El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Enciclopedia > Voz

Goya. La imagen de la mujer [exposición 2001]

María Teresa Martín Bourgon


30 de octubre-10 de febrero de 2002.
Comisario: Francisco Calvo Serraller.
Obras: 118.
Catálogo: Francisco Calvo Serraller, «Goya y la imagen de la mujer», pp. 18-51; Carmen Iglesias, «Las mujeres españolas de finales del siglo XVIII», pp. 52-83; Janis A. Tomlinson, «Imágenes de mujeres en las estampas y dibujos de Goya», pp. 84-101; Aileen Ribeiro, «La moda femenina en los retratos de Goya», pp. 102-116; Anna Reuter, «Catálogo de pinturas», pp. 117-293; Janis A. Tomlinson, «Catálogo de estampas y dibujos», pp. 295-323.
Esta muestra formó parte de los actos organizados por la Fundación Amigos del Museo del Prado para conmemorar su vigésimo aniversario. Sin duda, el interés por profundizar en la obra de Goya ha estado presente desde el comienzo de la andadura de la institución y en esta ocasión, por su actualidad, el tema escogido fue el de la imagen de la mujer proyectada en la obra de Goya, lo que brindó la oportunidad de reflexionar acerca de lo femenino en la obra del artista y valorar sus aportaciones al respecto. Las transformaciones acaecidas en la vida de las mujeres en la época del pintor y la relación de aquéllas con la sociedad fueron recogidas y reflejadas en la obra del artista con la habitual sagacidad y agudeza que le caracteriza. La exposición permitió indagar en el mundo goyesco de lo femenino contemplado desde los más variados puntos de vista. La muestra se dividió en cinco capítulos integrados, cada uno de ellos, por obras de temática afín. «Sucesos, lances, labores y costumbres»: este apartado mostraba a las mujeres en el ejercicio de sus actividades cotidianas, trabajo, diversión, ocio e incluso, en alguna ocasión, como objeto de la violencia masculina; «Intimidades»: integrado por un conjunto de obras que representa a mujeres que formaron parte del entorno más íntimo del pintor. En ellas quedaba patente la ternura, interés, admiración, repulsa o amor, según el caso, que la modelo suscitó en su ánimo; «Alegorías sacras y profanas»: integrado por obras de temática de carácter religioso y mitológico, reinterpretados por el artista. En algunas de ellas nos ofrece una visión renovada y original de los temas clásicos; «Retratos»: además del natural interés por conseguir el parecido físico con el modelo, Goya pretendía penetrar en su psicología y captar su individualidad, no en vano su faceta de retratista es considerada una de las mas innovadoras y relevantes dentro de su amplia producción; «Embrujos y conjuros»: este grupo recogía las prácticas oscurantistas que todavía pervivían en diferentes lugares de España y en las que, tradicionalmente, se atribuía a las mujeres un papel protagonista. La Fundación contó para la organización de la exposición con la colaboración del Museo Nacional del Prado y de la National Gallery of Art de Wash­ington, sede donde se exhibió la muestra posteriormente, una vez clausurada la exposición madrileña. Las obras expuestas fueron un total de ciento dieciocho, de las cuales ochenta y cuatro eran pinturas y treinta y cuatro dibujos. El comisario de la muestra fue el académico de Bellas Artes de San Fernando, Francisco Calvo Serraller. El catálogo editado al efecto por la Fundación aportó novedades dignas de tener en cuenta, que han contribuido, con la ayuda de nuevas investigaciones, a variar la interpretación tradicional de algunas de las obras del pintor. Asimismo, la exposición dio la oportunidad de contemplar obras que hasta el momento habían estado vedadas al gran público por no haber sido exhibidas nunca anteriormente. Éste fue el caso de Hércules y Onfala, que fue expuesta por primera vez, lo que hizo posible abordar su estudio.

Arriba