El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Noticia

El Museo del Prado pone música a El Greco y la pintura moderna Sábado, 5 de julio de 2014

El Museo del Prado edita, junto con Universal Music Spain, la banda sonora de la exposición “El Greco y la pintura moderna” (24 Junio –5 Octubre 2014), una jam-session compuesta por 17 temas que dibujan el ambiente musical de los años 30 a 50 de las dos capitales del arte: París y Nueva York.

El Museo del Prado pone música a El Greco y la pintura moderna

Carátula del CD

Con El Jazz & la Pintura Moderna, en forma de diálogo musical a cargo de algunos de los más grandes compositores e intérpretes del Jazz, el Museo del Prado pone banda sonora al recorrido por las salas donde veintiséis obras del Greco se unen a cincuenta y siete pinturas y veintitrés dibujos y grabados de Manet, Cézanne, Picasso, Chagall, Modigliani, Kokoschka, Pollock y Saura, entre otros destacados artistas. Esta exposición, coorganizada con Acción Cultural Española y patrocinada por la Fundación BBVA, y de la que ya han podido disfrutar más de 30.000 personas desde su apertura, es la primera muestra que, con motivo del IV Centenario del fallecimiento del Greco, aborda de un modo integral la influencia del maestro cretense en el desarrollo de la pintura moderna.

Django Reinhardt y el Quintette Du Hot Club of France con “Manoir Des Mes Rêves” se adentra en el París capital de las vanguardias del siglo XX. Es allí, en cualquier café, bistró, atelier o club, lugar de encuentro de personajes en movimiento. Count Basie y “The New Basie Blues” llenan aquéllos con sus registros del swing más tradicional propios de una big band.

El oyente recorrerá los Campos Elíseos de la mano de Bernard Peiffer y su “Midday On The Champs Elysées – Intrumental”, pianista y director de orquesta de jazz francés, muy influido inicialmente por Erroll Garner y Fats Waller, que logró desarrollar no obstante un estilo propio cercano al hardbop. Coleman Hawkins, saxofonista (tenor) y clarinetista estadounidense del jazz más clásico, a caballo entre el swing y del bop nos regala “Picasso”, el malagueño más universal, y una de las claves de la difusión internacional del Greco.

“Stompin At TheSavoy” es una de los grandes tesoros ocultos de este recopilatorio; jazz standard compuesto en 1934 por Edgar Sampson como homenaje a las inmemorables noches de baile del Savoy (Harlem, NY), famoso entre otras cosas, por ser allí donde Ella Fritzgerald comenzaría su carrera ese mismo año. Thelonious Monk, pianista fundador del bebop, conocido por su estilo único de improvisación, ofrece un clásico del Jazz como “Straight No Chaser”. Ese estilo único que consagra a Thelonious Monkcomo el “Genius of Modern Music” permite asimismo realizar una lectura moderna: el Greco y la vanguardia norteamericana de los cuarenta o cincuenta. La elegancia de “A Sunday Kind Of Love” del afamado pianista Oscar Peterson invita a reflexionar sobre lo que los músicos de Jazz debían sentir recorriendo la Ciudad de la Luz en busca de inspiración al igual que no muchos años antes atrás, sentían los vanguardistas que visitaban Toledo. El clímax parisino del álbum llega con “Blues My Naughty Sweetie GivesTo Me” a cargo del más francés de los compositores de Jazz americanos, Sidney Bechet, verdadero epítome y primer gran solista del Jazz para muchos, DukeEllington entre ellos.

“Recado Bossa Nova” de Hank Mobley y “Once Again” (Outra Vez) de Stan Getz, conocido mundialmente como “TheSound”, representan dos versiones diferentes de lo que la bossa-nova significó de ruptura y vanguardia dentro del Jazz, allanando el camino para que la música brasileña y sus instrumentos se sumaran a éste.

Con “Deep In A Dream”, Sonny Clark, “músico del alba neoyorkina”, prematuramente fallecido a los 35 años, se produce una brillante reflexión de saxofón y piano que recrea la definitiva inmersión del artista en su estética más personal e introspectiva, un ejercicio de ensimismamiento musical, tan desconcertante para sus contemporáneos y las generaciones venideras, como luminoso para el arte moderno y el espectador actual. Esa dimensión universal del Greco tiene su reflejo, en el Jazz, con “I Ain’t Got Nobody” (1915), tal vez el standard más famoso del Jazz, que suena aquí en la versión de Benny Goodman, conocido como El rey del Swing, y, junto con Glenn Miller y CountBasie, el representante más popular de este estilo jazzístico e iniciador de la llamada era del Swing.

Con “I Guess I’ll Hang My Tears Out To Dry” de Dexter Gordon, “El Jazz & la Pintura Moderna” se adentra en su parte más intimista y personal.

“The Man I Love” de Bernard Zacharias, “In A Sentimental Mood” a cargo del dúo Duke Ellington y Jon Coltrane o “Waltz For Debby” de Bill Evans son tres magníficos ejercicios de una creatividad sublime que, al igual que el interés por el Greco entre los vanguardistas de comienzos de la pasada centuria, posimpresionistas, fauvistas, expresionistas o cubistas, abren nuevos caminos dentro del Jazz: del cool de Bill Evans a la espiritualidad del free jazz de Coltrane, pasando elegancia francesa del West Coast Jazz que practica Zacharias

Chet Baker con “There Will Never Be AnotherYou”, pone broche de oro a “El Jazz & la Pintura Moderna”; única pieza vocal.

El CD “El Jazz & la Pintura Moderna” está disponible con un pvp de 10,50€ en las tiendas del Museo del Prado, www.tiendaprado.com, en los puntos de venta tradicionales y en los principales players digitales (iTunes, Spotify, Deezer, Google).

www.tiendaprado.com

Arriba