El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Noticia

Rubens Viernes, 5 de noviembre de 2010

El Museo del Prado cierra su programación expositiva de 2010 con la celebración de una exposición dedicada a su colección de Pedro Pablo Rubens (Siegen, 1577 - Amberes, 1640). A través de un montaje inédito, concebido con el propósito de invitar al público a sumergirse sin prejuicios en el universo rubeniano y a conectar su sensibilidad con la potencia y la evolución creadora del artista, el Museo mostrará reunidas en un intenso “cara a cara” las 90 obras que forman la totalidad de la colección de Rubens y su taller que atesora el Prado, la más importante que se conserva en una única institución. En paralelo a la exposición, el Museo presentará en primicia un extenso documental sobre el pintor, realizado igualmente con la finalidad de conectar más elocuentemente su figura con la sensibilidad contemporánea.

Rubens

Las tres Gracias. Pieter Paul Rubens

Con motivo del inicio de las obras de acondicionamiento de las actuales salas dedicadas a Rubens debido al avance del proyecto “La Colección. La otra ampliación”, el Prado invita al público durante más de dos meses y medio a adentrarse en el apabullante universo artístico de este prolífico y genial maestro flamenco a través de una novedosa instalación de la importante colección de obras autógrafas y de su taller que atesora. Además, por primera vez tras una década sin exponerse de forma completa, el visitante volverá a encontrarse reunida la totalidad de esta parte troncal de la colección del Prado. Se trata de la mayor y una de las mejores colecciones de Rubens en el mundo, un artista con abundante obra dispersa en distintas instituciones.

Para facilitar un continuado efecto de inmersión en el universo rubeniano y la percepción de la extraordinaria capacidad creadora del pintor, el comisario de la exposición ha ideado un singular montaje en el que las noventa obras se exponen siguiendo un único criterio, el cronológico, y se muestran como secuencias concatenadas de un plano panorámico continuo.

La exposición

El montaje de la exposición, dividido en dos grandes salas, permite apreciar con claridad la evolución del estilo de Rubens y su forma de abordar las grandes obras. En la primera sala (A), el público descubre al artista temprano, muy “michelangelesco”, como un gran escultor antiguo que quiere transmitir el poderío de las formas y su fuerza expresiva. Lucha de San Jorge y el dragón es un perfecto ejemplo de la monumentalidad propia de esta etapa juvenil, con figuras fuertes y rotundas.

En esta sala, destaca también la gran serie del Apostolado, en la que se podrán contemplar algunos de los cuadros no expuestos en los últimos años como San Mateo (c.1610-1612).

Otra de las grandes series que el público podrá admirar reunida es la serie de la Torre de la Parada, que ocupa parte de la segunda sala de la exposición (B). Por primera vez después de más de una década, se muestra la serie completa encargada por Felipe IV para el pabellón de caza de los montes del Pardo. En esta sala están presentes las obras de la última etapa de su carrera, en la que se volcó en la potencia narrativa de los cuadros y en transmitir su contenido poético. El paisaje de Atalanta y Meleagro cazando el jabalí de Calidón (h. 1636) expuesto junto a Diana y sus ninfas sorprendidas por sátiros (1638-1640) demuestra el amor del artista por el campo y su profunda sintonía con la vitalidad de la naturaleza.

La colección de Rubens del Prado refleja la gran versatilidad temática del pintor flamenco, con pinturas de temas mitológicos, religiosos, de historia, retratos y paisajes, entre las que se incluyen algunas de las mejores obras maestras de su extensa producción como Lucha de San Jorge y el dragón (h. 1607), La Adoración de los Magos (1609), San Pablo (h. 1611), El jardín del Amor (h. 1633), Las tres Gracias (h. 1635), Ninfas y sátiros (h. 1635), Hércules y el Cancerbero (h. 1636), Danza de aldeanos (1636-1640), Diana y sus ninfas sorprendidas por sátiros (1638-1640) o Diana y Calisto (1638-1640), diez ejemplos de la desbordante y personalísima expresión creadora del que fue pintor favorito de Felipe IV hasta su muerte y uno de los grandes genios de la pintura de todos los tiempos.

Rubens, pintor favorito de Felipe IV

Pedro Pablo Rubens (1577-1640) fue el artista más admirado de su época en Europa. Su arte emana de una creatividad portentosa, y se caracteriza por su retórica expresiva y sus poderosas formas. Su objetivo es transmitir una visión exaltada de la vida, que nos ayuda a acercarnos a un ideal de excelencia humano. Rubens también trabajó como diplomático al servicio de la Monarquía Española y fue un importante y activo conocedor de la cultura clásica, lo cual da medida de la grandeza del personaje.

Por ser natural de los Países Bajos meridionales (la actual Bélgica), Rubens tuvo una fuerte vinculación con la familia real española, que gobernaba la región. La infanta Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II, le utilizó como consejero y apoyó su carrera artística. Mientras vivió, Rubens fue el pintor favorito del rey Felipe IV, que le encargó decenas de cuadros para decorar sus palacios madrileños.

A su muerte en 1640, Felipe IV adquirió un número importante de obras que estaban en poder del propio pintor y que salieron a subasta tras su fallecimiento. Entre ellas, figuran algunas de las más significativas de la colección del Museo, como Las tres Gracias, El jardín del amor, Danza de aldeanos o Ninfas y sátiros.

La predilección de este monarca por el artista es la razón principal por la cual el Prado es la institución que conserva la mayor colección de sus obras.

Documental

Con motivo de esta exposición, el Museo del Prado presentará un documental dedicado al artista titulado Rubens. El espectáculo de la vida. Se trata de un acercamiento a la carrera artística y a la obra pictórica de Rubens que se ha venido realizando durante los últimos años, en co-producción con el Centro de Estudios Europa Hispánica y con Angular Producciones, realizado por Miguel Ángel Trujillo bajo la dirección científica de Alejandro Vergara, jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte en el Museo Nacional del Prado. Con el fin de situar al pintor en un contexto artístico más amplio, el documental incluye intervenciones de personalidades ajenas a la historia del arte, como Israel Galván, coreógrafo y bailaor y Premio Nacional de Danza 2005, o la diseñadora de vestuario británica afincada en España Yvonne Blake, Óscar al mejor diseño de vestuario en 1971 y ganadora de 4 premios Goya, que transmiten la pasión por sus respectivas profesiones al igual que Rubens por su arte. El baile de Galván sirve para darnos cuenta de que el cuerpo humano es el principal instrumento del pintor mientras que Yvonne Blake se ha inspirado en cuadros de Rubens para realizar el vestuario de algunas películas. Junto a ellos, otras personalidades como el escultor Juan Bordes o el ensayista y filósofo Javier Gomá, contribuyen a valorar la figura de Rubens y hacerla más cercana al público contemporáneo.

Este documental se proyectará en el auditorio los sábados y domingos hasta la clausura de la exposición.

Actividades especiales

Con motivo de esta exposición, el Museo ha organizado un programa especial de actividades que incluye el habitual ciclo de conferencias, charlas didácticas y una visita exclusiva para jóvenes (El Prado Joven) y al que se suma, en esta ocasión, la proyección del documental dedicado al artista.

Arriba