El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

En la sala 9 B, junto a la Galería Central

El Museo Nacional del Prado expone Busto de mujer de Picasso Lunes, 19 de julio de 2021

Realizado en 1943, es una muestra de gran calidad de la respuesta de Picasso a la violencia de la II Guerra Mundial.

La obra, donada a American Friends of the Prado Museum gracias a la generosidad de Aramont Art Collection, cuelga ya en la sala dedicada al Greco junto a El bufón Calabacillas de Velázquez, dos de los artistas que más influyeron en la obra de Picasso.

El Museo Nacional del Prado expone  Busto de mujer de Picasso

De izquierda a derecha: Miguel Falomir, Director del Museo Nacional del Prado, Christina Simmons, Executive Director American Friends of the Prado Museum y Javier Solana, Presidente del Patronato del Museo Nacional del Prado. Foto ©Museo Nacional del Prado

El Museo Nacional del Prado expone Busto de mujer, obra realizada por Picasso y que ha sido depositada por American Friends of the Prado Museum en el Prado por periodo de cinco años.

Busto de mujer, realizado en 1943, es una muestra de gran calidad de la respuesta de Picasso a la violencia de la II Guerra Mundial. En muchas de las imágenes femeninas pintadas en ese periodo el artista deformó los rasgos de las figuras de un modo radical. En esta, pintada en un solo día, el 7 de octubre de 1943, lo hizo con trazos rápidos y muy seguros. La resonancia de los tonos del fondo y la rotunda presencia del tipo femenino revelan los ecos de su gusto por lo español y su profundo conocimiento de nuestra tradición pictórica.

Su exposición en la sala 9 B, dedicada a retratos del Greco y junto a El bufón Calabacillas de Velázquez, trata de mostrar la fuerte influencia que la gran pintura española clásica tuvo en el pintor malagueño. Picasso participó activamente en la recuperación del maestro cretense, interpretado por los artistas de vanguardia como el padre del arte moderno y, cuando apenas había cumplido los 15 años, plasmó una copia de El bufón calabacillas en lápiz de plomo en el cuaderno que le acompañó durante su primera visita al Prado.

Se abre así un diálogo cuyo objetivo es permitir al visitante observar y distinguir en su obra las huellas del pasado así como los vínculos y afinidades con la tradición que hacen de él un artista muy consciente de la herencia de la gran pintura anterior.

Arriba