El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Coninxloo, Gillis van

Paisaje

Enciclopedia > Voz

Coninxloo, Gillis van

J. J. P. P.

(Amberes, 1544-Amsterdam, 1607). Pintor, dibujante y coleccionista flamenco perteneciente a una familia de pintores activos en los Países Bajos desde el siglo XVI, especializado en pintura de paisaje, actividad en la que ya era considerado el principal autor en su época por Karel van Mander. Su importancia radica en la contribución que hizo al desarrollo de la pintura de paisaje flamenco y holandés. Según Van Mander, se formó en los talleres de Pieter Coecke van Aelst, Lenaert Kroes y Gillis Mostaert. Tras un pequeño viaje por Francia volvió a Amberes, donde ingresó en el Gremio de Pintores en 1570 y allí trabajó en la realización de cartones para tapices. Tras la toma de la ciudad en 1585, su condición de calvinista lo obligó a emigrar a la zona protestante, estableciéndose junto a otros pintores flamencos en la ciudad alemana de Frankenthal. Allí encabezó el conocido grupo de artistas de la llamada escuela de Frankenthal, entre los que se encontraban Pieter Schoubroeck y Anton Mirou, en los que ejerció notable influencia. Desde su exilio trabajó para mercaderes de Amberes realizando románticos y evocadores paisajes. En sus primeros trabajos sigue la tradición del paisaje panorámico y la utilización del esquema de tres colores, aunque rápidamente lo reemplazó por una tonalidad unificada azul verdosa, y composiciones más cerradas, establecidas a través de hileras de árboles en el primer plano. La aportación de Coninxloo es la utilización conjunta de concepciones expresionistas del paisaje y composiciones italianas. Más que representar vastos espacios y motivos fantásticos, como la generación anterior, sus escenas se disponen de manera más sintética. En 1595 viajó a Amsterdam, donde en dos años adquirió la ciudadanía. Los paisajes realizados en esta etapa adquieren una concepción más sintética, con representaciones de la naturaleza más realistas pero dotadas de ciertos elementos idealizados, es­pecialmente las figuras. De esta época es su Paisaje boscoso (colección príncipe de Liechtenstein, Vaduz), en el que se observa una evolución en el empleo de puntos de vista más bajos, donde la panorámica es menor, y el abandono del concepto ilusionista de la representación. En estas obras las copas de los árboles quedan abruptamente cortadas por el borde superior del cuadro, artificio que genera realismo en la composición y funde al espectador con el paisaje. La importancia de Coninxloo no reside únicamente en la repercusión que su obra tuvo en los paisajistas posteriores, sino también en su condición de coleccionista. A su muerte poseía una gran colección con obras de Pieter Bruegel, El Bosco, Frans Floris, Martin de Vos, Paul Bril y Joachim ­Patinir, que ilustran su posición como punto de contacto entre dos generaciones de artistas.

Obras

  • Paisaje, óleo sobre lámina de cobre, 24 x 19 cm, hacia 1604 [P01385]

Bibliografía

  • Mander, Karel van, Le livre des peintres, Véronique Gerard-Powell (ed.), París, les Belles Lettres, 2002.
  • Plietzsch, Eduard, Die Frankenthaler Maler: Eein Beitrag zur Entwicklungs geschichte der niederländischen Landschaftsmalerei, Leipzig, 1910.
  • Thiéry, Yvonne, y Kervyn de Meerendrè, Michel, Les peintres flamands de paysage au XVIIe siècle: des précurseurs à Rubens, Bruselas, Éditions d'Art Lefèbvre et Gillet, 1953, pp. 19-29.
  • Vlieghe, Hans, Arte y arquitectura flamenca 1585-1700, Madrid, Cátedra, 1999, pp. 273-275.
  • Wellensiek, Hertha, «Gillis van Coninxloo un die Frankenthaler Maler», Die Frankenthaler Maler, cat. exp., Mannenheim, 1962, pp. 9-13.
Arriba