con sendas cartelas adicionales en las que se indica qué edificios emblemáticos de la ciudad aparecen representados en cada una, como el castillo de San Servando, el puente de Alcántara, el Alcázar, el monasterio de San Bartolomé o la capilla de Montero, hitos urbanos que el público podrá buscar e identificar también en la Vista y plano de Toledo.

Mientras que la Subdirección de Museos Estatales, dependiente de la Dirección General de Bellas Artes, tomó la iniciativa de que las obras del Museo del Greco, como museo estatal, se exhibieran en forma de exposición itinerante mientras se desarrollan los trabajos de reforma de su sede, el estado de conservación y la extrema fragilidad de Vista y plano de Toledo impulsaron su decisión de trasladar esta obra al Museo del Prado para su restauración y posterior exhibición temporal hasta su regreso a Toledo. El trabajo, realizado por el restaurador del Prado, Rafael Alonso, autor de una intervención anterior sobre la obra, ha consistido básicamente en un sentado de color en alguna zona concreta de la pintura, una limpieza somera del barniz y un retoque cromático, todo ello tratando de mantener el delicadísimo tratamiento de la obra, con sus características transparencias en la capa de preparación. Tras la intervención, la obra se exhibe ahora en el Museo del Prado no sólo como “invitada de excepción” sino, además, en las mejores condiciones posibles.

Arriba