El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Enciclopedia > Voz

Cabrera Gallardo, Aurelio

A. P.

(Alburquerque, Badajoz, 1870-Toledo, 1936). Escultor español. Discípulo de la Escuela Municipal de Dibujo de Badajoz. Su primer galardón llega en 1892, cuando logra mención honorífica por unos dibujos en la Exposición Regional Extremeña. En 1896 es pensionado por el conde de la Torre del Fresno, para continuar estudios en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de Madrid. En 1901 obtiene una tercera medalla en la Exposición Nacional por su obra San Sebastián, ­galardón que repetirá en la edición de 1906. Anteriormente ya había logrado primera medalla en la edición de 1903 con la obra titulada Un sobrinito del señor cura. Ese mismo año gana el concurso para la decoración del salón de actos de la Diputación de Lugo. En 1904 obtiene mención honorífica en la sección de artes decorativas de la Ex­­posición Nacional por un relieve titulado La ciencia. Al año siguiente es premiado en el concurso para el monumento al general Martínez Campos. Realiza numerosos proyectos para otros monumentos públicos, como Los soldados muertos en Cuba y Filipinas, Vasco Núñez de ­Balboa, Espronceda, Hernán Cortés, Zurbarán y Prometeo moderno. Esculpe también Monumento a las víctimas de las guerras coloniales, en el parque del Oeste de Madrid. Gana por oposición la plaza de profesor de talla y carpintería artística de la Escuela Superior de Artes Industriales de Toledo. En 1921 es nombrado director de la Escuela de Artes y Oficios de dicha ciudad. Realiza además una importante labor como arqueólogo, descubriendo e investigando yacimientos prehistóricos, romanos y visigodos, por lo que es nombrado miembro de la Real Academia de la Historia y de la Real Academia de las Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. En el Museo del Prado se conserva el ya mencionado San Sebastián, en el que el santo aparece desnudo y atado al árbol, con el brazo izquierdo alzado, las piernas flexionadas y la cabeza doblada hacia atrás en una postura forzada que otorga a la pieza gran dramatismo.

Bibliografía

  • Archivo del Museo del Prado.
Arriba