El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás
Noticia

El Museo del Prado presenta una selección de dibujos de Goya prácticamente inéditos en exposición Martes, 2 de octubre de 2012

A partir de hoy, 1 de octubre, el Museo del Prado expondrá durante tres meses en la sala 38 del edificio Villanueva, una selección de diecisiete dibujos de Goya en los que puede apreciarse el resultado de los trabajos realizados sobre los mismos en el taller de restauración de obra sobre papel del Museo. Entre ellos, Apunte del Real Observatorio Astronómico de Madrid, recientemente identificado en el reverso de La calle, h. 1800-1808, se expone por primera vez junto a un dibujo tan emblemático como Aun aprendo 1825-1828 y catorce dibujos preparatorios de los Caprichos cuyo delicado estado no permitía su exhibición antes de su paso por el taller.

La restauración de todos estos dibujos ha sido posible gracias al patrocinio de Fundación Iberdrola, Protector del Programa de Restauraciones del Museo, y forma parte del proceso de revisión e investigación realizado con motivo de la puesta en marcha del nuevo sitio web Goya en el Prado y del desarrollo de un programa específico para la conservación preventiva y restauración de las cerca de 50.000 obras que conforman la colección de dibujos, estampas y fotografías del Museo.

El Museo del Prado presenta una selección de dibujos de Goya prácticamente inéditos en exposición

Bien tirada está, Francisco de Goya. Dibujo preparatorio para el Capricho 17. Sanguina, 204 x 145 mm. h. 1797. Madrid, Museo Nacional del Prado

A partir de hoy lunes, 1 de octubre, los visitantes del Museo del Prado podrán disfrutar del resultado de los trabajos de restauración realizados sobre diecisiete dibujos de Goya que no se podían exhibir ni siquiera puntualmente debido a sus delicados problemas de conservación. El conjunto incluye un dibujo inédito, Apunte del Real Observatorio Astronómico de Madrid, recientemente identificado en el reverso de La calle, una vista urbana de Madrid.



El grueso de la selección corresponde a 14 dibujos preparatorios que Goya realizó a sanguina para la serie de estampas de los Caprichos, conocidos coloquialmente en el Museo como “caprichos amarillos” debido a que, seguramente a finales del siglo XIX y con intención de protegerlos, fueron cubiertos con una capa de almidón que amarilleó con el paso del tiempo transformando su apariencia original e impidiendo su adecuada lectura. Se suman a estas restauraciones, la realizada sobre una de las obras sobre papel más emblemáticas de Goya, Aún aprendo 1825-1828, citada de forma recurrente en la bibliografía del artista. La obra presentaba dos zonas con trazos de lápiz dañadas que han sido reintegradas de forma reversible, devolviendo al dibujo su verdadero sentido.



Dibujos de Goya restaurados



La calle, h. 1800-1808/ boceto del Real Observatorio Astronómico



Uno de los problemas de conservación más frecuentes en la colección de dibujos de Goya del Museo del Prado es la presencia de antiguos montajes que dañan la estabilidad del papel, provocando ondulaciones y amarilleos, o que impiden ver la hoja completa.



En este caso, un segundo soporte adherido al dorso de La calle, h. 1800-1808 había ocultado la existencia de otro dibujo, que solo ha sido identificado con motivo de la revisión de la obra para la elaboración del nuevo sitio web alojado dentro de la página institucional del Museo dedicado exclusivamente a Goya.



Tras separar el dibujo de su antiguo soporte se ha podido apreciar, entre un sello a tinta, dobleces del papel y restos de adhesivos, un boceto a sanguina con los volúmenes del recién construido Real Observatorio Astronómico de Juan de Villanueva en el parque del Retiro. Con su restauración, el Museo del Prado ha ganado un nuevo dibujo de Goya.



Aún aprendo


Debido a un problema de conservación acaecido en una fecha indeterminada en la década de 1960, quizá un ataque biológico, dos zonas con trazos de lápiz quedaron dañadas, lo que generó unos extraños efectos lumínicos que impedían la correcta lectura del dibujo. Además, antiguos montajes, con un empleo de adhesivos inadecuados, habían provocado tensiones en el papel que generaban ondulaciones excesivas.



Por todo ello, y para poder apreciar el verdadero sentido del dibujo, se ha procedido a reintegrar los trazos perdidos de forma reversible, con acuarela aplicada con un pincel muy fino y la ayuda de un microscopio, basándose en la documentación fotográfica anterior a los daños. Al mismo tiempo se han eliminado los segundos soportes y los adhesivos del dorso.



Los Caprichos



Del medio centenar de dibujos preparatorios que el artista realizó a sanguina para la serie de estampas de los Caprichos y que conserva el Prado, catorce fueron cubiertos, seguramente a finales del siglo XIX y con intención de protegerlos, con una capa de almidón. Con el paso del tiempo, y debido sobre todo a una exposición prolongada a la luz, esta capa amarilleó de forma que en algunos casos resultaba difícil distinguir los trazos rojos del lápiz en algunos dibujos, y por tanto su adecuada contemplación.



El papel además sufría una sequedad excesiva, y en los dorsos, producto de sucesivos cambios de montaje, numerosos restos de adhesivos habían producido notables ondulaciones. Este deficiente estado de conservación motivó la decisión de restaurar los dibujos. Para ello se ha utilizado un método que, mediante humedad y por capilaridad, evitando en todo momento la inmersión del papel en agua, ha permitido retirar la capa de almidón. Asimismo se han eliminado los restos de adhesivos de los dorsos y se ha hidratado el papel para recuperar la flexibilidad perdida.



El taller de restauración de obra sobre papel



Con la inauguración en 2007 de su ampliación en el edificio de los Jerónimos, el Museo del Prado ha podido instalar un moderno taller de restauración de obra sobre papel dotado de la más moderna tecnología, cuya misión es la conservación preventiva y la restauración de la colección de dibujos, estampas y fotografías que guarda el Museo, con cerca de 50.000 obras.



Los tres restauradores que componen su plantilla, en estrecha colaboración con el personal del Departamento de Conservación de Dibujos y Estampas, vienen desarrollando además, de forma específica, un programa de restauración de los dibujos de Goya, que pretende, a lo largo de los próximos años, dotar a esta parte de la colección de un óptimo estado de conservación.



Más información

Arriba