El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

A través de un discurso innovador y especialmente audaz en su presentación

El Museo Nacional del Prado propone nuevas formas de mirar y comprender las diversas realidades de la pintura gótica Miércoles, 9 de marzo de 2022

La nueva propuesta de exhibición de la pintura gótica en las salas 51 A y 51 B del edificio Villanueva, que se abren hoy al público, es el resultado de una intensa actividad de investigación y recuperación de esta colección presentada con la amenidad necesaria para despertar la curiosidad del mayor número de visitantes.

El luminoso azul, que decora los muros de estas salas renovadas, pretende potenciar el fuerte cromatismo inherente a la mayoría de las pinturas góticas y reforzar la idea de que las obras no fueron concebidas sólo como objetos en sí mismos sino también como sujetos dependientes de entornos dotados de una fuerte dimensión sensorial.

La remodelación de estas salas, regida por criterios de coherencia estructural y temática, propone nuevas formas de mirar y comprender la pintura gótica a través de la explicación de ideas y conceptos y la narración de historias.

Con motivo de esta instalación y gracias al apoyo de la Fundación Iberdrola España, se han completado varias restauraciones significativas como Santiago Peregrino de Juan de Flandes o La Virgen con el Niño atribuido a Pere Nicolau.

El Museo Nacional del Prado propone nuevas formas de mirar y comprender las diversas realidades de la pintura gótica

Salas renovadas de pintura gótica. Foto © Museo Nacional del Prado

El Museo Nacional del Prado ha realizado varias intervenciones para la reordenación de sus salas 51 A y 51 B con el propósito de ofrecer al visitante, desde hoy mismo, una visión renovada de una parte poco conocida de sus colecciones: la pintura gótica. Este espacio presenta ahora una panorámica de la creatividad artística de aquella época estructurada en propuestas temáticas con el objetivo de facilitar una lectura más armónica y sugestiva de la colección. 

Joan Molina, Jefe de Departamento de Pintura Gótica Española del Museo Nacional del Prado, responsable de la reordenación de estas salas describe así la intervención:

“Un nuevo color para recuperar sensaciones pretéritas. Lejos de resultar gratuito, o meramente estético, el luminoso azul que decora los muros de las renovadas salas es fruto de la voluntad de provocar una serie de efectos y sensaciones en los visitantes. En primer lugar, la potenciación del fuerte cromatismo inherente a la mayoría de las pinturas góticas. Ello resulta especialmente evidente en la sala dedicada al gótico internacional, escenario de una auténtica explosión de colores con pocos paralelos en el resto del museo. Se recupera de este modo uno de los efectos más apreciados por los espectadores medievales, siempre deseosos de contemplar obras realizadas con colores vivos y suntuosos. Igualmente, se persigue ofrecer una experiencia inmersiva. Es evidente que no podemos reproducir los efectos sensoriales derivados de los olores, luces o sonidos que rodeaban la contemplación de las pinturas medievales. Sin embargo, con la aplicación de un color intenso se pretende reforzar la idea que las obras no fueron concebidas sólo como objetos en sí mismos sino también como sujetos dependientes de entornos dotados de una fuerte dimensión sinestésica.

Armonía y discurso expositivo. La remodelación de las salas se ha regido igualmente por criterios de coherencia estructural y temática con el objetivo de ofrecer una lectura más armónica y sugestiva de la colección. En concreto, en la sala dedicada a la pintura de la segunda mitad del siglo XV, el visitante tiene una impresión ordenada del conjunto a partir de diversos puntos focales distribuidos en los cuatro muros. Al acercarse a cada uno de ellos puede comprobar que se corresponden con diferentes propuestas temáticas. Ya no se trata de colocar en una sala obras de un periodo unas junto a otras sino de explicar ideas y conceptos, de contar historias a través de una serie de argumentos que nos proponen nuevas formas de mirar y comprender diversas realidades de la pintura gótica. Es así como se suceden una serie de agrupaciones de tablas que nos hablan de las expresiones visuales del culto a los santos; del concepto del retrato; de la imagen del otro y el concepto de alteridad; de los significados de los gestos; de la preeminencia del tema sobre el estilo o de los mil disfraces del diablo y de la libertad creativa de los artistas medievales. Temas tratados con rigor científico, pero también con la amenidad necesaria para despertar la curiosidad del mayor número de visitantes.

Investigación y recuperación de una colección. La nueva instalación se ha desarrollado en paralelo a una intensa actividad de investigación y recuperación de la colección de pintura gótica española. Entre los resultados de la primera destacan desde nuevas atribuciones para la autoría de algunas tablas hasta la propuesta de localizaciones hasta hoy inéditas pasando por la propuesta de promotores desconocidos. La investigación sobre algunas obras y autores continúa abierta, y a buen seguro dará importantes frutos en los próximos meses y años. Por lo que respecta a la recuperación, hay que destacar la labor de restauración de diferentes pinturas y marcos sacados de los almacenes y depósitos. Una compleja y laboriosa labor que no sólo ha permitido una presentación más fiel de algunas tablas sino también desvelar aspectos que nos han permitido avanzar en su conocimiento. También en este campo, cabe señalar que próximamente también tendremos la posibilidad de admirar más obras, algunas actualmente en proceso de restauración y otras que lo serán más adelante.”

Arriba