El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Noticia

El Museo del Prado expone La condesa de Chinchón de Goya tras su restauración Miércoles, 23 de diciembre de 2020

Con la colaboración de la Fundación Iberdrola España, miembro Protector del Programa de Restauración del Museo del Prado, esta quintaesencia del retrato cortesano ha sido sometida a un proceso de fijación de la capa pictórica y de eliminación del barniz oxidado y de la suciedad acumulada en la superficie de la pintura.

La intervención ha permitido recuperar los valores originales de la obra y apreciar las magistrales pinceladas de Goya, cubiertas por un velo oscuro y amarillento que impedía captar la profundidad y el aire del espacio que envuelve a la figura.

 

El Museo del Prado expone La condesa de Chinchón de Goya tras su restauración

De izquierda a derecha: Ramón Castresana, Director Fundación Iberdrola España; Miguel Falomir, Director Museo Nacional del Prado; Elisa Mora, Restauradora de la obra Museo Nacional del Prado; Javier Solana, Presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado; Andrés Úbeda, Director adjunto de Conservación e Investigación Museo Nacional del Prado y Marina Chinchilla, Directora Adjunta de Administración del Museo Nacional del Prado. Foto © Museo Nacional del Prado.

El Museo Nacional del Prado presenta hoy La condesa de Chinchón de Goya tras haber sido intervenida dentro del programa patrocinado por la Fundación Iberdrola España como miembro Protector del mismo.

La obra, documentada en el palacio de Godoy en 1800, fue trasladada en 1813 al Depósito General de Secuestros, situado en el almacén que la Fábrica de Cristales de San Ildefonso tenía en la calle Alcalá. En 1814, se sitúa en el palacio de Boadilla del Monte (Madrid) entre los bienes devueltos a la condesa de Chinchón y permaneció en posesión de sus descendientes directos hasta su incorporación a las colecciones del Prado, en 2000, gracias a la adquisición de la obra con fondos del Estado y una aportación del propio Museo Nacional del Prado procedente del legado de Manuel Villaescusa.

Esta restauración, realizada por Elisa Mora, ha permitido recuperar los tonos verdes de las espigas del tocado, la calidad precisa de la gasa del vestido y sus adornos bordados o los sutiles matices de los grises y blancos.

Tras 38 años en los talleres de Restauración del Museo Nacional del Prado, Elisa Mora afronta su jubilación con la satisfacción de haber trabajado en la recuperación de los valores originales de grandes obras del arte universal como El 2 de mayo de Goya; El vino de la fiesta de San Martín de Bruegel el Viejo; o La Dolorosa con las manos abiertas de Tiziano, pintada sobre mármol, y haber sido merecedora junto al resto del esquipo del Restauración del Museo Nacional del Prado del Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2019, concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte.

 

Arriba