El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás
Noticia

La Purificación de la Virgen en el templo de Pedro de Campaña Martes, 2 de diciembre de 2008

El Museo del Prado expondrá temporalmente, tras su restauración, una de las obras más importantes del Renacimiento procedente de la Catedral de Sevilla. La pieza central del Retablo del Mariscal Diego Caballero, La Purificación de la Virgen en el templo, realizada por Pedro de Campaña para la Catedral de Sevilla, donde aún se conserva, permanecerá expuesta en la sala 56 B del Museo del Prado hasta el 8 de marzo de 2009. Se trata de una de las obras más destacadas del Renacimiento español en la que se refleja con especial claridad la influencia que tuvieron sobre su autor otros grandes nombres del Renacimiento, como Miguel Ángel, Durero y Rafael.

La Purificación de la Virgen en el templo de Pedro de Campaña

Tras un largo y complejo proceso de restauración llevado a cabo en sus talleres, el Museo del Prado presenta temporalmente en la sala 56 B una de las obras fundamentales del Renacimiento realizada en suelo español: la Purificación de María, obra del flamenco Peeter de Kempeneer –Pedro de Campaña- en 1556. Concebida como pieza central del Retablo del Mariscal Diego Caballero para la catedral de Sevilla es una obra monumental, perfecto ejemplo de la influencia de Durero y Rafael en la obra de su autor.

Pedro de Campaña (Bruselas, 1503-1587) había llegado a Sevilla en 1537, formado ya como pintor y tras pasar un tiempo en Italia. En la ciudad hispalense permaneció veinte años, haciéndose cargo de importantes encargos, entre los que el de la catedral de Sevilla fue uno de los más influyentes y alabados.

La Purificación presenta una compleja composición que se basa en parte en una estampa de Durero, especialmente para la concepción del monumental espacio, en el que introduce un elegante y sinuoso cortejo de figuras cercanas a la obra de Miguel Ángel y Rafael. Precisamente debido a su gran tamaño, la obra se realizó con paneles de roble armados en sentido horizontal, un montaje inusual que ha propiciado un permanente problema de conservación de la obra y obligado a la compleja restauración, recientemente concluida, por parte de los especialistas del Museo del Prado.

Con el fin de informar al público sobre la presentación especial de esta obra en el Museo del Prado, la sala donde se exhibe cuenta con paneles explicativos sobre el pintor, la obra y su restauración. Además, en la misma sala, se puede visionar una proyección ilustrativa de los trabajos realizados durante la intervención de la obra en los talleres del Museo.

Problemas y soluciones para su conservación

Para la imponente composición (330 x 240 cm) el pintor empleó catorce paneles de roble polaco de cuatro centímetros de grosor que se armaron en sentido horizontal, algo que no parece conveniente para una obra de formato vertical, pero que se explicaría por la imposibilidad de encontrar paneles de una longitud suficiente para el largo requerido. Con ello, esta estructura tuvo ya en su constitución un problema importante de inestabilidad que, aunque se trató de subsanar mediante correderas transversales, ha lastrado siempre la conservación de la obra. Además, un traslado del retablo entre 1558 y 1560 provocó fracturas en la madera que fueron solventadas con rellenos de estuco y estopa en las zonas agrietas, y la aplicación de refuerzos metálicos que encorsetaron aún más el soporte. En 1879 se documenta una intervención en la que se engatilló el reverso, aumentando la inmovilidad de la tabla con las consiguientes grietas y roturas posteriores.

Todos los problemas del soporte afectaron lógicamente a la superficie pictórica, que fue encubriéndose con diversos estucos, algunos de piedra pómez, aplicándose luego numerosos repintes. Alteraciones a las que se sumó una abundante suciedad ambiental y la oxidación de los barnices. La inestabilidad de la capa de preparación explica asimismo los levantamientos de la película pictórica.

La intervención actual ha estabilizado la tabla y se la ha dotado de un nuevo soporte suplementario, al tiempo que se han solventado los problemas de las capas de preparación y pictórica. Ésta última ha recobrado su delicada construcción por capas y transparencias.

Conferencia

El próximo miércoles 3 de diciembre, a las 19.00 h., la Jefe del Departamento de Pintura Española del Museo, Leticia Ruiz, y dos de los restauradores que han intervenido en la restauración de la obra, Maite Dávila (pintura) y José de la Fuente (soporte), pronunciarán la conferencia dedicada a "El proceso de restauración de La Purificación de la Virgen, de Pedro de Campaña". Auditorio del Museo, acceso gratuito.

Arriba